Suelos de vinilo y ftalatos relacionados con autismo

Un nuevo estudio realizado por científicos suecos y estadounidenses ha descubierto accidentalmente un posible vínculo entre químicos presentes en nuestros hogares y la incidencia del autismo. En concreto, se trataría de los ftalatos, un componente químico presente en los suelos de vinilo. Tal y como explicamos en un post anterior, el autismo, un trastorno neurológico que ha aumentado enormemente en los últimos 20 años, podría tener relación con este tipo de contaminación presente en los elementos cotidianos de nuestra vida. Este nuevo estudio apunta a la misma dirección.

Igual que con la penicilina, este descubrimiento se ha hecho buscando otra cosa. En realidad, los científicos que han elaborado este estudio (que ha sido publicado en Scientific American) querían analizar las causas de las alergias y los contaminantes del aire en interiores. Pero una de las preguntas que tuvieron que responder las familias suecas que participan en el estudio presentó una interesante coincidencia. Pidiendo a las familias qué tipo de pisos tenían en sus casas, los investigadores descubrieron que había una alta incidencia de niños con autismo en los hogares que contaban con pavimentos de vinilo.

Es sabido que los pisos de vinilo pueden emitir ftalatos. Estudios anteriores ya habían demostrado un vínculo entre los ftalatos y el asma y las alergias. En 2004, por ejemplo, un estudio concluyó que existía una mayor tasa de asma y alergias entre los niños que viven en hogares con donde el polvo contiene ftalatos. Pero esta es la primera vez que se descubre una posible conexión entre los ftalatos y el autismo.

Los Ftalatos

Los Ftalatos

No fue ésta la única conclusión de los investigadores suecos. Además de los suelos de vinilo y los ftalatos en ellos presentes, también otros factores serían susceptibles de encontrar relación con el autismo, a tenor de la encuesta realizado. Así, los datos referentes al tabaquismo de la madre, a una situación socioeconómica familiar precaria, y a la condensación en las ventanas que causaría una mala ventilación, también ofrecieron pistas que podrían ser relacionadas con el autismo.

A pesar de que los científicos aseguran haber encontrado conexiones “intrigantes y desconcertantes”, advierten que sus resultados están “lejos de ser concluyentes”. Sin embargo, con estas pistas, que indican que las condiciones del medio ambiente contribuyen a los trastornos autistas (y no sólo los condicionamientos genéticos, que son la cabeza del león de la investigación del autismo), creen que se justifica un estudio más detenido y mayor inversión en este campo.

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies