Prehistoria

Tradicionalmente se ha venido estudiando la Prehistoria como un capítulo aparte de la Historia, considerando como tal la aparición del texto escrito.

Las ciencias en las que se basa la Prehistoria -Etnología, Arqueología, etcétera- han contribuido a aumentar la separación entre ambas. Sin embargo, actualmente se tiende a hacer desaparecer esta distinción, ya que a través de los restos arqueológicos y los vestigios prehistóricos puede reconstruirse la Historia de una época igual o mejor, que mediante textos escritos, ya que éstos pueden haber sido falseados o escritos intencionadamente.

esquema prehistoria

Esquema de las diferentes etapas de la prehistoria

División de la Prehistoria

Edad de Piedra:
– Paleolítico
1. Inferior
2. Medio
3. Superior
– Mesolítico (Epipaleolítico)
– Neolítico
* Calcolítico
Edad de los Metales:
1. Edad del Bronce
2. Edad del Hierro

Prehistoria. Paleolítico Inferior

Es un largo período de grandes caminos climáticos. El hombre del Paleolítico Inferior vive una época de glaciaciones -Gunz, Mindel, Risa y Wurm- separadas por tres fases interglaciares. Ello lleva consigo bruscas transformaciones de fauna, flora y formas de vida.

El hombre que habitaba la Tierra en esta etapa tenía rasgos antropoides, y sufriría evoluciones hasta la aparición del Homo Sapiens. Es el grupo de los Australopitecus, cercano por sus rasgos al chimpancé. Se han hallado restos de estos hombres en Africa Oriental (Etiopía, el Chad, etc.).

El siguiente paso en la evolución humana es el Pitecanthropus erectus, descendiente directo del anterior, con mayor capacidad craneana y más cercano al Homo. Desarrolla un lenguaje, tiene una organización social y división del trabajo.

Fue descubierto en Java, y posteriormente en Africa Oriental y Orán. La industria que desarrolla es la Pebble Culture o cultura de los cantos trabajados, de la que se han encontrado restos en el Valle del Omo. Más adelante, en la glaciación Günz, aparece el Abbevillense o Chelense, industria que se caracteriza por bifaces irregulares de aristas sinuosas y que daría paso a otra más perfeccionada, la Achelense, que podemos dividir en tres fases: Achelense inferior, que coincide con un período cálido entre las glaciaciones Mindel y Risa, de grandes lascas. El Achelense Medio, en donde se perfeccionan los bifaces y un Achelense Superior, entre las glaciaciones Risa y Würm, con bifaces retocados y simétricos, conocidos con el nombre de técnica Levalloisiense.

Otras industrias paleolíticas son la Clactoniense y Tayaciense o dominio de las lascas, como los Choppingtools o cuchillas, del sudeste de Asia.

Prehistoria. Paleolítico Medio o Musteriense

Es una etapa con un cuadro cultural bastante uniforme. Coincide con la aparición del hombre de Nearlderthal, que se extiende por Europa, Africa y Asia y es el responsable de la cultura musteriense, en la que se tiende a una reducción del tamaño de las piezas.

La cultura musteriense es bastante compleja, existiendo tres variantes típicas:
Musteriense de tradición achelense, con bifaces y cuchillos.
Musteriense típico: su objeto más característico da nombre a la cultura: punta musteriense.
Charetiense, en el que se distinguen dos industrias: la de tipo Quina, con raederas de retoque escamoso y la de tipo Ferrassie, de afiladas lascas y un alto índice de técnica Levalloi.

Se han hallado restos musterienses en Gibraltar, al sur de Francia, sudeste de Asia, Turkestán, Palestina y Africa Oriental y meridional, mientras que los hallazgos del hombre de Neanderthal se descubrieron en Gibraltar en 1848 y en Alemania en 1856.

El hombre es cazador, pescador y recolector y comienza a dominar el medio. Especializa sus útiles y practica el culto a los muertos, como lo demuestran los enterramientos en los que se deposita el ajuar del enterrado.

Prehistoria. Paleolítico Superior

A mediados de la última glaciación se produce un cambio vital para la Historia: una raza de raíz oriental se mezcla con la población europea, el hombre de Cro-Magnon. Este hombre trabajador del sílex, produce cuchillos, puntas, buriles, azagayas, etc.

Durante esta etapa destaca una gran variedad cultural:
– Chatelperroniense o Perigordiense, de retoque abrupto, enlazando con la tradición.
– Gravetiense, cuya pieza más característica es la punta de La Gravette.
– Auriñaciense, en la que se trabaja preferentemente el hueso, con retoque escamoso y abundante en raspadores y azagayas.
– Solutrense, con hojas de retoque plano. Se extendió a América.
– Magdaleniense, se abandona el sílex, prefiriéndose el hueso y el asta. Se fabrican punzones, azagayas, arpones, bastones de mando, etc. Paralelamente al Magdaleniense europeo, el norte de Africa se halla todavía en pleno

Musteriense.
En esta época, el hombre, de gran capacidad intelectual, crea la primera manifestación artística de la Historia. Es el Arte Mueble o arte de pequeños objetos, ejecutado en piedra o hueso, y desarrollado durante el Auriñaciense.

Sus representaciones van desde útiles de uso cotidiano a otros elementos simplemente decorativos o motivos con función desconocida. A esta etapa pertenecen las estatuillas de Venus, relacionadas con la idea de la fertilidad y que se extienden por toda Europa hasta Siberia. Todas ellas tienen características comunes: no poseen rasgos en la cara, las extremidades son pequeñas y los órganos reproductores están muy desarrollados: Venus de Les pugne, Düsseldord, etc.

En el Magdaleniense la pintura y el grabado conocen su máximo apogeo, extendiéndose por el suroeste francés y norte español, además de diversos puntos del occidente europeo, ciertas regiones mediterráneas, Rusia y Siberia. Las más representativas son las de la cuenca franco-cantábrica: Alta mira, Font de Gaume, Lascaux, Niaux, etc. En Asia las hallamos de la India a Siberia e Indonesia. En Africa se reparten desde el Sahara al Africa austral: Nubia, Tanzania, etc.

Las representaciones son de figuras aisladas y polícromas, grandes y sin composiciones. Los temas son animales y signos, pero también hay contornos de manos y pies, en positivo y negativo.

En la zona del Levante español, las figuras son pequeñas, monocromas, esquemáticas y frecuentemente forman composiciones y grupos: La Cueva de Alpera, la Cueva de la Araña, Gasulla, etc.

A juzgar por los yacimientos hallados, el hombre del Paleolítico Superior, vive en cuevas, en contraposición al del Paleolítico Inferior, que lo hacía al aire libre. Su economía sigue siendo recolectora y depredadora y sus enterramientos evidencian sus creencias en una vida inmaterial.

Prehistoria. Epipaleolítico o Mesolítico

Es una etapa intermedia entre el Paleolítico y el Neolítico. Enlaza directamente con las culturas de la Edad de Piedra y aún hoy, se conserva en tribus de pigmeos africanos.

Su industria más representativa es el Aziliense, derivada del Magdaleniense final, que tiende a la reducción de las figuras y se extiende por el Sur de Francia y Norte de la Península Ibérica, Australia, América, Africa y Oceanía. Se produce un cierto decaimiento del arte mobiliar.

pintura rupestre

Neolílico

El comienzo del Neolítico viene marcado por una forma nueva de tratar la piedra: a la simple talla paleolítica se añade ahora el pulimento y aparece la cerámica. El hombre pasa de ser recolector de frutos silvestres y depredador, a agricultor y ganadero, se sedentariza y practica el pastoreo. Todo ello, ha sido denomi nado por algunos autores como la Revolución Neolítica, aunque ciertamente no deba calificarse así puesto que es un largo proceso evolutivo.

Los primeros focos neolíticos los encontramos en la Alta Mesopotamia, el Valle del Nilo, Anatolia, Jarno y Jericó, siendo muy discutida la primera aparición de esta cultura. Lo verdaderamente seguro es que no nació en Europa, sino que ésta lo importó de Asia.

La religión neolítica es una adaptación de la magia del Paleolítico a las nuevas sociedades agrícolas, apareciendo cultos que relacionan la tierra y la fertilidad con divinidades femeninas.

El arte se halla muy relacionado con la religión, como lo demuestran las figurillas de piedra o barro cocido, que hacen referencia a la fecundidad, o su extraordinaria arquitectura, intrínseca mente ligada al culto de los muertos y que debido a sus magníficas proporciones, se ha denominado megalítica. Los megalitos más destacables son: dólmenes, formados por piedras verticales que sirven de apoyo a una gran losa horizontal; los menhires o monolitos sin labrar y los cromlechs o menhires agrupados en círculos o hileras.

En el cuarto milenio, la arquitectura megalítica llega al Levante, donde se erigen fabulosos enterramientos, como los de la cueva de Menga, en Antequera. Aparecen otros tipos de arte menor. El más representativo es el Vaso Campaniforme, con un probable origen en el valle del Guadalquivir y que se extendió por toda Europa a mediados del tercer milenio.

La vida sedentaria del Neolítico exige la creación de casas. surgiendo así los primeros poblados. La vida urbana más antigua que se conoce aparece en la meseta del Asia Menor, y su centro más destacado es el de Catal Uyük. Desde aquí se exportó el urbanismo a toda Europa: la región ártico-báltica, la cuenca del Danubio y las estepas rusas.

Edad de los Metales. Edad del Bronce

El inicio de la metalurgia supone el fin de la Prehistoria y el comienzo de la Protohistoria. La Edad del Bronce abarca del año 3500 al año 1000 a. C. y procede del Este de Anatolia y de algunas zonas de los Balcanes.

La metalurgia ocasionará cambios sociales, ya que exige una especialización y una distribución de los productos elaborados, lo que favorece un incipiente comercio. La piedra va siendo sustituida progresivamente por el cobre puro, el oro, y posteriormente una aleación de cobre y estaño, que originará el Bronce, metal de mayor dureza.

En una primera etapa -durante el Calcolítico- el uso de la piedra y el cobre se desarrolla por todo el Mediterráneo. La industria del Bronce forma diversos círculos culturales. Así, en Centroeuropa, se distinguen los preceltas, los germanos, etcétera. En España, zona de paso, se desarrolló la cultura de El Argar. Además, desde Europa, la industria del Bronce pasó a Asia Menor, la India, el Cáucaso. etc.

En el Mediterráneo insular tiene lugar el nacimiento de una arquitectura ciclópea que florecerá especialmente en Malta, Cerdeña y las Baleares.

Prehistoria. Edad del Hierro

La cultura del Hierro, situada ya en plena Historia, comienza alrededor del año 1000 y tuvo su origen en Occidente. Los movimientos de pueblos dorios acaban con la cultura micénica. Es la etapa en que los ítalos se asientan en Italia, los etruscos en Toscana y los celtas van desde Centroeuropa a la Galia.

Los pueblos celtas van a ser los portadores de dos culturas: la de Hallstatt y la de La Tène.

En España florece el imperio de Tartessos que comercia con los fenicios, y con ellos, la cultura ibérica entra en contacto con la helénica. Europa se halla ya en plena Historia.

No hay comentarios