Un medicamento contra el alcoholismo

A pesar de estar indicado para patologías diferentes, el baclofeno (comercializado bajo el nombre de Lioresal) tiene una muy buena reputación en el tratamiento de la adicción al alcohol y ya está siendo prescrito por algunos médicos. Los estudios son todavía demasiado limitados para hacer conclusiones de forma definitiva de su eficacia como medicamento contra el alcoholismo.

Son varios millones de españoles los que presentan un “consumo problemático de alcohol” son la segunda causa de muerte evitable en este país, por detrás del tabaco.

La adicción al alcohol es muy difícil de tratar, el tratamiento de la adicción con baclofeno, es actualmente objeto de un intenso debate.

lioresal, el medicamento contra el alcoholismo

Mientras que su autorización no prevé la prescripción para el tratamiento del alcoholismo, algunos médicos no dudan en promoverlo. Otros muestran su cautela. ¿Cómo funciona esta molécula? ¿Es su efectividad real? ¿Cuál es el consenso científico actual?

El baclofeno se comercializa desde 1974 bajo el nombre de Lioresal por parte de la farmacéutica Novartis. Es un relajante muscular indicado contra contracturas espásticas (contracciones excesivas de músculos) en la esclerosis múltiple y trastornos relacionados con la médula espinal.

Desde hace varios años, sin embargo, se utiliza contra la dependencia del alcohol, pero en el contexto de la prescripción off-label. Según un informe elaborado por un médico emitido a principios de 2011 cuyo contenido ni procedencia podemos desvelar “los datos de la literatura internacional y la experiencia clínica han demostrado un efecto positivo de este fármaco en la recaída en pacientes dependientes del alcohol después de abandonar el consumo“. Sin embargo, el informe también incluye algunas contras…

Estudios limitados del medicamento contra el alcoholismo

Los estudios se han realizado en grupos de pacientes muy pequeños. “Casi todos [los estudios] se ven afectados por errores metodológicas que reducen el alcance de sus conclusiones“, afirma a Kerchak un profesor de farmacología clínica de una universidad española. “Los estudios clínicos sobre el baclofeno son aún demasiado limitados, de modo que no podemos establecer conclusiones sobre su eficacia“.

Los expertos de diferentes ámbitos a los que hemos consultado solo se ponen de acuerdo en que el baclofeno debería ser evaluado científicamente. Oficialmente y según la agencia española del medicamento “no es posible hacer recomendaciones sobre el uso de baclofeno en la dependencia del alcohol. Los datos no confirman o niegan su eficacia“.

Para tratar el alcoholismo, un medicamento no es suficiente

La tolerancia es en general bastante buena. Pero los estudios sobre poblaciones más grandes son necesarios para esclarecer la relación riesgo / beneficio“, dice. En otras palabras, “no podemos esperar tratar una enfermedad tan compleja (como el alcoholismo), sólo mediante la medicación. La base de apoyo se basa en el apoyo psicosocial en general.”

¿Por qué tanto entusiasmo por esta molécula? Si el baclofeno está experimentando un éxito relativo, es sobre todo por el “ruido mediático” que hay alrededor del tema. “Un determinado número de médicos están promocionando este producto en los medios de ocmunicaciónb mientras que los pacientes siguen esperando algún tipo de medicamentos “milagro” de la dependencia del alcohol”, la terapia de oro, los milagros no existen…

Aún más notable es el interés sostenido en los círculos internos de grupos de alcohólicos por consumir este producto. Un datosuficiente como para exigir la puesta en marcha de ensayos clínicos. ¿Hay alguien interesado en parar la generalización del medicamento?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *