Vengadores, Avatar… ¿Qué película presenta la mayor aberración científica?

El Festival de Cine de Cannes acaba de comenzar. En Kerchak nos hemos decidido a dar el premio a la peor aberración científica en algunas de las mejores películas de ciencia ficción estrenadas en los últimos veinte años: Capitán América, Los Vengadores, Thor, Avatar o Ghost in the Shell

Los Vengadores

Vengadores superó los mil millones de dólares en ingresos en todo el mundo y sigue los pasos de Avatar. © Marvel

Antes de echarnos a los leones nos gustaría que tengáis claro que no es nuestra intención de menospreciar estas películas simplemente porque contengan posibilidades científicas. No está prohibido soñar con transgredir las leyes de la física. Hay muchos guiños a la ciencia moderna en estas películas y somos conscientes de que muchos científicos son fans de las películas de ciencia ficción y los cómic. Nuestra intención es, por tanto, invitaros a disfrutar de un breve ejercicio de pensamiento crítico que esperamos que sea entretenido en el mejor de los casos.

1. Capitán América

Un trailer de Captain America: The First Avenger. © Paramount Pictures, Marvel Studios YouTube

En Capitán América la ciencia de los años cuarenta se supone que es lo suficientemente avanzada, al menos para algunos genios de la bioquímica y biofísica en una época en la que se ignoraba la estructura del ADN, para permitir el desarrollo de un suero que posibilitará un funcionamiento de las células humanas por encima de lo natural. La realidad es que se siguen buscando esas “drogas inteligentes”, capaces de mejorar las capacidades físicas y cognitivas, sin efectos secundarios. Existirán tal vez un día, pero los efectos combinados del suero del súper soldado con los misteriosos rayos vita sobre el frágil Roger Steve parecen desafiar la física básica. De hecho, en cuestión de minutos, se somete a un tratamiento que cambia de forma significativa su estatura. Un gran volumen de materia que parece ser, literalmente, aparecida de la nada con una tasa de crecimiento de las células poco realista.

2. Iron Man

Iron Man, el tráiler. © Jon Favreau / Super Beri, YouTube

A pesar de loables esfuerzos para hacer un Iron Man y Iron Man 2 muy realista (el uso del diseño asistido por ordenador para lograr rápidamente una armadura de alta tecnología, la referencia implícita a los míticos reactores de fusión fría sobre la base de paladio), podemos señalar al menos dos imposibilidades científicas en la excelente película de Jon Favreau. Cuando Tony Stark cae desde una altura impresionante, su armadura se suponía que le protegía por completo del impacto en el terreno, pero la energía del impacto en gran medida pasaría a través del metal, matando al portador de la armadura. Otro problema, ¿de dónde viene la materia que convertida en gas es expulsada por los propulsores de la armadura?

3. Thor

Un trailer de la película de Thor. © cinecomics-YouTube

Los guionistas de la película Thor han reinterpretado los cómics de la década de los sesenta creados por Stan Lee y Jack Kirby, al sugerir que los poderes del dios del trueno y su compañero asgardiano no tienen nada mágico en el sentido de la mitología nórdica. La película se basa enteramente en una de las tres famosas leyes de Arthur Clarke, que establece: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia“.

Esto está explícitamente claro en la película cuando los personajes sin llegar a citar la ley de Clarke, cuando Thor dice que viene de un mundo donde la ciencia y la magia son uno. Las figuras mitológicas asgardianas y otros personajes son representantes de civilizaciones extraterrestres ultra avanzadas, después de haber cambiado sus mundos y sus cuerpos para que detentan el poder divino.

El puente del arco iris, llamado Bifrost en la película no es en absoluto un puente mágico entre los mundos, sino más bien un agujero de gusano transitable como también piensa Jane Foster. El famoso martillo Mjolnir, la fuente de poder de Thor, parece generar fuertes campos magnéticos en la película y su peso es tan alto que sólo alguien con una fuerza sobrehumana puede levantarlo. Una frase de Odín en la película es la clave, el componente de metal se presenta como procedente de una estrella muerta. Uno piensa de inmediato que proviene de la corteza de hierro hiperdensa de una estrella de neutrones que tendría un fuerte campo magnético.

Sin embargo, en realidad, la apertura de un agujero de gusano transitable requeriría más energía que la que el Sol libera durante millones de años, y la extraordinaria densidad de la materia en una estrella de neutrones es posible sólo por el intenso campo gravitatorio de este cadáver estelar. No vemos cómo una civilización, por muy avanzada que esté, podría escapar de las limitaciones de la física.

Otro de los componentes menos evidente, pero sugerido por las imágenes de la formación de la armadura de Thor por el montaje de elementos que surgen de la nada: el dominio de la nanotecnología por parte de los asgardianos. Nos gustaría ver un encuentro de nanobots extraen de la materia todo lo que es necesario para formar, átomo por átomo la armadura de Thor, dándole fuerza e invulnerabilidad de la cual parece disfrutar.

4. Los Vengadores

Tráiler de Los Vengadores. © marvelfr-YouTube

Hay varias referencias a la física y la astrofísica moderna en esta película recientemente estrenada, Vengadores. Temprano en la película hablan de la energía oscura y del Cubo Cósmico parece una manera de controlar a voluntad la apertura de un agujero de gusano, los pasajes entre mundos ajenos y, tal vez universos paralelos. Se sabe que la energía oscura podría estar relacionada con la presencia de fluctuaciones de energía de los campos cuánticos de fuerza y ​​la materia, o la de uno o más campos escalares que se cree que mantenga abierto un agujero de gusano por el que es transitable.

Además, esta energía de vacío puede ser objeto de explotación en ciertas teorías especulativas, lo que significa que, como en la película, podría proporcionar una variedad de sistemas de tecnología y una fuente de energía inagotable independiente desde todas partes del universo. Pero, de nuevo, como ocurre en la película de Thor, que también aparece en Los Vengadores, no está claro cómo es que alguna vez sería posible tener una fuente de energía que supera con creces la del Sol a escala humana.

Más realista: la referencia a la superconductividad de los motores que permiten al impresionante helipuerto del Shield volar en el aire. Los proyectos de vehículos con un rendimiento excepcional, como un Maglev que hace la distancia de Kiev a Pekin en unas pocas horas o turboreactores ecológicos con superconductores han sido ya propuestos.

Cuando opera en modo sigiloso, la nave de Shield puede llegar a ser invisible. Con las propiedades de los metamateriales modernos, sabemos que estos dispositivos de invisibilidad están, probablemente, a nuestro alcance.

5. Ghost in the Shell

Hablamos ahora de la película de culto de Mamoru Oshii, Ghost in the Shell. Alrededor del año 2030, cuerpos cibernéticos sofisticados permiten la supervivencia de los cerebros humanos y un mejor acceso al mundo web, incluso más omnipresente. La película explora las preguntas sobre la naturaleza humana, la relación entre mente y materia. © y4ndexx-YouTube

Detrás de Capitán América, Thor y los Vengadores se incluye implícitamente una búsqueda antigua de la humanidad, ya que se encuentra ya al menos en el Discurso del Método de Descartes: el de la inmortalidad y la mejora ilimitada de la condición humana, desarrollado para trascender, utilizando la ciencia y la tecnología. Heredero de Descartes y de alguna manera, incluso los humanistas del Renacimiento, esta búsqueda le da un nuevo impulso hoy como parte de diversos movimientos y los llamados transhumanistas que promueven el concepto de singularidad tecnológica popularizada por Ray Kursweil.

Paradójicamente poco conocidas en España, estas corrientes de pensamiento tienen fuerza en los países anglosajones, donde son objeto de conferencias y proyectos que involucran a individuos del calibre de Peter Diamandis (que quiere explotar los asteroides con James Cameron) o Stephen Wofram. Ahora vemos que emergen con fuerza en Rusia, que no es de extrañar, dada la existencia del cosmismo ruso han influido fuertemente en el pionero de la astronáutica rusa Konstantin Tsiolkovsky y el geoquímico Vladimir Vernadsky. Por lo general atribuidos a la paternidad éste, más o menos compartida con el concepto de noosfera de Teilhard de Chardin se menciona a menudo cuando se habla de la World Wide Web e Internet.

Recientemente lanzado por Dmitry Itsko, 2045 Rusia, el movimiento parece ser, por supuesto, un nuevo avatar del Cosmismo ruso, pero es muy sospechoso que Itsko proponga nada menos que hacer realidad los sueños del célebre manga japonés Ghost in the Shell.

Rusia 2045 (que se refiere a la última fecha propuesta por Ray Kursweil para el advenimiento de la singularidad tecnológica) pretende en efecto canalizar antes de esta fecha la creación de un cuerpo cibernético en el que se puede implementar un cerebro humano y en el que se descarga de la conciencia en un sistema informático, los avatares. El nuevo vídeo promocional de Rusia 2045 repite los conceptos y cronología de Ghost in the Shell. Pero da claramente la impresión de nadar en el tema de ciencia ficción con previsiones demasiado optimistas a corto plazo y tal vez poco realistas. Pero bueno, ya sólo nos queda esperar unas cuantas décadas…

6. Avatar

Avatar, la película La estética de esta película es evidente, pero algunas escenas tienen algo de deja-vu. Su exotismo es pura imaginación, ¿donde está arraigado el conocimiento científico? El sistema planetario de Pandora particular, ¿es posible? Su fauna, la flora, sus maravillas geológicas, ¿son creíbles? © CEASaclay-YouTube

Dado que sabemos que los exoplanetas en la zona habitable existen por miles de millones en la Vía Láctea, la película de James Cameron, Avatar, se ha convertido en algo aún más plausible. La posibilidad de encontrar un planeta donde la vida podría desarrollarse a unas pocas decenas de años luz de la Tierra probablemente no es una utopía, incluso si puede ser, como en Avatar, una exoluna en órbita alrededor de un gigante de gas. Pandora se supone que está a menos de 5 años luz de la Tierra, es decir, alrededor de Alpha Centauri. En esta exoluna existe un mineral que, por casualidad, pasa a tener exactamente la estructura físico-química para exhibir la superconductividad a temperatura ambiente. El mundo de Pandora parece estar basado en conocimientos científicos sólidos de muchas maneras como explica Roland Lehoucq, astrofísico de la Comisión de Energía Atómica de Saclay, en el vídeo de arriba. El investigador ya había discutido la veracidad de la física de la Guerra de las Galaxias.

Al igual que con el proyecto de Rusia 2045 que habla de avatares controlables por el cerebro humano e incluso descargar la conciencia de una persona en otro cuerpo, es difícil de tomar muy en serio estas ideas. ¿Qué podría pensar Alan Turing si levantara la cabeza? Tal vez vamos a tener sorpresas, si las especulaciones sobre la biología cuántica y su relación con la naturaleza de la conciencia contienen un gran elemento de verdad.

Iron Man

Uno de los Vengadores más emblemáticos y quizás también más realistas en términos de tecnología es Iron Man. © Marvel

Más información

Russia 2045: will the Singularity be launched in Russia?

No hay comentario