Videojuegos violentos no vuelven a los niños antisociales

No sirve de nada tratar de controlar a los niños: según un estudio internacional, los padres no pueden limitar lo que los hijos están expuestos a los videojuegos violentos. Pero no hay motivo para la preocupación – ningún videojuego va a hacerlos antisociales ni a convertirlos en matones.

Expertos en desarrollo infantil discuten desde hace años el efecto de los videojuegos violentos en el comportamiento de los niños y el debate intelectual está lejos de terminar. Pero el estudio más reciente realizado con voluntarios con una media de 12 años muestra que los videojuegos tienen menos influencia sobre las reacciones de los niños de lo que se imaginaba.

La nueva investigación ha analizado el comportamiento de 304 niños británicos. Los investigadores entrevistaron a los niños y a los padres para entender cuánto estaban expuestas a los videojuegos violentos y como era su comportamiento con los amigos, en la escuela y en la comunidad donde vivían.

Los videojuegos violentos no provocan conductas antisociales

Los videojuegos violentos no provocan conductas antisociales

A diferencia de la mayoría de los estudios en los que se estudia la relación entre los videojuegos y la agresividad, que generalmente estudian adolescentes de al menos 16 años, la nueva investigación le dio importancia a los niños más pequeños – antes de la fase de la “adolescencia”.

Los científicos no encontraron ninguna relación entre un aumento de comportamientos agresivos y el hecho de que los niños jugasen videojuegos, incluso videojuegos violentos. Los niños jugadores tampoco presentaban una mayor frecuencia de actitudes antisociales y de intimidación con los compañeros. Por el contrario, los investigadores encontraron una relación entre jugar videojuegos y participar con más frecuencia en lo que ellos llaman “actividades cívicas”, como el trabajo voluntario.

La correlación entre ser más participativo en la comunidad y jugar a videojuegos era muy ligera – no da para decir que un factor que ha provocado el otro, ni que a todo jugador le va a gustar ser voluntario o viceversa. Pero el resultado es más un argumento en contra de la idea de que las imágenes violentas de los juegos influyen negativamente en la vida de los niños.

El estudio también consideró como los padres podrían interferir en el proceso de la elección de juegos. Y se dieron cuenta de que la influencia parental… no afectaba a la cantidad de videojuegos violentos que los niños jugaban. Puede ser que sean expuestos a este tipo de contenido fuera de casa, con los amigos. Otra posible explicación es que, cuando los padres conocen los juegos de cerca, ellos mismos acaban acostumbrando con el ambiente del juego y dejan de censurar a los niños. Sea como sea, no sirve de nada tratar de controlarlos: los pequeños jugadores terminan encontrando una manera de acceder a los videojuegos que les gustan. Afortunadamente, los investigadores concluyeron que no hay peligro en ello.

La última parte del estudio analizó los motivos para que los niños busquen videouegos violentos. La respuesta encontrada por los científicos fue que estos videojuegos son herramientas útiles de reducción de estrés y mejora el estado de ánimo. Incluso estudios que apuntan a los juegos como responsables por el comportamiento agresivo de acuerdo en que ellos pueden tener una función educativa, ayudando a liberar la ira y mejorar las habilidades en resolución de problemas.

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies