Ötzi: el ADN de la momia prehistórica ha hablado

El cuerpo de un hombre prehistótico momificado desde hace 5.300 años fue descubierto en los Alpes (a 3200 metros de altura) en 1991. Ötzi es su nombre, y se sigue hablando de él desde entonces. Hay que decir que los científicos lo han estudiado desde todos los ángulos posibles y han intentado probar las últimas técnicas de imagen médica para aprender todo sobre su vida, su salud y sus orígenes. Este hombre debió tener los ojos marrones y era incapaz de digerir la leche. También tenía una predisposición genética que favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En cuanto a sus orígenes, aún no están claros, pero su ADN tiene muchas similitudes con el de los sardos. Las respuestas llegan, pero a la vez surgen nuevas preguntas.

¿Qué sabemos acerca de él? La momia congelada es un hombre de unos 45 años que mide 1,49 metros. Durante su vida, que debía de pesar unos cuarenta kilos. A su muerte, algunas de sus arterias se habían endurecido por la aparición de depósitos de calcio, tenía caries y se había alimentado de cabras, ciervos y cereales. A pesar de una cierta controversia sobre las circunstancias de su muerte, pensamos que Ötzi habría muerto después de recibir un flechazo en la espalda.

Diversos análisis genéticos se han realizado sobre este hombre, cuyo ADN mitocondrial fue secuenciado en su totalidad en 2008. Muestra que Ötzi portaba mutaciones que han desaparecido de la población desde su época. Algunos han concluido que este ser no pertenece a nuestra especie. Para levantar el velo, un equipo internacional acaba de publicar los resultados de la secuenciación completa del ADN nuclear en la revista Nature Communication.

punta de flecha Otzi

Esta punta de flecha de pedernal fue extraída del cuerpo de Ötzi. A pesar de varias controversias, la muerte del hombre de hielo habría sido causada por un proyectil. La penetración de la flecha en la parte posterior le habría cortado una arteria. © Universidad de Zurich

Ötzi, una momia con secretos ocultos

Los análisis de ADN se realizaron tomando un fragmento del hueso de la pelvis. Revelan información muy importante. Ötzi debía tener los ojos marrones, pertenecía al grupo sanguíneo O y tenía que tener intolerancia a la lactosa (leche). Un gen que promueve el desarrollo de la aterosclerosis también se encontró. Esta predisposición genética puede explicar por qué, a pesar del hecho de que ser delgado y activo, los rastros de depósitos de calcio se encuentran en sus barcos.

Los análisis revelaron otro problema médico: las muestras tenían hebras de ADN pertenecientes a la bacteria Borrelia burgdorferi. Este organismo causa el desarrollo de la enfermedad de Lyme. Sin tratamiento, esta enfermedad puede causar problemas de artritis, sobre todo en la rodilla. Los tatuajes observados en el cuerpo de la momia están todos en las articulaciones. Los autores sugieren que podrían ser tatuajes simbólicos para aliviar el dolor.

Los orígenes de Ötzi se están aclarando. Se ha encontrado una mutación en su cromosoma que todavía se observa hoy en día en los hombres de Córcega y Cerdeña. Al ampliar la comparación con el genoma entero, son los sardos los que tienen la mayor cantidad de similitudes con la momia. Los investigadores ahora tratarán de entender cómo los antepasados ​​de Ötzi pudieron adquirir orígenes sardos. ¿Los hombres que viven en esta isla en la actualidad tenían una distribución geográfica mucho mayor 5300 años atrás? Como de costumbre, algunas respuestas traen nuevas preguntas.

Momia de Ötzi

La momia de Ötzi, también conocido como el Hombre de Hielo del Tirol, se mantiene en una cámara frigorífica en el museo especial de Bozen-Bolzano, en Italia. © Keller et al. 2012, Nature Communication

Más información

New insights into the Tyrolean Iceman’s origin and phenotype as inferred by whole-genome sequencing
Complete Mitochondrial Genome Sequence of the Tyrolean Iceman

Tags:
No hay comentarios