gordos

No estar satisfecho con nuestro peso conduciría a desarrollar malos hábitos, favoreciendo el hecho de aumentar de peso. © colros, Flickr, licencia Creative Commons by sa 2.0

Los alimentos grasos y azucarados preservan el sistema nervioso entérico, también conocido como segundo cerebro, y facilitan la obesidad. Esta patología es un flagelo a nivel internacional que afecta a más de mil millones de personas, sobre todo en los países desarrollados. La población desnutrida, según un informe que la Cruz Roja entregó en septiembre, es menos numerosa

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.