Perder dinero influye en la toma de decisiones

Publicado en la revista Journal of Neuroscience, y realizado por el equipo israelí dirigido por Rony Paz, del Instituto Weizmann, un estudio muestra que perder una cantidad significativa de dinero perturba nuestro sentidos. Cuanto más grave es, más altera nuestra capacidad de actuar y tomar decisiones.

Para alcanzar este resultado, los experimentos consistían en pedir a los voluntarios que aprendieran tres notas musicales: una primera nota se correspondía con una ganancia de dinero, una segunda nota con una pérdida de dinero y una tercera a una cuenta monetaria restante estable. Las notas eran escuchadas en medio de otras notas similares. Los sujetos debían reconocer qué notas correspondían a un aumento, una disminución o a una estabilización de su cuenta. Según los resultados publicados, los encuestados avanzaban a lo largo del tiempo en la identificación de notas vinculadas a una ganancia de dinero o una cuenta estable. Por el contrario, cada vez tenían más problemas para reconocer las notas que equivalían a una pérdida de dinero entre notas similares.

Para obtener más información los investigadores utilizaron la técnica de la resonancia magnética funcional (IRMf) de las diferentes partes del cerebro involucradas en el proceso de aprendizaje poniendo de manifiesto una fuerte estimulación emocional. En otras palabras, los científicos encontraron que la amígdala del cerebro, centro ligado a las emociones como el placer, había sido estimulada durante el experimento. Pero eso no es todo. El equipo también observó la actividad en otra parte, la parte frontal del cerebro, que sirve para moderar la respuesta emocional. Los sujetos que mostraban una fuerte actividad en esta parte del cerebro tenían menos capacidad para distinguir las notas.

cajero automático

La pérdida de dinero podría tener un impacto importante en nuestras decisiones y nuestras acciones. Cajero automático. Foto tomada por Vibria bajo licencia Creative Commons.

“La mejor respuesta al rugido de un león es salir corriendo”

Los orígenes de esta dificultad para distinguir son positivos: si la mejor respuesta ante el rugido de un león es huir rápidamente, sería contraproducente distinguir con mucha fineza los sonidos parecidos al del rugido del león sin tener que pensar. Por desgracia, el mismo mecanismo puede ser activado hoy en estrés y en situaciones que no ponen en peligro nuestras vidas (como perder dinero) y esto podría hacernos daño“, explica Rony Paz citado por Techno-Science. Por ejemplo, los procesos de decisión entre los comerciantes que, en tiempos de crisis económica, más a menudo experimentan pérdidas que ganancias de dinero, podrían ser alterados.

Además, estos resultados podrían también explicar los problemas asociados con el estrés post-traumático. Si los enfermos son incapaces de distinguir un estímulo para provocar una reacción de pánico ante un estímulo similar, pero no amenazante, podrían vivir fuertes reacciones emocionales en situaciones inapropiadas como suele ser el caso.

Vía

Perdre de l’argent perturbe nos sens et altère la prise de décision