Solidoodle, impresora 3D por menos de 400 euros

Con un precio fijado por debajo de 400 euros, Solidoodle, una compañía americana, pone a disposición del público en general la posibilidad de crear objetos 3D a partir de una impresora. El principio de funcionamiento es bastante parecido al de una impresora de cartuchos de tinta clásica.

Crear un objeto de plástico en 3D en casa, para que negarlo, es un sueño de infancia del que escribe estas líneas y que es técnicamente posible (aunque caro) realizar desde hace algunos años. Similar a una impresora de inyección de tinta que utilizamos para imprimir un documento en 2D, estas impresoras 3D pueden moldear formas tridimensionales depositando capas de un material plástico. Esta es, por ejemplo, la forma en que en los laboratorios de Microsoft se realizan los prototipos de sus accesorios: desde ratones hasta gamepads.Pero hasta ahora, estas “impresoras” eran enormes y su precio totalmente coherente con el tamaño de la máquina. Sin embargo, en los últimos meses, varios fabricantes se han embarcado en el desafío de fabricar impresoras 3D para ofrecerlas al público en general a un precio razonable.

Este es el caso de Solidoodle, una empresa de EE.UU., cuyo fundador, Sam Cervantes, es un apasionado de la robótica. El modelo básico de impresora 3D que ofrece cuesta menos de 500 dólares (unos 390 euros). Realiza objetos de plástico en un volumen no superior a 15 cm3.

Solidoodle: entre una máquina de coser y una impresora

Sorprendentemente, el principio de funcionamiento de Solidoodle se mantiene bastante cerca de cualquier impresora de inyección de tinta. En lugar de proyectar tinta, sus cabezales se calientan a más de 90° C. Una temperatura que permite fundir y depositar diferentes capas de acrilonitrilo butadieno estireno (ABS), un plástico resistente y robusto. El inyector tiene forma de filamento, su cartucho recuerda a una bobina de hilo. La superposición de capas laminadas crea una forma tridimensional.

En este video se puede ver a una impresora Solidoodle depositando sucesivas de plástico para crear un cráneo en 3D. El resultado es espectacular. © Solidoodle / YouTube

Solidoodle es una mezcla de la máquina de coser y una impresora, las preocupaciones por un atasco de papel desaparecen… Sin embargo, como impresora que es también ofrece una resolución, es decir, un valor de nitidez en la impresión. El valor por defecto es de 0,3 mm, una resolución que, de acuerdo con Sam Cervantes, ofrece un buen compromiso entre calidad y rapidez de ejecución. La fineza máxima puede ser reducida a 0,1 mm. Trabajando con esta resolución, y siempre según Sam Cervantes, es imposible para un profano para distinguir el objeto creado a partir de una impresora 3D del que ha sido creado a partir de un molde.

Y para seguir la comparación con las impresoras convencionales, los cartuchos son, por supuesto, es necesario y posible. El fabricante ofrece bobinas de 1 kg por 45 dólares (35 euros). Una tarifa que no es mucho mayor que lo que cuestan algunos cartuchos de tinta. El único inconveniente: la impresora no es capaz de crear un objeto con varios colores a la vez.

En cuanto a los gastos de impresión, el fabricante afirma que la creación de un busto del Yoda de Star Wars supone unos 30 centavos.

¿Tendré una impresora 3D en mi casa pronto?

El gran problema es que si bien el precio me parece asequible para el público en general, no hablamos de lo mismo cuando se trata de crear el archivo que vamos a imprimir. No nos equivoquemos, para editar un objeto 3D, debemos utilizar un software de diseño especializado, cuyo dominio requiere de un aprendizaje. Este es el caso, por ejemplo, del software SketchUp, un software de diseño 3D que Google ofrece de forma gratuita. Sin duda, esto supone un freno, por otra parte, es posible descargar plantillas en la página web del fabricante antes de embarcarse en el campo de CAD (Computer Aided Design).

Aunque es menos costoso, Solidoodle no es la única impresora 3D que está destinada al público general. Otro fabricante llamado Cubify propone un cubo 3D, presentado en el CES 2012 en Las Vegas (Estados Unidos) en el pasado mes de enero. Su fecha de lanzamiento está prevista para el 25 de mayo y ya es posible realizar una pre-orden en la página web del fabricante. Sigue siendo menos accesible debido a su precio: alrededor de 1.000 euros, los cartuchos cuestan unos 40 euros.

impresora 3D

La impresora 3D de Solidoodle estéticamente parece un horno. Es capaz de generar un objeto de 15 cm³ mediante la superposición de capas de material plástico. © Solidoodle

No hay comentarios