sin comentarios

¿Qué es la homeostasis?

La homeostasis es el proceso por el cual un organismo mantiene constantes las condiciones internas necesarias para la vida. El término se aplica al conjunto de procesos que previenen variaciones en la fisiología de un organismo.

En los seres vivos, la homeostasis significa el consumo de energía necesario para mantener una posición en un equilibrio dinámico, o sea, a pesar de que las condiciones externas están continuamente sujetas a cambios, los mecanismos homeostáticos aseguran que los efectos de estos cambios sobre los organismos sean los mínimos.

En el hombre y en otros mamíferos, la homeostasis se produce tanto en las células aisladas, como las integradas en los fluidos corporales, tejidos y órganos. Hay un constante intercambio de moléculas entre la sangre y el líquido extracelular que rodea a cada célula.

La capacidad de sostener la vida depende de la constancia de los fluidos del cuerpo humano y puede ser afectada por diversos factores, como:

  • Temperatura;
  • La salinidad;
  • pH.
  • Concentraciones de nutrientes, como la glucosa, de gases como el oxígeno y de los residuos, como el dióxido de carbono y urea.
Imagen homeostasis

Imagen homeostasis

Si estos factores están en desequilibrio, pueden afectar la ocurrencia de reacciones químicas esenciales para el mantenimiento del cuerpo vivo. Por eso es necesario mantener todos estos factores dentro de los límites deseables para mantener los mecanismos fisiológicos.

La composición estable de la sangre es lo que hace posible el mantenimiento de la invariabilidad del líquido extracelular, mientras que la composición constante del líquido protege cada célula de los cambios que se producen en el medio externo.

El aparato circulatorio es esencial para el mantenimiento de la homeostasis, que ofrece metabolitos en los tejidos y elimina los productos no utilizados, además de actuar en la regulación de la temperatura y en el sistema inmunológico.

Aun así, los niveles de sustancias en la sangre dependen del control de otros órganos:

  • El aparato respiratorio y el sistema nervioso: regulan el nivel de dióxido de carbono;
  • Hígado y páncreas: controlan la producción, el consumo y las reservas de glucosa;
  • Riñones: responsables de la concentración de hidrógeno, sodio, potasio e iones fosfato;
  • Glándulas endocrinas: controlan los niveles de hormonas en la sangre;
  • Hipotálamo: recibe información del cerebro, el sistema nervioso y endocrino, siendo que la integración de todos estos signos hace posible el control de la termorregulación, el equilibrio de la energía y la regulación de los fluidos corporales, que influyen en el comportamiento (sensación de hambre, por ejemplo) y externaliza las sensaciones de los sistemas endocrino y nervioso.

Homeostasis Térmica

Algunos de los mecanismos que el cuerpo humano utiliza para mantener su temperatura constante (homeostasis térmica):

  • Temblor de los músculos esqueléticos para producir calor cuando la temperatura del cuerpo es muy baja;
  • El sudor que se evapora y enfría el cuerpo cuando la temperatura es muy alta;
  • El Metabolismo de la grasa.

Homeostasis Química

Algunos de los mecanismos utilizados por el cuerpo humano para mantener el equilibrio químico (homeostasis química):

  • El páncreas produce la insulina y el glucagón para regular los niveles de glucosa en sangre (glucemia);
  • Los pulmones absorben el oxígeno (O2) y eliminar el dióxido de carbono (CO2);
  • Riñones excretam urea y regulan las concentraciones de agua y iones.

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.