10 razones por las que Hitler fue electo

Tal vez muchos conozcan este tema, pero es bueno recordarlo un poco ahora que la extrema derecha goza de cierto auge en algunos países de la Unión Europea; los nazis no sólo llegaron al congreso alemán y tomaron el poder, ellos llegaron gracias a que ganaron las elecciones. Es un tanto difícil de imaginar, pero existió un tiempo en el que Adolf Hitler era sólo un nombre más, que aparecía como candidato para las votaciones democráticas.

A pesar de que él era abiertamente fascista y antisemita, el pueblo aun sabiendo eso lo eligió para ser su líder. Los alemanes lo apoyaron mientras él disolvía la democracia poco a poco. Es fácil escribir sobre el ascenso del nazismo como un lapso momentáneo de la razón humana, pero la verdad no es tan simple como parece.

En la actualidad los ciudadanos toman decisiones que consideramos absurdas en las urnas de votaciones. Pues las personas del pasado que votaron a favor de Hitler, realmente creían que estaban tomando la mejor decisión.

  1. La Cláusula de Culpa

Un fusible encendido desencadenó la primera Guerra Mundial, cuando la paz fue acordada con el Tratado de Versalles. Los alemanes fueron obligados a firmar una “Cláusula de Culpa de Guerra“. En este convenio ellos tuvieron que aceptar que la guerra había sido culpa de ellos y de nadie más.

Como resultado tuvieron grandes restricciones impuestas en Alemania. El país se vio obligado a conceder gran partes de su territorio, también fue responsable por todos los daños de la guerra y lo obligaron a pagar una enorme cantidad de 132 mil millones de marcos en reparaciones. Un excesivo gasto que ha tomado hasta el 10% de su ingreso nacional anual.

El ejército Alemán se limito a solo 100.000 hombres y sin ninguna fuerza aérea permitida. Cabe destacar que para la mayor parte del mundo, este fue el comienzo de una era dorada de paz. Pero para muchos alemanes, estas fueron restricciones injustas que los dejaron “mancos”.

Desde el principio los grupos de derecha denominados nazis, hicieron campaña para acabar con el Tratado de Versalles considerándola una paz impuesta para la nación. Al principio, la mayoría de los alemanes estaban tan cansados de la guerra que no discutieron más sobre la cláusula. Pero a medida que las consecuencias de dicho tratado fueron siendo evidentes, esto comenzó a cambiar.

  1. La ocupación francesa de la región de Ruhr

El gobierno alemán no aguantó los pagos de las reparaciones y en 1923, ellos estaban pagando regularmente siempre alegando que la carga financiera era demasiado grande para el país. Los franceses, sin embargo estaban seguros de que se trataba de un delito intencional y pronto las tropas francesas y belgas se dirigieron hacia Alemania y tomaron una parte del país llamada Ruhr.

Este era el principal centro alemán de producción de carbón, hierro y acero. Sin él, la economía nacional sufriría mucho. Por esta razón el pueblo de la región trató de resistir a la ocupación de su territorio de forma pacífica. Ellos marcharon en huelga negándose a trabajar para los franceses. Este esfuerzo no sirvió de nada, los franceses detuvieron a los manifestantes y trajeron sus propios trabajadores para operar las minas.

Cuando los alemanes lograron realizar los pagos en el año 1925, los franceses dejaron las tierras de Ruhr. Sin embargo, había quedado claro para Alemania que sus tierras podrían ser expropiadas en cualquier momento. Por otro lado la idea de romper el Tratado de Versalles estaba empezando a parecer más razonable.

  1. Hiperinflación

Unos años después de la guerra, la inflación estaba fuera de control en el país, la moneda alemana caía torpemente en valor. Durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes pusieron 160 mil millones de marcos en sus fuerzas armadas y ahora solo tenían 156 mil millones de marcos en deudas.

Además de los 132 mil millones de marcos, que tenían que pagar en reparaciones, todo empeoró para ellos cuando la región de Ruhr fue expropiada, perdiendo el gobierno una de las fuerzas principales en su economía. En 1914, antes de comenzar la guerra, 1 dólar valía 4,2 marcos alemanes, en 1923, año en que el Ruhr fue tomado y 1 dólar para ese momento valía 4,2 billones de marcos.

Las personas estaban muriendo de hambre, el dinero era completamente inútil incluyendo cada centavo que un civil alemán tenía ahorrado. Esto trajo como consecuencia que los trabajadores comenzaran a insistir en ser pagados con comida, porque no había nada más con valor.

En ese mismo año 1923, sucedieron varias cosas; las emigraciones de alemanes se triplicaron, la dura situación obligo a las personas a huir del país; las tasas de suicidio se dispararon y un joven llamado Adolf Hitler comenzó en ese entonces su ascenso al poder.

  1. El ascenso del comunismo alemán

Los nazis no eran el único partido en ascenso en el país, pero el comunismo estaba creciendo cada vez más en Alemania. Cabe destacar que ningún grupo fuera de Rusia era más poderoso que el Partido Comunista de Alemania, el cual fue fundado en 1918 año en que terminó la Primera Guerra Mundial.

Cuando la Revolución Rusa estalló, el partido dio todo su apoyo a la Unión Soviética, ellos querían implementarlo en Alemania. Alrededor de un 10 a 15% del país le gustaba la idea, lo suficiente como para votar por ella. Para el resto de la población el comunismo, era una amenaza inquietante.

Los nazis se aprovecharon de ese miedo y dispersaron historias sobre los peligros del bolchevismo y de la revolución roja. Su plan funcionó y los comunistas se hicieron mucho más populares, mientras que el resto de la población se había vuelto de la derecha para contrarrestar su respuesta.

Los nazis llegaron incluso a enviar grupos llamados Sturmabteilung para iniciar peleas con los comunistas en las calles, esto no afecto en nada su popularidad. El pueblo Alemán había decidido que el bolchevismo era un peligro real y que Hitler era un hombre lo suficientemente fuerte como para luchar contra ella.

  1. El escándalo de Barmat

En 1924, el gobierno alemán fue atrapado en un escándalo, el Partido Social Demócrata, liderado por el canciller Gustav Bauer. Habían entregado millones de dólares a dos inversores holandeses, los hermanos Barmat, que prometieron convertir su inversión en una fortuna por medio de la especulación cambiaria.

Pero los hermanos Barmat fallaron y su empresa de inversiones entró en crisis, haciéndole perder al gobierno Alemán millones. Pronto, la gente comenzó a preguntarse por qué a ellos se le habían confiados el dinero de Alemania. Según varias fuentes e investigaciones se llego a la conclusión que el canciller Bauer había aceptado sobornos de los Barmats por años.

  1. El odio generalizado hacia los judíos

El antisemitismo existía en Alemania antes de que el Partido Nazi llegara al poder. En principio del siglo XX, ya existían partidos basados en plataformas específicamente antijudaicas. Después de la Revolución Rusa, la hiperinflación e incluso el escándalo de Barmat seguían empeorado Alemania. Mientras que ellos fallaban cada vez mejor, los judíos eran vistos como privilegiados, ricos y corruptos.

Para ese entonces los judíos constituían sólo el 1% de la población Alemana, pero un 16% de ellos eran todos abogados, otro 10% eran médicos y un 5% eran escritores y dueños de editoriales. En pocas palabras, eran personas que tenían mucho dinero, mientras que otras estaban muriendo de hambre, y eso le genero mucho resentimiento a los Alemanes.

Al mismo tiempo, culpaban a los judíos por la revolución bolchevique ocasionada en Rusia. Así que los alemanes creían que ellos estaban detrás del creciente sentimiento comunista en Alemania, y que serían una total amenaza para el país.

No tardó mucho, cuando el antisemitismo se convirtió en un ideal colectivo, ya no eran sólo los nazis, también el resto de los partidos políticos adoptaron un lenguaje antisemita en sus campañas. Los hoteles comenzaron a rechazar el servicio a los judíos, los sacerdotes comenzaron a criticar el judaísmo en sus sermones.

Los nazis eran los peores, ya que se comprometieron a asumir el control de las tiendas judías y utilizarlas para reducir los costos de los pobres. E iniciaron una organización de apoyo a los médicos alemanes, donde ayudaban a robarles los puestos de trabajo a los judíos. Muchos alemanes disfrutaron de estas medidas.

  1. La caída del mercado de valores de 1929

El 29 de octubre de 1929, el mercado de acciones en EE.UU. cayó considerablemente. Siendo este el inicio de la Gran Depresión, y pocos lugares fueron tan afectados como Alemania. Lo que quedaba de la economía Alemana estaba construido con La producción industrial que cayó un 58% de sus niveles anteriores.

En ese entonces el desempleo se disparó y a finales de 1929, 1,5 millones de alemanes estaban sin trabajo. Luego en 1933, este número era de hasta seis millones. Hitler parecía adorar el colapso de la economía, esto hizo que el pueblo Alemán empezara a dudar de que un gobierno democrático pudiera solucionar las cosas.

Hitler dijo: “Nunca en mi vida he estado tan bien dispuesto e interiormente feliz como en estos días. Porque la dura realidad abrió los ojos de millones de alemanes”. Fue uno de los 13 peores dictadores del mundo, generando depreciación con respecto al dinero extranjero.

Sus riquezas provenían del comercio exterior y desde el año 1924, sus costos fueron cubiertos a través de préstamos realizados por los Estados Unidos. Cuando la Gran Depresión golpeó, estos préstamos se secaron y los americanos comenzaron a reclamar las deudas pendientes.

  1. Los demócratas sociales pasan por alto el proceso democrático

Poco después de comenzar la Gran Depresión, el Partido Social Demócrata estaba muy impopular en ese entonces. Contaban con un gobierno minoritario, y no podían tomar decisiones sin el apoyo de las otras partes. En el artículo 48 de la constitución Alemana permitía que el canciller hiciera decretos de emergencia, sin seguir el proceso democrático.

A través de esto los Social-Demócratas hicieron uso intensivo de este instrumento usándolo para la aprobación de un presupuesto, sin contar con la aprobación de la mayoría del parlamento. Las personas estaban furiosas y el líder socialista Dr. Rudolf Breitscheid llamó al Partido Social Demócrata; una “dictadura velada”.

Como respuesta inmediata, los propios socialdemócratas convocaron a otra elección en el año 1930, con la esperanza de obtener una mayoría de nuevo y no tener que abusar del artículo 48. El plan no funcionó y los nazis hicieron una campaña agresiva y crecieron en popularidad.

Ellos consiguiendo en las elecciones de 1928 ganar sólo 12 asientos de 491. Después de la reelección de 1930 había hasta 107 asientos. Es decir, en poco tiempo pasaron a ser de un partido marginal a lograr la principal oposición. El Partido Social-Demócrata estaba sin la mayoría.

Aunque todavía usaban el artículo 48; tanto la izquierda como la derecha, no habían podido recuperar la economía Alemana. Y dos años más tarde, cuando otra elección se llevó a cabo, el pueblo Alemán, cansado de la pobreza y la corrupción, votó a favor de los nazis. Lo que antes era considerado un grupo extremistas y radicales era ahora el partido en el poder.

  1. El incendio del Reichstag

Ahora los nazis se encontraban en el poder pero no tenían una mayoría. Ellos habían ganado 37,3% de los votos, pero pasaban los mismos problemas que el Partido Social Demócrata hasta el incendio que sucedió en el Reichstag.

Luego de que Hitler se convirtió en canciller, un simpatizante comunista llamado Marinus van der Lubbe quemó el Reichstag. Este era el edificio del parlamento Alemán se dice que el actuó solo, pero lo sucedido fue de gran ayuda para los nazis. Ya que aprovecharon enormemente la oportunidad, Siendo esta la prueba que los comunistas necesitaban para derrocar violentamente el Estado.

Los nazis utilizaron el artículo 48 (sin ninguna sorpresa) para pasar un decreto absurdo: la libertad de expresión, libertad de prensa, derecho de reunión y restricciones en las investigaciones policiales todas estas se encontraban “suspendidas” hasta que los comunistas pudieran ser controlados.

El uso del Artículo 48, fue durante tres años consecutivos, el Partido Social Demócrata se había establecido. Luego que los nazis invadieron abiertamente las oficinas del Partido Comunista y suprimieron sus publicaciones, muchas personas no han visto esto como una pérdida de derechos.

Ellos vieron el acto como si un partido político toma el control y hacer algo para que Alemania sea un lugar mejor. Los Alemanes llevaron a cabo otra elección el 5 de marzo de 1933. Esta vez, el Partido Comunista no fue autorizado a participar, pero ya con una oposición fuera del camino, los nazis consiguieron un gobierno mayoritario.

  1. La Ley de Concesión de Plenos Poderes

Antes de que los nazis entraran en el poder, Alemania era todavía una democracia. Esto tenía que mantenerse, ¿no es así? Pero ellos vinieron con la Ley de Concesión de Plenos Poderes, que concedía a Hitler el poder de promulgar cualquier ley sin pasar por nada ni nadie. Sin embargo, todavía necesitaban del apoyo de dos tercios del parlamento.

Pero los nazis estaban detrás de los otros partidos y los presionaron recordándoles los que había sucedido; “El incendio en el Reichstag”. Un titular nazi decía: “plenos Poderes !Queremos la ley, o fuego y asesinatos! “.

Hitler prometió que él usaría sus mayores poderes con moderación, los políticos parecían creer en él. Y en ese entonces la ley había ganado un apoyo casi universal, sólo un partido el Social Demócrata votó en contra. Pero Hitler se burlaba de ellos diciendo: “Ustedes no son necesarios! La estrella de Alemania va a subir y ustedes se van a hundir!”.

Finalmente, Hitler tenía el poder absoluto en ese momento y los otros partidos políticos fueron disueltos. Poco después las elecciones fueron totalmente interrumpidas, donde la democracia Alemana había sido terminada. El fascismo tomó el control y el pueblo voto por él.

Mas informacion sobre este tema

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies