“Puerta al infierno” en Siberia descubre bosques antiguos

No es ningún secreto que el permafrost de Siberia ha disminuido mucho últimamente.

Las condiciones varían tanto que enormes agujeros están apareciendo de la nada y, en algunos lugares, la tundra está creado literalmente burbujas debajo de los pies de las personas. No paran de surgir cráteres gigantes en Siberia
Ahora, una nueva investigación ha revelado que una de las mayores cráteres de la región, conocida por el pueblo Yakutian, nativo de la región, como la “puerta al inframundo”, está creciendo tan rápidamente que está descubriendo los antiguos bosques y cuerpos de más de 200.000 años.

El cráter Batagaika es un “termocarste”, un tipo de suelo que se caracteriza por superficies muy irregulares llenas de cavidades aluviales formadas por el derretimiento del permafrost rico en hielo.

Muchos de estos agujeros han aparecido por toda la Siberia en los últimos años, pero los investigadores creen que Batagaika podría ser algún tipo de anomalía.

Ubicada a unos 660 km al noreste de la capital siberiana de Yakutsk, no sólo el cráter ya es el mayor de todo tipo, con casi 1 km de longitud y 86 metros de profundidad, como es cada vez mayor.

Crecimiento continuo

Una investigación presentada el año pasado por Frank Günther del Instituto Alfred Wegener en Alemania reveló que la cabeza del cráter creció en un promedio de 10 metros por año durante la última década de observaciones.

En los años más cálidos, el crecimiento fue de hasta 30 metros por año.

El equipo de estudio también sospecha que la pared lateral del cráter llegará a un valle vecino en los próximos meses, a medida que las temperaturas se calientan en el Hemisferio Norte, lo que podría llevar a un colapso aún mayor de la tierra.

Descubrimientos en el cráter de Siberia

Descubrimientos en el cráter de Siberia

Ciclo de calentamiento

Esto es una mala noticia para los cambios climáticos. La formación del cráter comenzó después de que un gran pedazo de la selva hubiese sido deforestado en la década de los 60.

Como el suelo no estaba a la sombra en los calurosos meses de verano, se calentó más rápidamente que en el pasado, haciendo que el permafrost desfallecer y el suelo colapsasse. Grandes inundaciones en 2008 se agudizaron el derretimiento y contribuyeron a aumentar el tamaño del cráter.

La inestabilidad de la región no es sólo peligrosa a nivel local. También hay preocupación de que, según el agujero cada vez más grande, acabe exponiendo mucho carbono almacenado allí por miles de años.

“Las estimaciones globales de carbono almacenado en el permafrost son similares, con la cantidad de carbono que se encuentra en la atmósfera”, dijo Günther a la BBC. Si el cráter continuara con este proceso, estos gases de efecto invernadero pueden ser liberados, provocando más de calentamiento.

200.000 años de datos climáticos

Hay, por lo menos, una parte buena en medio de tanta noticia aterradora.

Un estudio publicado este mes en la revista Quaternary Research por investigadores de la Universidad de Sussex, (Reino Unido) mostró que las capas expuestas por el cráter pueden revelar 200.000 años de datos climáticos.

Además de los restos conservados de los bosques enterrados hace mucho tiempo, antiguas muestras de polen y hasta los restos congelados de un buey almizclado, un mamut y un caballo de 4.400 años de edad aparecieron con el colapso de la tierra.

El sedimento expuesto puede ser útil para entender cómo el clima de Siberia ha cambiado en el pasado, y para predecir cómo va a cambiar en el futuro.

Mientras que la mayor parte del planeta ha pasado por períodos de enfriamiento y calefacción en los últimos 200.000 años, la historia del clima de la Tundra es bastante desconocida.

La última vez que la región ha visto este tipo de caída de hielo fue de 10.000 años atrás, cuando la Tierra entró en transición después de la última Edad de Hielo.

Hoy en día, los niveles de gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera son mucho más grandes de lo que eran en la época – 400 partes por millón de CO2, en comparación con 280 partes por millón cuando la última Edad de Hielo terminó.

“El lugar de Batagaika contiene una secuencia notablemente gruesa de depósitos de permafrost, que incluyen dos capas ricas en madera interpretadas como capas de bosque que indican climas pasados tan frías o más calientes que el de hoy”, dijo el investigador Julian Murton a la Placa base el año pasado.

Si los investigadores pueden utilizar esta información para entender exactamente lo que sucedió a Siberia en la última vez que el permafrost se derrite, podemos prepararnos mejor para cuando eso suceda de nuevo.

Sin embargo, se necesita realizar aún más investigación al respecto: las fechas exactas de los sedimentos que fueron expuestos en el cráter aún no son conocidas. Los científicos planean perforar la región para obtener muestras y tener una idea más precisa de lo que sucedió en el pasado.

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies