Acelerador de partículas del Cern puede ayudar en la lucha contra el cáncer

El Cern está poco a poco actualizando sus equipos para obtener más datos del Large Hadron Collider.

Cern: nuevo acelerador de partículas puede ayudar a los médicos a tratar a los pacientes con cáncer y a los expertos a analizar obras de arte.

Un nuevo acelerador de partículas revelado en el Cern, el centro de investigación de física de Europa, comenzará generar aceleradores portátiles que pueden ayudar a los médicos a tratar a pacientes con cáncer y a los expertos a analizar obras de arte.

El Cern está poco a poco actualizando sus equipos para obtener más datos del Large Hadron Collider (LHC), el acelerador circular de 27 km que machaca protones casi a la velocidad de la luz para explorar cuestiones básicas sobre el universo.

Su última actualización es similar a la de un oleoducto de 90 metros conectado a un aparato de soporte de vida, y reemplazará en parte a este complejo aparato de 39 años que produce el flujo de partículas en el LHC.

Al lado de la nueva máquina Linac 4, que cuesta 93 millones de francos suizos (93 millones de dólares) y que tardó 10 años en ser construida, el líder del proyecto, Maurizio Vretenar, dijo que el Cern había miniaturizado la tecnología y que le veía mucho potencial de uso.

“Es un mundo nuevo y valiente de aplicaciones”, dijo a Reuters en el túnel del Linac 4, 12 metros por debajo de Ginebra.

El Cern ya construyó una versión para el tratamiento de tumores por medio de choques de partículas y licenció a la patente para el Adam, un subproducto del Cern comprado por Advanced Oncotherapy.

Otro uso médico es crear isótopos para diagnosticar diferentes tipos de cáncer. Cómo se deterioran en poco tiempo, normalmente necesitan ser transportados rápidamente a los pacientes para que puedan ser usados.

Cern

Cern

“Con nuestra tecnología portátil, los isótopos pueden ser hechos ya dentro del hospital”, dijo Vretenar.

El próximo objetivo de Vretenar es un prototipo de un metro, pesa aproximadamente 100kg, con el cual museos podrían analizar pinturas y joyas. La parte principal de los fondos necesarios para el proyecto llegó hace unas semanas.

“Ya tenemos una colaboración con el museo del Louvre, y con los italianos en Florencia en el instituto italiano para la conservación de obras de arte”, dijo Vretenar.

El museo del Louvre en París es el único museo del mundo que ya tiene un acelerador, y cuando está cerrado los martes, los artefactos son llevados a la bodega para su análisis, dijo.

Otros museos que no tienen el mismo lujo, y pueden no querer enviar sus obras para su análisis.

Los resultados tardan un par de horas y pueden mostrar de qué mina vino el pedazo de joya, o la detección de elementos pesados que datan e identifican la tinta usada, revelando restauraciones o falsificaciones.

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies