El consumo de cigarrillos entre los futuros padres podría afectar el ADN de los bebés

Fumar provoca cambios genéticos en los recién nacidos cuyas madres fuman, eso es algo que ya sabíamos. Sin embargo, lo que aún no se conocía es que, además de la reducción de la fertilidad, el tabaco consumido por el padre pone en riesgo la salud del niño por nacer. Un estudio publicado en la revista de la Federation of American Societies for Experimental Biology demuestra que, en los hombres, el tabaquismo puede dañar el ADN de los bebés.

Para llegar a esta conclusión, el equipo del Dr. Julian Laubenthal, de la School of Life Sciences en la universidad de Bradford en el Reino Unido, ha recogido la sangre y el esperma de los padres de 39 familias durante el período de la concepción, y la sangre de las madres y los bebés al nacer. Los padres también informaron de su tabaquismo, edad, peso, ocupación y estilo de vida (si bebían alcohol y tomaban suplementos alimentarios, entre otros).

Bebe durmiendo

El estudio encontró que los padres deberían dejar de fumar varios meses antes del embarazo. Imagen de bebé durmiendo de cuidatusaludcondiane.com

Todos estos datos han permitido estudiar los efectos de la exposición al tabaco en el ADN de los recién nacidos, independientemente de otros factores. El ADN de cada muestra se analizó para detectar posibles cambios en ciertos genes asociados con un mayor riesgo de cáncer. Los resultados revelaron daños en el ADN de los bebés nacidos de un padre fumador. Los investigadores concluyeron que el daño causado por el humo del cigarrillo se transmite de padres a hijos, probablemente a través de los espermatozoides. De hecho, investigaciones anteriores habían demostrado que el humo del cigarrillo altera el ADN en las células espermáticas.

Así, para el Dr. Julian Laubenthal y sus colegas, las campañas anti-tabaco no deben centrarse sólo en las madres y también habría que sensibilizar a los hombres. Los científicos recomiendan incluso animar a la gente a dejar de fumar mucho antes de la concepción ya que se necesitan tres meses para que los espermatozoides alcancen la madurez.

Más información

Cigarette smoke-induced transgenerational alterations in genome stability in cord blood of human F1 offspring

No hay comentarios