Reglas de iluminación para la casa

Es verdad que el gusto no se discute. La iluminación de nuestra casa es un asunto muy personal y debe ser hecha a la medida, no existe una fórmula. Pero, ¿quién no ha caído en el error de utilizar las lámparas led en la sala de estar y no puede ver la televisión porque se deslumbra? ¿O no se ha utilizado lámparas que emiten mucho calor en el cuarto de baño y suda a la hora de maquillarse? Eso sin contar aquella gigantesca factura de la luz a fin de mes.

1. El proyecto de iluminación de una residencia debe tener en cuenta no solo la estética, sino la función de cada entorno y la relación que el residente tendrá con él. La colocación de las luminarias debe ser pensado de acuerdo con la decoración, siempre teniendo en cuenta el aspecto funcional de la habitación. Es importante averiguar el tipo ideal de la lámpara para el efecto de iluminación deseado y el lugar ideal que ella debe tener. Las características del producto se deben satisfacer las necesidades del entorno, no al contrario.

2. En la cocina, es necesario ver con precisión los alimentos. Por lo tanto, lo ideal para este cómodo es utilizar lámparas con gran Índice de Reproducción del Color (IRC). Las lámparas incandescentes (como las halógenas y las dicroicas) son las que tienen mayor IRC.

3. En la sala de estar, el ambiente debe ser agradable y acogedor. Para tener este efecto lo ideal es utilizar lámparas con apariencia de color amarillento. La iluminación enfocada, obtenida con lámparas reflectoras (como las dicroicas), es más sofisticada, pero debe ser usada como precaución ya que puede causar una sensación de confusión, dependiendo de la posición en que se coloca. Ellas también deben estar bien distribuidas porque no distribuyen la luz por el medio ambiente. La mejor opción es utilizar una iluminación más difusa, con luminarias suspendidas.

4. En la habitación, la luz uniforme e indirecta es la que da mejor resultado. Ella puede ser obtenida con lámparas con filtros de acrílico o vidrio foscos. La iluminación tiene que ajustar a las actividades que pueden ser desarrolladas en la habitación – leer, ver televisión, salir, cambiar de ropa. Un recurso que suele ser bastante útil es la regulación o sea, un control de la intensidad de la lámpara.

5. En el despacho, la iluminación debe centrarse en algunos de los puntos en los libros y las estanterías y en la mesa de trabajo. Pero también es necesario trabajar para evitar el reflejo. Las lámparas reflectoras, por ejemplo, pueden incidir sobre la pantalla del ordenador y dejar que el entorno más agotador.

Iluminación moderna en el salón

Iluminación moderna en el salón

6. Si te gusta jugar con diferentes escenas de iluminación, el comedor es el mejor lugar. Dependiendo del clima deseado – un almuerzo en familia, una cena para dos, una recepción para los amigos – la iluminación puede ser modificada. Algunas de las opciones de escena son: dos focos de luz en la parte superior de la mesa viniendo del techo, que crean un ambiente más íntimo y dejan el resto de la casa, en la penumbra; luz difusa sobre la mesa, que deja el medio ambiente iluminado como un todo; espejo para crear una iluminación indirecta y más acogedora, ideal para un almuerzo de familia; o una lámpara colgante central, que podría tener un regulador para controlar la intensidad de la luz de acuerdo con la necesidad.

7. El cuarto de baño es el cuarto donde más se cometen errores de iluminación. La regla básica es: iluminación uniforme e intensa, principalmente en la encimera del lavabo. Las lámparas reflectoras deben evitarse a toda costa porque crean sombras en la cara y en perjuicio de las mujeres a la hora de aplicar el maquillaje y los hombres cuando hacen la barba. Para el cuarto de baño se indican luminarias con acrílico lechoso, cristal lechoso o lámparas difusoras, como la fluorescente. La luz de camerino, que algunos usan en el cuarto de baño también es bastante perjudicial para la apariencia, ya que crea sombras, y las lámparas son muy calientes, haciendo que el usuario del espejo sudar con facilidad. (esta iluminación se usa sólo en el camerino para el artista simular la visión que el público tendrá de él: con luces en foco).

8. Es importante pensar en la cantidad de luz que realmente necesaria en cada habitación. Muy diseños exageran la cantidad de bombillas que, muchas veces, se centran en espacios que no necesitan tanta luz y dejan oscuros lugares que deberían ser más claros. En el jardín, por ejemplo, es común ver que las lámparas de 300 vatios siendo utilizadas en varios puntos de luz. Ellas son innecesarias. Lámparas con 70 vatios de potencia darían un efecto muy similar con una enorme ahorro de energía.

9. El color de las paredes de la habitación debe ser tomada en cuenta para elegir la mejor forma de iluminarlas. En el caso de paredes más oscuras que absorben más luz, el medio ambiente necesita de lámparas con mayor intensidad. La apariencia del color de la lámpara también se debe tomar en cuenta: si es amarilla e incidir sobre una pared azul, puede dejarla verde y el usuario pierde el efecto de color que quería cuando eligió la tinta. Si el habitante de optar por pinturas, tintas de colores más claros, se puede jugar con filtros de colores sobre las lámparas y producir efectos de color con mayor versatilidad.

10. Toda lámpara emite calor, unas más y otras menos. Es importante, a la hora de la elección de la lámpara, tomar en cuenta su emisión de calor. Las lámparas incandescentes son las que más emiten calor – puso justo encima de un sillón para ver la televisión o en la playa harán cualquiera de sudar. Es bueno recordar que, cuando más eficiente de la lámpara, menos calor se emite – y más el usuario ahorra en la factura de luz.

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies