Kerchak | | Ciencia | No hay comentarios

Reptiles: primeros vertebrados terrestres

El hecho de conquistar por completo el medio terrestre supone un enorme avance evolutivo dentro del grupo de los vertebrados y son los reptiles quienes primero lo consi guen. Esta conquista es producto, por un lado de la aparición de un nuevo tipo de fecundación y, por otro, de la adquisición de una serie de membranas en el embrión, que le protegen de la desecación que puede traer consigo su de sarrollo en el ambiente terrestre.

Así como en peces y anfibios la fecundación era externa, es decir, tanto el macho como la hembra expulsaban las células sexuales al medio (agua) y allí se unían, en el caso de los vertebrados terrestres la fecundación debe ser interna. Para ello, el macho desarrolla un órgano copulador que introduce los gametos masculinos en el cuerpo de la hembra, donde se unen a los femeninos, y dan lugar a la célula huevo o embrión.

El otro avance evolutivo viene representado por la aparición de dos membranas embrionarias, alantoides y amnios, que protegen al embrión del ambiente seco que le rodea durante todo su desarrollo.

Además de las membranas mencionadas anteriormente, en los reptiles y las aves el embrión o célula huevo aparece también cubierto por una cáscara externa (a veces caliza) y una delicada membrana interna.

Características generales de los reptiles

Son vertebrados amniotas (con membranas embrionarias) y con las patas muy cortas o sin ellas, por lo que su desplazamiento se realiza “reptando sobre el suelo”. El cuerpo es generalmente alargado, excepto en el caso de las serpientes, que es cilíndrico, y en el de las tortugas, que es corto y deprimido. En cualquier caso, siempre va cubierto de unas escamas, placas o escudos córneos de origen epidérmico. La piel tiene una coloración muy variada, pudiendo en algunas especies cambiarla bruscamente.

La cabeza, que normalmente está separada del tronco por un cuello, lleva una boca muy ancha, generalmente provista de dientes córneos que sirven para sujetar a la presa, pero no para masticar. Poseen una lengua, en ocasiones bífida, y unos ojos protegidos por un párpado superior y otro inferior y por una membrana transparente denominada nictitante.

Las extremidades, cuando aparecen, son cortas y terminadas en dedos con uñas resistentes.

La respiración es exclusivamente pulmonar y la circulación doble e incompleta. El corazón presenta dos aurículas perfectamente separadas y un ventrículo parcialmente tabicado en dos partes, excepto en el caso de cocodrilos y afines, en los que la tabicación es completa y aparecen dos ventrículos.

Los reptiles presentan sexos separados y la fecundación siempre es interna. La reproducción es generalmente ovípara, realizándose la puesta en terrenos húmedos, pero también existen algunas especies ovovivíparas, esto es, en las que los huevos se desarrollan dentro de la hembra y las crías nacen ya formadas.

La alimentación puede ser herbívora o carnívora, existiendo también muchas especies predadoras. Estos animales, generalmente muy longevos, pueden pasar largos períodos en ayunas.

Los reptiles aparecieron durante el período Carbonífero y alcanzaron su máximo desarrollo durante la Era Secundaria. En la actualidad la mayoría de las especies son terrestres, aunque en países cálidos o muy templados también aparecen especies acuáticas. Durante el año pasan por un período de estado latente que coincide con el invierno (invernación) en los países fríos y con el verano (estivación) en los cálidos.

La Clase Reptiles se divide normalmente en cuatro órdenes: Saurios, Ofidios, Quelonios y Crocodilianos.

lagartija

Los Saurios (lagartos, lagartijas, iguanas…)

Se caracterizan por tener el cuerpo alargado, cilíndrico y con dos pares de extremidades (raramente atrofiadas), terminadas en cinco dedos provistos de uñas.

Presentan también un gran poder de regeneración, por el cual las mutilaciones que afecten a la integridad de un órgano y estén provocadas por acciones traumáticas o voluntarias del animal, pueden volver a regenerarse con el tiempo. Este fenómeno resulta muy evidente en la cola de las lagartijas.

Los saurios son en su mayor parte ovíparos y los huevos aparecen protegidos por una cáscara blanda o calcificada. Su alimentación se basa en insectos o gusanos y son animales terrestres, muy comunes en los climas cálidos.

A este grupo pertenecen todos los lagartos y lagartijas, geckos, agamas, escincos, varanos e iguanas.

Los Ofidios (víbora, culebra, cobra…)

Más comúnmente conocidos por el nombre de serpientes, se caracterizan por su cuerpo cilíndrico y alargado, cubierto de esca mas o escudos y sin extremidades. En algunos casos quedan vestigios de las patas posteriores.

Se desplazan mediante movimientos más o menos ondulatorios, apoyándose en los escudos ventrales.

La boca se dilata enormemente debido a que las mandíbulas permanecen unidas por un ligamento elástico. Los dientes son largos, curvados hacia atrás y, en algunas especies, llevan un conducto o canal por el cual se inyecta el veneno en la presa. La lengua es bífida y tiene función táctil y los ojos van protegidos por unos párpados transparentes.

Los ofidios son animales predadores que se alimentan de vertebrados, a los que engullen enteros, realizándose posteriormente, y de una forma muy lenta, la digestión. La forma de atrapar a las presas es muy diversa: algunas especies lo hacen inyectando veneno, mientras que otras matan por estrangulación.

Son ovíparos, aunque hay especies ovovivíparas. Tienen períodos de invernación y estivación y la mayoría viven en países cálidos; algunas especies son dulceacuícolas y otras marinas. Ejemplos representativos de este grupo son la víbora, culebra, boa, pitón, el crótalo o serpiente de cascabel, cobra, mambas y nátrix.

Los Queloníos (tortuga…)

Llamados también tortugas, estos animales se caracterizan por su cuerpo de forma deprimida y cubierto por unos escudos óseos cutáneos, generalmente revestidos por un caparazón de escudos córneos. La cabeza, extremidades y cola pueden retraerse dentro de este caparazón.

La boca no lleva dientes, sino un “pico” de bordes cortantes o dentados, que le sirve para morder. Los ojos están protegidos por párpados y una membrana nictitante.

Se reproducen por huevos que entierran en el suelo y posteriormente cubren con tierra para que el calor del sol los incube. La alimentación es de tipo herbívoro en las especies terrestres y a base de peces y moluscos en las acuáticas.

De lo dicho anteriormente se deduce que los quelonios se distribuyen tanto por el medio terrestre como por el acuático, ya sea marino o dulceacuícola. En estos dos últimos casos, las ex tremidades se transforman en aletas que facilitan la natación. Son más comunes en los países cálidos.

Los Cocodrilianos (cocodrilo, caimán…)

Se caracterizan por su cuerpo alargado cubierto de escudos óseos y córneos, así como por su cola de aspecto comprimido. Llevan siempre cuatro extremidades, terminando las anteriores en cinco dedos, mientras que las posteriores lo hacen en cuatro, que además están unidos por membranas natatorias.

La boca, de enorme tamaño, va provista de dientes cónicos. Los ojos están protegidos por párpados y membrana nictitante y tanto los orificios nasales como los auditivos se cierran mediante válvulas.

Otra característica muy importante, y que diferencia este grupo de los otros reptiles, es que el corazón aparece totalmente compartimentado, llevando la aurícula y el ventrículo derechos sangre venosa y la aurícula y el ventrículo izquierdos sangre arterial.

Todas las especies se reproducen por huevos que, al igual que en el grupo anterior, la madre cubre con tierra para que los incube el calor del sol. Estos animales, robustos y de gran tama ño, viven normalmente en las aguas dulces de las regiones tropicales.

Pertenecen a este orden el cocodrilo africano, el gavial del Ganges, el caimán de América Central y Meridional y el aligator o caimán de América del Norte.

No hay comentarios