Tejidos animales

Todos los tejidos animales derivan de tres capas de células presentes en los embriones de los Metazoos y que reciben el nombre de hojas embrionarias; la más externa se llama ectodermo, la intermedia mesodermo y la interna endodermo. Hablamos del tejido celular.

Tejido epitelial

Es el que recubre el exterior del cuerpo y las cavidades internas. Está formado por células de forma más o menos geométrica, en estrecho contacto o separadas por muy poca sustancia intercelular.

tejido epitelial

1. Epitelio simple plano. 2 Epitelio simple cúbico. 3. Epitelio simple prismático.

Se origina a partir de cualquiera de las tres hojas embrionarias, dependiendo de su localización en el organismo. Sus funciones también son muy variadas y así, atendiendo a ellas, el tejido epitelial se divide en:

Epitelio de revestimiento: formado por láminas de células estrechamente unidas, dispuestas en una o varias capas y situadas sobre una delgada capa de mucopolisacáridos que recibe el nombre de lámina basal. No presenta ningún tipo de vasos conductores, por lo que su nutrición se efectúa a partir de una difusión del líquido exudado de los conductos sanguíneos y linfáticos que recorren el tejido conjuntivo subyacente. También a partir de éste le llegan delgadas terminaciones nerviosas.

A menudo las células epiteliales aparecen recubiertas por cilios (en la tráquea), flagelos (los coanocitos de las esponjas) o segregan una cutícula que da lugar a un esqueleto externo (artrópodos) o se mineraliza (conchas y esmalte de los dientes).
1. Simple: formado por una sola capa de células.
- Plano, de células muy aplanadas y origen mesodérmico. De este tipo es el endotelio, mesotelio y alvéolos pulmonares.

epitelio estratificado

Epitelio estratificado plano o pavimentoso.


- Cúbico, formado por células isodiamétricas. Recubre la superficie externa y algunos conductos glandulares de los vertebrados.
- Prismático, constituido por células más altas que anchas y con los núcleos muy bajos, todos al mismo nivel. Aparece en el tubo digestivo medio y posterior, en el útero y en las trompas de Falopio de los vertebrados.
2. Estratificado: formado por varias capas de células, no teniendo en ocasiones todas las capas la misma morfología.
- Plano o pavimentoso, constituido por varias capas, las más superficiales de células planas y las más profundas de células cúbicas o prismáticas. Está presente únicamente en los vertebrados (piel, esófago, vagina, etc.).
- Cúbico, en las capas más profundas puede variar la morfología de las células. Presente en los conductos de las glándulas sudoríparas y en el tegumento de algunos anfibios anuros e invertebrados
- Prismático, en las capas inferiores siempre varía la morfología de las células. Está muy poco extendido.
3. Pseudoestratificado: constituido por una sola capa de células que descansan sobre la misma lámina basal, pero que al no llegar todas a la superficie y tener los núcleos a distintas alturas parecen estar dispuestas en varias capas. Este tejido recubre la tráquea, parte de la uretra masculina y los grandes conductos excretores de algunas glándulas.
4. De transición: formado por varias capas de células, las más profundas de tipo cúbico o prismático, las intermedias cúbicas y las más superficiales variando entre planas y cúbicas dependiendo del momento en que se realice la observación. Este tejido es típico de las vías urinarias, por lo que el cambio de forma observado en las células responde a las variaciones de presión y capacidad.

Epitelio glandular: formado por células de actividad predominantemente secretora. Este tejido, que deriva del ectodermo, constituye los órganos denominados glándulas. Se puede clasificar atendiendo a distintos aspectos:
1. Según su constitución celular:
- Glándulas unicelulares: constituidas por una sola célula con el extremo apical ovalado y ensanchado y el extremo basal delgado; en la base se sitúa el núcleo muy comprimido y una pequeña cantidad de citoplasma. Estas glándulas se sitúan en la piel de los gasterópodos, peces y anfibios y en el intestino humano.
- Glándulas pluricelulares: constituidas por varias células que se prolongan dentro del tejido conjuntivo subyacente. Su conducto secretor puede ser simple o ramificado y la estructura de la glándula completa puede adquirir una forma tubulosa, alveolar o acinosa. A este tipo de glándulas pertenecen el páncreas y el tiroides.
2. Según el destino de la secreción:

glándulas de secrección

1. Glándulas de secrecíón exocrina. 2. Glándulas de secreción endocrina.


- Glándulas exocrinas: vierten la secreción al exterior del cuerpo o a una cavidad que se comunica con él.
- Glándulas endocrinas: vierten la secreción en cavidades cerradas o directamente en los líquidos orgánicos.
- Glándulas mixtas: tienen partes exocrinas y endocrinas.
3. Seqún la forma en que se vierte la secreción:
- Glándulas merocrinas: los productos se expulsan a través de la membrana de la célula, permaneciendo ésta intacta.
- Glándulas holocrinas: el total de la célula se destruye durante la actividad secretora.
- Glándulas apocrinas: la secreción se vierte acompañada por parte del citoplasma de la célula.

Tejido conjuntivo

Está constituido por una serie de células y fibras inmersas en una sustancia fundamental amorfa. Este tejido, que se encuentra como elemento de relleno entre los otros tejidos, deriva del mesodermo.
Los elementos que forman parte de este tejido son:
Células fijas: son las encargadas de la producción y mantenimiento de los componentes extracelulares, además de alma cenar sustancias de reserva.

estructura tejido conjuntivo

Estructura del tejido conjuntivo.


A este grupo pertenecen:
- Fibroblastos: células grandes, planas y de aspecto fusiforme, con el núcleo alargado y 1 ó 2 nucleolos. De ellas depende la formación de las fibras constituyentes del tejido conjuntivo.
- Adipocitos: células con muy poco citoplasma y el núcleo comprimido. Su función es el almacenaje de lípidos.

Celulas móviles: son las dotadas de movimiento y las que intervienen, por ejemplo, en los fenómenos de reacción frente a las lesiones. Este grupo incluye:
- Macrófagos libres o histiocitos: células irregulares, con prolongaciones cortas y núcleo ovoide. Su función es la defensa contra elementos extraños o perjudiciales, a los cuales fagocita y elimina.
- Células plasmáticas: de forma oval, con el núcleo ligeramente excéntrico y el citoplasma de reacción basófila. Su cometido es la producción de anticuerpos para la defensa del organismo contra las enfermedades.
- Células cebadas: de forma irregularmente oval, con el núcleo pequeño y abundantes gránulos en el citoplasma. Todavía no se conoce muy bien su función.
- Linfocitos: células de muy pequeño tamaño, pero con un núcleo esférico que ocupa la mayor parte del espacio. Se acumulan en los lugares donde exista inflamación.
- Células eosinófilas: proceden de la corriente sanguínea y se acumulan en ciertas inflamaciones y trastornos alérgicos.

Células pigmentarias: de contorno irregular, con el núcleo situado en la parte central y poseedoras de sustancias pigmentarias, generalmente melanina, xantofila y eritrina. Estas células, características del tejido conjuntivo, son particularmente abundantes en el tegumento de algunos vertebrados e invertebrados.

Fibras colágenas: son muy resistentes, pero no elásticas y se distribuyen formando haces cuyos componentes corren paralelos unos a otros, en el mismo plano o en otro.

Fibras elásticas: son muy irregulares en cuanto a su disposición en haces, por lo que resulta muy dificil distinguir dónde empieza una fibra y acaba otra. La presencia de elastina les permite volver a recuperar su forma incial después de una tracción. Poseen un pigmento que les da cierto color amarillento.

Fibras reticulares: se distribuyen formando una malla muy delicada. Su composición y proceso de formación es muy semejante al de las fibras colágenas.

Sustancia fundamental amorfa: que se situan el resto de los componentes del tejido. Está compuesta principalmente por mucopolisacáridos.

Dependiendo de la mayor o menor presencia de todos los componentes nombrados, se distinguen varias modalidades de tejido conjuntivo:
- Tejido conjuntivo laxo: formado por una sustancia fundamental de carácter turgente, fibras de los tres tipos nombrados abundantes fibrocitos e histiocitos, pocas células cebadas y plasmáticas y alguna pigmentaria. Se encuentra principalmente como material de relleno entre los otros tejidos.
- Tejido conjuntivo mucoso: con abundante sustancia fundamental, muchas fibras colágenas y reticulares, además de fibrocitos e histiocitos.
Está muy poco representado en el organismo.
- Tejido conjuntivo denso: con poca sustancia fundamental y abundantes fibras colágenas, elásticas y reticulares; son frecuentes los histiocitos y fibrocitos y también puede aparecer alguna célula pigmentaria. Este tipo de tejido, de gran resistencia, puede presentar los haces de fibras dispuestos
en orden (tejido modelado) o sin él (tejido no modelado).
- Tejido conjuntivo pigmentario: el componente fundamental son las células pigmentarias y también abundan las fibras elásticas. Este tejido se encuentra en la parte coloreada del iris del ojo.
- Tejido conjuntivo adiposo: formado principalmente por células adiposas enmarcadas por fibras reticulares. También aparecen fibrocitos y células sanguíneas.
- Tejido conjuntivo elástico: presenta una gran abundancia de fibras elásticas, sobre las que se van depositando sustancias cálcicas a medida que el organismo envejece. Este tejido forma la pared de las arterias.
- Tejido conjuntivo reticular: en él predominan las fibras reticulares, que se pueden disponer en todas direcciones (tejido no modelado presente en la médula ósea), o siguiendo una dirección predominante (tejido modelado).

Tejido Cartilaginoso

Es un tejido de sostén que se forma a partir del tejido conjuntivo al irse endureciendo la sustancia intercelular. Esta, unida a fibras colágenas y elásticas (nunca reticulares), constituye la denominada sustancia intercelular o matriz.

estructura tejido cartilaginoso

Estructura del tejido cartilaginoso.

Englobadas en la matriz aparecen unas células redondeadas conocidas por el nombre de condrocitos. Estos poseen un gran núcleo central y numerosas inclusiones de glucógeno y grasa en el citoplasma.
- Tejido cartilaginoso hialino: es el más extendido en el organismo. Se caracteriza porque en cada cápsula de la matriz queden encerradas juntas varias células (grupo isogénico).
- Tejido cartilaginoso fibroso: presenta una gran abundancia de fibras, sobre todo colágenas. Se presenta en lugares que necesiten de una gran resistencia a la tracción y a la ruptura, como, por ejemplo, los tendones.
- Tejido cartilaginoso elástico: aunque su estructura es muy semejante a la del cartílago hialino, presenta una mayor riqueza en fibras elásticas y las células nunca aparecen en grupos. Forma el pabellón de la oreja y la estructura de la nariz
- Tejido cartilaginoso condroide: constituye una fase transitoria del cartílago hialino durante el desarrollo embrionario en vertebrados superiores. En vertebrados inferiores (peces y anfibios) permanece aún en el estado adulto y es muy común en invertebrados. Se caracteriza por su abundancia de células y su escasa materia intercelular.
- Tejido cartilaginoso celular: está formado únicamente por células dispuestas unas junto a otras. Estas células contienen en su interior los elementos que deberían encontrarse en la sustancia intercelular. Este tejido forma las ventosas ventrales adhesivas de algunos peces.
- Tejido cartilaginoso cordoide: este tejido, típico de la notocorda de vertebrados, tiene una estructura muy semejante a la del cartílago fibroso, presentando las células un aspecto vesiculoso y turgente.

Tejido óseo

Se caracteriza por tener la matriz calcificada, lo que le proporciona una estructura muy resistente, ideal para funciones de sostén y protección. Este tejido aparece únicamente en los vertebrados formando el esqueleto.

tejido óseo

Estructura del tejido óseo compacto.

Sus principales elementos son los siguientes:
Matriz intercelular: está formada por un componente orgánico de fibras colágenas que proporcionan fuerza y elasticidad al hueso, y por un componente inorgánico integrado por una mezcla de sales (principalmente fosfatos de calcio y magnesio) que proporcionan dureza y rigidez.

Esta matriz se dispone formando láminas o capas concéntricas y perfectamente separadas, ya que las fibras de cada lámina se orientan perpendicularmente a las de la lámina siguiente. Dentro de una misma capa las fibras se orientan de forma paralela.

Osteoblastos: son las células menos diferenciadas y las que contribuyen a la formación del tejido óseo, pues sintetizan los componentes proteicos de la matriz. Su forma es cúbica o prismática y tienen un núcleo grande.

Osteocitos reciben este nombre las células óseas maduras, que se sitúan en las lagunas del interior de la matriz ósea. Tienen forma aplanada, con numerosas prolongaciones.

Osteoclastos
: células gigantes plurinucleadas, que se encuentran en la superficie del hueso y están relacionadas con los procesos de destrucción de aquél.

Existen dos tipos de tejido óseo, aunque la separación entre ellos es difusa, pues depende de la cantidad relativa de sustancia sólida y del tamaño y número de los espacios existentes en ella.
- Tejido óseo compacto: la matriz se dispone en láminas concéntricas alrededor de unos conductos (canales de Havers) por donde circulan los vasos sanguíneos (toda esta unidad cilíndrica se llama sistema de Havers u osteona). Las laminillas dejan entre ellas pequeñas cavidades lenticulares (lagunas óseas u osteoplastos) ocupadas cada una por una célula. De las lagunas parten, radialmente y en todas direcciones, delgados conductos (canalículos óseos) que son esenciales para la nutrición de las
células óseas.

Los conductos de Havers se comunican entre sí por los conductos de de Volkman, que atraviesan el hueso perpendicular y oblicuamente a las laminillas.

Recubriendo la superficie externa e interna del hueso se disponen una serie de laminillas conocidas como circunferenciales o fundamentales externas e internas. En las laminillas fundamenta les externas aparecen unas fibras de colágeno muy gruesas (fibras de Sharpey), que ligan fuertemente el hueso con el tejido conjuntivo (periostio) que recubre a todo el complicado sistema descrito.

- Tejido óseo esponjoso: también está compuesto por laminillas con lagunas óseas, pero los canalículos o trabéculas que existen entre ellas son más delgados. Los vasos sanguíneos tampoco penetran a través de ellas, por lo que no existen auténticos sistemas de Havers.

Estos dos tipos de tejido óseo están más o menos presentes en todos los huesos del organismo. Así, en los denominados huesos largos, como el fémur y el húmero, los extremos o epífisis están compuestos principalmente por tejido óseo esponjoso, mientras que la caña central o diáfisis está formada por óseo compacto que encierra una cavidad central rellena de médula ósea. Cuando el animal se encuentra en período de crecimiento, el tejido esponjoso de las epífisis se encuentra separado del compacto por una
capa de cartílago y otra pequeña cantidad de teiido esponjoso, que dan lugar a una zona de transición o metáfisis que es por donde crece el hueso.

Los huesos cortos, como la rótula, presentan la misma estructura que los largos, aunque la diáfisis es más corta. Los huesos planos de la bóveda craneana no presentan tejido óseo compacto.

La sangre

Es otro tipo de tejido conectivo en el que la sustancia intercelular es líquida (plasma sanguíneo).

Plasma sanguineo: es el líquido en el que se mueven las células. Es de naturaleza algo alcalina y lleva disueltos gases sales inorgánicas, carbohidratos, proteínas y lípidos.

Células sanguíneas

- Glóbulos rojos o eritrocitos: son las células que contienen los pigmentos respiratorios, generalmente hemoglobina (de color rojo). Viven alrededor de tres meses, por lo que se deben estar renovando durante toda la vida del individuo. Se originan a partir del tejido mieloide de la médula roja de los huesos.

Tienen forma redondeada, con el citoplasma uniforme y en los mamíferos carecen de núcleo. En el hombre su número oscila entre 4 y 5 millones. Químicamente están compuestos por lípidos y un pigmento respiratorio que se combina con el oxígeno captado a través de los pulmones o las branquias; de esta forma transporta el gas hasta las células de todos los tejidos del organismo y, después de cedérselo, se combina con el anhídrido carbónico que ellas hayan producido durante los procesos del metabolismo.

- Glóbulos blancos o leucocitos: son células provistas de nucleo, con movimiento mas o menos ameboide y están presentes en los animales en menor número que los eritrocitos (en el hombre entre 6.000 y 9.000).

Según la presencia o ausencia de gránulos en el citoplasma se dividen en:
1. Agranulosos: leucocitos con el citoplasma homogéneo y producidos a partir del tejido linfoide.
- Linfocitos: tienen el núcleo de forma arriñonada y están implicados en los mecanismos de defensa del organismo, tanto actuando como macrófagos, como produciendo anticuerpos.
- Monocitos: su núcleo es redondeado o con una ligera forma de herradura. Actúan como macrófagos.
2. Granulosos: leucocitos con abundantes granulaciones en el citoplasma. Constituyen el 70 por 100 del total de glóbulos blancos. Al igual que los glóbulos rojos, se originan a partir del tejido mieloide de la médula ósea de los huesos.
- Neutrófilos: tienen el núcleo dividido en varios lóbulos y los gránulos del citoplasma se tiñen con colorantes neutros. Actúan como macrófagos en los procesos de defensa.
- Acidófilos o eosinófilos: el núcleo está dividido en dos lóbulos y los gránulos del citoplasma se tiñen con colorantes ácidos. Intervienen en la formación de inmunoglobulinas.
- Basófilos: el núcleo tiene forma de herradura, con varias lobulaciones y los gránulos del citoplasma son muy abundantes y se tiñen con colorantes básicos. Aunque pueden actuar como macrófagos, su principal función es la elaboración de histamina y heparina.

Plaquetas: son fragmentos de células con características propias. Carecen de núcleo y su citoplasma presenta muy pocos de los orgánulos normales. Actúan en los mecanismos de coagulación, pues producen tromboplastina. En el hombre se encuentran en número de 150.000-350.000.

En los vertebrados inferiores, los procesos de coagulación los llevan a cabo unas células muy similares a las plaquetas que reciben el nombre de trombocitos.

Tejido muscular

Tiene su origen en la tercera hoja embrionaria o mesodermo y es esencial para la locomoción y el movimiento. Se caracteriza porque las células tienen una forma muy alargada (por lo que reciben el nombre de fibras) y están dotadas de contractilidad.

Tejido muscular de fibra lisa

Tejido muscular de fibra lisa

Tejido muscular de fibra lisa: las células son muy alargadas, con las terminaciones agudas y la parte central un poco más ancha, donde se sitúa el núcleo. A lo largo de todo el citoplasma (sarcoplasma) hay unas estriaciones alargadas, paralelas al eje mayor de la célula, que son las miofibrillas o elementos contráctiles. Cada célula está recubierta por una gruesa capa de fibras colágenas. Cuando se produce una contracción, cada célula la transmite a la siguiente a través de la capa externa de colágeno.

Este tejido, que se encuentra principalmente en las vísceras, está inervado por el sistema nervioso autónomo y su contracción no es voluntaria.

tejido muscular de fibra estriada

Tejido muscular de fibra estriada.

Tejido muscular de fibra estriada: se diferencia del anterior porque las células son más largas, cilíndricas y plurinucleadas, además de por presentar dos tipos de estriaciones, una longitudinal y otra transversal, paralelas entre sí. Cada célula está revestida por una vaina de tejido
conjuntivo (endomisio).

Varias células se reúnen en paralelo formando un fascículo, que está envuelto por otra capa de tejido conjuntivo (perimisio). Varios fascículos se agrupan para formar un músculo, que también está recubierto por tejido conjuntivo (epimisio). Los vasos sanguíneos que irrigan el músculo corren a través de los tabiques del tejido conjuntivo.

Al microscopio, las estriaciones aparecen formadas por bandas claras (banda 1) y oscuras (banda A). A su vez, la banda 1 está atravesada por una banda fina y oscura (banda Z). La banda A aparece dividida en una banda delgada y pálida (H), que presenta en la parte central una zona oscura (banda M). Cada unidad repetitiva de una fibrilla, tomada entre cada dos bandas Z, recibe el nombre de sarcómera.

Este tejido está inervado por el sistema nervioso central y su contracción se produce de forma rápida y voluntaria.

tejido muscular cardíaco

Tejido muscular cardíaco.

Tejido muscular cardíaco: al igual que el tejido muscular estriado presenta dos tipos de estriaciones, pero en este caso, la transversal es escalonada. Se encuentra únicamente en el corazón (miocardio) y en las paredes de los grandes vasos adyacentes a este órgano. Su contracción es involuntaria y se produce de forma rítmica.

Tejido nervioso

Este tejido se caracteriza porque sus células o neuronas poseen capacidad para transmitir la excitación de un punto a otro (conductibilidad) y la de reaccionar a diversos agentes físicos y químicos (irritabilidad). Este tejido, que se forma a partir del ectodermo, constituye el sistema nervioso, cuya función es establecer las comunicaciones en el organismo.

El tejido nervioso presenta dos tipos distintos de células:
Neuronas: son células cuya función consiste en recoger, integrar y transmitir los impulsos nerviosos, así como elaborar productos que, constituyen la neurosecreción. Aunque sus formas son variables, todas ellas están constituidas por un cuerpo central, una prolongación única o axón, de
contorno regular, muy larga y ramificada en T, y otra serie de pequeñas ramificaciones o dendritas, muy numerosas y de contorno irregular.

En cuanto a la estructura interna de la neurona, está integrada por los orgánulos comunes a todas las células, además de por una serie de pigmentos de desgaste, unos grumos denominados de Nissl que son condensaciones del retículo endoplásmico rugoso con muchos ribosomas y una serie de neurofibrillas y microtúbulos dispuestos en todas las direcciones del espacio (actúan de sostén y como canalizadores de los productos que elabora la célula).

estructura neurona

Estructura de una neurona.

El axón o cilindro eje de cada neurona constituye la denominada fibra nerviosa. Esta se encuentra rodeada por una capa de células de origen ectodérmico, llamada vaina de Schwann. Algunas fibras nerviosas llevan por debajo de la vaina de Schwann otra vaina de mielina. Estas fibras llevan el nombre de mielínicas en contraposición a las amielínicas. Tanto en uno como en otro caso, a lo largo del axón se producen unos estrechamientos denominados nódulos de Ranvier.

La agrupación de fibras nerviosas unidas por tejido conjuntivo constituye un nervio. A su vez, éste se rodea de una vaina o epineuro, muy gruesa e integrada por fibroblastos y fibras de colágeno irrigados por vasos sanguíneos.

Neuroglías o glías
: son células no nerviosas que acompañan siempre a las neuronas, constituyendo elementos de sostén y ayudando al intercambio de líquidos y gases que se efectúa entre la neurona y el medio.

En el tejido nervioso la transmisión de un impulso se realiza a través de las sinapsis. Estos son los puntos donde se pone en contacto el axón o cilindroeje de una neurona, con el cuerpo central, las dendritas o el cilindroeje de otra neurona. Al microscopio puede observarse que el cilindroeje de la neurona que transmite el impulso termina en unas pequeñas expansiones bulbosas desprovistas de mielina.

El tejido nervioso es en todos los animales el que tarda más tiempo en diferenciarse, pero también el que alcanza unos mayores niveles de especialización.