Primer tren que funciona con energía solar

El pasado lunes, 6 de junio, el primer tren que funciona con energía solar ha recorrido 25 kilómetros en Bélgica. Gracias a la instalación de 16.000 paneles solares (con un coste de 15,7 millones de euros) el tren pudo comenzar su modesto, es cierto, pero viaje prometedor.

¿Han puesto en marcha el tren del futuro? Sin duda es un primer paso hacia una línea de ferrocarril más respetuosa con el medio ambiente. Una superficie de 50.000 m2 de paneles fotovoltaicos que desarrollan 3.300 MWh (el consumo de 950 familias o el equivalente al consumo de un día de tráfico ferroviario en Bélgica), cantidad suficiente para hacer funcionar cuatro mil trenes normales o de alta velocidad.

No, las placas solares no están instalados en los vagones. Un puente, construido originalmente para detener la caída de árboles en la pista, fue reciclado para colocar los paneles. La electricidad también se utiliza para la calefacción y la iluminación interior de los trenes y las señales externas.


Los 16.000 paneles se han instalado en un puente construido originalmente para que la caída de árboles no fuera un obstáculo para la ruta del ferrocarril. © SPS2900, YouTube

Este proyecto, que aún costará 15,7 millones de euros conecta Amberes con Amsterdam en una línea de alta velocidad y puede ser el primer trayecto de una línea de mayor recorrido. Según Enfinity, la compañía detrás del concepto, el uso de estos paneles debe reducir la huella de carbono producida por los trenes y evitar la liberación de 47,3 millones de kilos de CO2 a la atmósfera en veinte años. Un esfuerzo que merece la pena.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *