Kerchak | | Salud | No hay comentarios

Pensar que estás gordo puede llevarte a ganar peso

En un momento en que los problemas de peso en adolescentes supone causa de preocupación, es importante echar un ojo a un estudio recién publicado en el Journal of Obesity. Llevado a cabo por investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, sugiere que en los adolescentes, sentirse gordo podría provocar aumento de peso e incluso aumentar el riesgo de que un día sufran de obesidad.

Para llegar a esta conclusión, los científicos noruegos se han basado en datos de un estudio en el que participaron 1.200 adolescentes de 13 a 19 años y que se consideraba estaban en un peso normal. A los sujetos se les preguntó sobre la percepción de su cuerpo y su peso. Los científicos han comparado las respuestas a los cuestionarios completados 11 años después de haber examinado su índice de masa corporal (IMC calculado como el peso sobre altura al cuadrado). Del mismo modo, se llevó a cabo un análisis similar en la cintura de los participantes teniendo en cuenta que las mujeres con sobrepeso tenían más de 80 cm de cintura y los hombres más de 84 centímetros. Respectivamente, más de 88 cm y 102 cm, fueron considerados obesos.

En última instancia, los científicos encontraron que las niñas y los niños que fueron descritos por ellos mismos como “gorditos” o “muy gordos” eran más propensos a tener sobrepeso o ser obesos que los demás. El 59% de las niñas y el 63% de los niños que se sentían gordos con anterioridad tenían sobrepeso de adultos (de acuerdo a su índice de masa corporal). En comparación, sólo el 31% de las niñas y el 48% de los niños que estaban contentos con su peso habían cogido algunos kilos de más. Teniendo en cuenta la cintura, el 78% y 55% de los sujetos que se sentían “demasiado gordos” acabaron padeciendo sobrepeso con el tiempo. Mientras el 55% y 29% que no se preocupaba por su peso, acabaría teniendo un exceso de kilos en la edad adulta.

Obesos

No estar satisfecho con nuestro peso conduciría a desarrollar malos hábitos, favoreciendo el hecho de aumentar de peso. © colros, Flickr, licencia Creative Commons by sa 2.0

Estrés que conduce a los malos hábitos

Sin embargo, esta no es la primera vez que se establece una relación de este tipo. Estudios previos ya habían sugerido que estar ansioso o estresado acerca de su cuerpo podría promover el aumento de peso, especialmente alrededor de la cintura, dijeron los investigadores. Teniendo en cuenta los resultados obtenidos, para que se sientan así, como el estrés causado por el hecho de no ser feliz con su cuerpo, saltarse las comidas como el desayuno y someterse a dietas estrictas, puede conducir un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad.

Las niñas, en particular, tienden a verse a sí mismas como personas con sobrepeso a pesar de que no lo son, los que puede conducir a un estrés psicológico y las prácticas poco saludables destinados a controlar el peso, tales como saltarse las comidas. Este estudio demuestra que los adolescentes, considerado de peso normal, pero se perciben a sí mismos más gordos, muestran un mayor aumento de peso en la adultez que los que no se perciben con sobrepeso“, constituye uno de los investigadores citado por el Daily Telepgraph.

Vía

Penser que l’on est gros peut conduire à prendre du poids