¿Y si el Curiosity encontrara restos de vida en Marte?

La misión de Curiosity que acaba de aterrizar en Marte será, como la de sus predecesores, explorar el planeta para desvelar sus misterios. Sin embargo, con su rica panoplia de herramientas científicas, el vehículo es capaz de ir mucho más lejos que otros, lo que sugiere a los científicos que podrían ayudar a responder a la pregunta de la existencia de vida en Marte…

La aventura apenas acaba de comenzar para Curiosity. Ayer por la mañana, a las 07:32 horas de España, los equipos del Mars Science Laboratory han confirmado que el rover había aterrizado en Marte de manera segura. Un primer paso exitoso en una misión que comenzó hace más de nueve meses con el lanzamiento de un misil Atlas V a bordo del que iba Curiosity, que llegó sano y salvo en un viaje muy largo que se inicia con esperanza. Es cierto que la NASA ya había enviado a rodar rovers a Marte, pero este es el más pesado y mejor equipado de todos los enviados al planeta rojo.

Los equipos esperan que Curiosity nos permita aprender cosas nuevas acerca de este mundo rojo, mediante la recopilación de muestras en la zona del cráter Gale, muy propicia a los descubrimientos, según los especialistas. Pero si Curiosity puedo de esta manera informarnos sobre la geología o la composición del planeta, en especial podría ayudar a responder a una pregunta crucial que atormenta a los investigadores durante décadas: ¿la vida existe o existió alguna vez en Marte? Aunque algunos de los elementos marcianos fueron descubiertos, ninguno ha permito responder a esta pregunta. ¿Qué logrará Curiosity?

En pocas semanas, el vehículo comenzará a excavar el suelo en busca de moléculas orgánicas que podrían contener restos de una antigua vida marciana. De hecho, hoy en día, los investigadores no excluyen que hace miles de millones de años, vastos océanos y una atmósfera densa pudo haber existido en Marte. Y por lo tanto, que el planeta habría podido albergar organismos. Si estos líquidos y los gases habían desaparecido posteriormente, sin embargo, los organismos marcianos habrían dejado su huella en este mundo. Restos en la forma de moléculas de carbono de gran tamaño. Por lo tanto la búsqueda de Curiosity está enfocada en “las moléculas orgánicas que han podido sobrevivir durante miles de millones de años“, dijo Alexander Pavlov del Goddard Space Flight Center de la NASA.

curiosity

El rover Curiosity tiene grandes planes, por algo es el rover de nueva generación de la NASA (Imagen: NASA / JPL-Caltech)

Primera evidencia de la existencia de otras formas de vida

Aunque algunas moléculas pueden resultar de procesos químicos, el vehículo está equipado para encontrar complejas estructuras orgánicas, tales como los encontrados en la Tierra, entonces la cuestión sería mucho menor. Esto representaría “un indicador muy fuerte“, dijo el científico entrevistado por el sitio Life’s Little Mysteries. “Sería como encontrar un bloque de dos toneladas de piedra caliza en el desierto en Egipto y, digamos, mmm… puede haber otras piezas de una estructura aquí en alguna parte“, dijo Seth Shostak del Instituto SETI. Ahora bien, si el Curiosity hizo tal descubrimiento, sería la primera vez en la historia de que se confirma la existencia de otras formas de vida en el Universo.

Ciertamente, lo suficiente para hacer titulares, pero surge una pregunta: ¿qué impacto tendría en la Tierra la noticia del descubrimiento de vida en Marte? Los investigadores entrevistados por Life’s Little Mysteries, sobre si la vida existió en Marte, no pueden excluir la posibilidad de que nosotros mismos seamos marcianos. Una hipótesis soprendente que justifican sin dificultad: que existieran dos planetas habitables uno cerca del otro podría ser una coincidencia, pero también podría ser que uno de los dos planetas hubiera sembrado la vida en el otro. Como ha explicado Pavlov, miles de meteoritos marcianos vagan por el espacio, y pueden colisionar con otros cuerpos celestes. Además, es posible que uno de ellos cargado de esporas chocara contra la Tierra, depositando moléculas que sobrevivieron y evolucionaron durante miles de millones de años.

Por el contrario, también podría ser que algunas partes de nuestro planeta se hubieran “contaminado” por Marte, hipótesis que, sin embargo, parece menos probable, dada la ubicación del planeta y las fuerzas gravitacionales. En ambos casos, el origen común de los marcianos y los terrícolas podría ser demostrado por análisis de ADN. El único problema, ¿por qué necesitamos de Curiosity para descubrir rastros de vida extraterrestre desaparecido… Para Pavlov, es muy posible que los seres vivos hayan “cojeado” en el ambiente inhóspito de Marte en la misma medida que algunos microorganismos terrestres se las arreglan para vivir en condiciones extremas cerca de los volcanes o las superficies heladas.

Sin embargo, podría ser que Curiosity no pueda encontrar organismos marcianos vivos ni muertos, entonces sería difícil de confirmar una posible cercanía, lo que marcaría una diferencia sobre nuestro lugar en el universo. Si la vida hubiera aparecido una sola vez, esto indicaría que es muy rara, pero si hubiera aparecido dos veces en un sistema solar supondríamos “que la vida es en realidad un fenómeno muy común“, dijo el científico.

Un descubrimiento que podría cambiar nuestra forma de ver el mundo

Dada la importancia de este descubrimiento para la ciencia, surge una pregunta: ¿qué impacto tendría este anuncio en la población? De forma sorprendente y por una buena razón, dijo Seth Shostak, “lo hemos experimentado ya“. En 1996, el New York Times sacó en primera página una noticia titulada “Encuentran evidencias en meteoritos que parecen mostrar signos de vida pasada en Marte“, después de que los científicos de la NASA hubieran malinterpretado lo que habían encontrado en un meteorito nacido en Marte. Resultado: “El público estaba interesado, pero no podemos decir que hubo una erupción repentina de la paz mundial o que la gente saliera a las calles, lo que no cambiará nuestro comportamiento cotidiano“, dijo el científico.

Las principales consecuencias tienen, pues, más interés sobre la religión o la filosofía, de acuerdo con Seth Shostak. Además, otro investigador, Haqq-Misra, ex astrobiólogo de la Universidad de Pennsylvania, dijo que si se encuentran rastros de vida en Marte, no encontraremos seres inteligentes marcianos con los que comunicarnos. Además, aunque los microbios marcianos abriría una nueva vía para los científicos y filósofos, el público estaría interesado en el tema un par de días…

Mientras tanto, todavía estamos lejos de ese descubrimiento, Curiosity acaba de iniciar su misión. Los ojos están puestos en el planeta rojo y los misterios que descubrirá el vehículo americano.

Vía

Et si Curiosity trouvait des traces de vie sur Mars?

No hay comentarios