Fanerógamas: Plantas con flores y semillas

Las fanerógamas o plantas con flores son cormofitas, es decir, vegetales formadas por tallos, raíces y hojas verdaderos, recorridos por unos tejidos conductores perfectamente desarrollados y con semillas como productos resultantes de la reproducción sexual.

Si el gameto femenino u óvulo no se encuentra protegido por alguna estructura especial, las plantas se denominan gimnospermas. Si, por el contrario, el óvulo está protegido por unas hojas carpelares especiales, las plantas se agrupan bajo la denominación de angiospermas.

Caracteres generales de fanerógamas

La fase gametofítica reduce muchísimo su tamaño y en las especies más evolucionadas se convierte en parásito, nutritivamente hablando, de la fase esporofítica. El esporofito abarca toda la planta y se sigue diferenciando en raíz, tallo. ramas y hojas, cada uno de ellos con sus tejidos perfectamente constituidos.

Estableciendo correspondencias con los órganos reproductores de los helechos, los de estas plantas se denominan de la siguiente forma: los microsporófilos son los estambres, los microsporangios los sacos polínicos y las microsporas, los granos de polen; los macrosporófilos son las hojas carpelares o pistilo, el macrosporangio es la parte interna del óvulo o nucela y la macrospora es una célula de la nucela que por división origina el saco embrionario.

La fecundación en este tipo de plantas ya no depende de la presencia de agua en el ambiente, lo cual es un rasgo de mayor evolución. En las gimnospermas esta fecundación es más sencilla, ya que el óvulo no se encuentra protegido por cubiertas de ningún tipo, mientras que en las angiospermas el grano de polen tiene que originar un tubo polínico para llegar hasta el óvulo y fecundarlo. Tanto en uno como en otro caso, el embrión se alimenta de un tejido de reserva que contiene el óvulo y al madurar va endureciendo los tegumentos dando lugar a la semilla. Al mis mo tiempo, el ovario y el pistilo se convierten en fruto.

Las flores

Las flores constituyen en este tipo de plantas los órganos encargados de la reproducción sexual. Estas flores están siempre compuestas por una serie de piezas florales estériles que constituyen el perianto y por unas piezas fértiles que son los sacos polínicos (masculinos) y los primordios seminales u óvulos (femeninos).

En un principio, estas flores son unisexuales, esto es, sólo llevan órganos reproductores masculinos o femeninos; más tarde aparecen las flores hermafroditas, que ya cuentan con unos y otros en la misma estructura. Si las flores masculinas y femeninas aparecen sobre la misma planta, la especie se denomina monoica; si las flores masculinas y femeninas aparecen siempre sobre distintos pies de planta, la especie se denomina dioica.

La polinización

Se denomina así el fenómeno por el cual los granos de polen son transportados hasta el estigma de la misma o de distinta flor. En el primer caso se denomina autogamia y en el segundo alogamia. Los métodos más comunes para la polinización son:

* Anemofilia: Es el transporte de los granos de polen por medio del viento. La poca precisión de este sistema se compensa produciendo grandes cantidades de polen.
* Zoofilia: Es el transporte de los granos de polen llevado a cabo por animales, sobre todo por insectos. Éstos, al visitar distintas flores para libar el néctar, recogen el polen en unas y lo depo sitan en las siguientes.
* Hidrofilia: Es el transporte de los granos de polen a través del agua.

Fecundación

Este proceso consiste en la unión de una célula espermática con la ovocélula para dar lugar a la formación del zigoto. El tiempo transcurrido entre la polinización y la fecundación varía entre varios meses y un año para las gimnospermas y de unos días a unas horas para las angiospermas.

El zigoto o embrión, a partir del cual se formará el resto de la planta, suele ir rodeado de un tejido nutricio o endosperma y de unos tegumentos procedentes del óvulo. Se conoce con el nombre de semilla al óvulo maduro que encierra en su interior un embrión. En las plantas más primitivas de este grupo las semillas aparecen aisladas como órganos fundamentales de la multiplicación, pero el avanzar evolutivamente se asocian con otras partes de la planta (la flor completa o parte de ella) para dar lugar al fruto.

Dispersión de frutos y semillas

Al igual que ocurría en la polinización, los principales agentes responsables de la dispersión de frutos y semillas son el viento (anemocoria), los animales (zoocoria) y el agua (hidrocoria). En cualesquiera de los casos, los frutos y semillas presentan una serie de adaptaciones que les facilita la dispersión por uno de los mecanismos citados.

Proceso de germinación

Cuando la semilla ha conseguido llegar a un suelo apto para su germinación comienza a absorber agua y a hincharse, para de esta manera romper todas las cubiertas que protegían al embrión. Este queda en libertad y comienza su desarrollo a partir del tejido nutricio que le acompaña. La radícula crece y fija el embrión al suelo y el tallito se eleva de la superficie del suelo arrastrando a los cotiledones, que al estar expuestos a la luz solar adquieren un color verde. Con ello se cierra el ciclo vital de estas plantas.

No hay comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *