Kerchak | | Ciencia | 1 comentario

Órganos receptores

La misión de los órganos receptores es informar de los cambios que se hayan producido en el ambiente circundante al organismo y la de reaccionar a ellos. Por lo tanto, tienen que existir unos órganos receptores, otros que traduzcan la información a impulsos nerviosos (sistema nervioso) o químicos (sistema hormonal), y un centro que regule todo el proceso (sistema nervioso).

Órganos receptores

Los órganos receptores son los encargados de captar la información del medio externo o interno. En algunos casos estos órganos receptores están muy especializados (receptores primarios), mientras que en otros se trata de simples células epiteliales que llevan asociada una terminación nerviosa (receptores secundarios). Los principales receptores son la piel y los órganos de los sentidos.

La piel

Además de ser la envoltura que separa al organismo del medio ambiente, también constituye un magnífico órgano receptor con células especializadas en la captación de distintas sensaciones:

Corte de la piel. Órganos receptores

Corte de la piel

* Dolor: los receptores encargados de captarlo se denominan nociceptores. Están formados por terminaciones nerviosas libres que transmiten la información al sistema nervioso central. No se encuentran muy especializados, ya que también captan variaciones de presión, calor, etc.
* Temperatura: los receptores encargados de captar las variaciones de este factor se denominan genéricamente termorreceptores. Los del frío son los corpúsculos de Krause y los del calor los de Ruffini.
* Presión y tacto: se les denomina mecanorreceptores y están integrados por los corpúsculos de Pacini y de Meissner, respectivamente. Los táctiles abundan en los dedos y labios, mientras que los de presión son más numerosos en el tejido subcutáneo, en los músculos, las articulaciones y el mesenterio.

La vista

El órgano encargado de la visión es el ojo. Es de forma esférica y está integrado por un sistema óptico tal que permite la formación de las imágenes en una capa de células sensibles a la luz. En él se pueden distinguir las siguientes partes:

Anatomía del ojo.

Anatomía del ojo.

* Túnica fibrosa:. situada en la parte anterior del ojo.
- Córnea: capa transparente y no vascularizada.
- Esclerótica: resistente, con terminaciones nerviosas y poco vascularizada. Situada detrás de la córnea.

* Túnica vascular: muy rica en vasos sanguíneos.
- Iris: capa pigmentada situada en la parte anterior del ojo, que actúa en el proceso de la visión como el diafragma de una cámara fotográfica, ya que en su centro se abre un orificio o pupila que puede dilatarse o constreñirse para permitir una mayor o menor entrada de luz.
- Cuerpo ciliar: ensanchamiento musculoso (de fibra lisa) que permite el cambio de curvatura del cristalino.
- Coroides: recubre el resto del globo ocular, está muy vascularizado y pigmentado.

* Retina: capa de estructura muy compleja que se extiende desde la parte posterior del ojo hasta la región ciliar, y sobre la que se forma la imagen de cualquier objeto. Está formada por los siguientes tipos de células:
- Conos: sensibles a la luz y responsables de la visión diurna y de la de los colores. Se sitúan preferentemente en la región central de la retina.
- Bastones: células muchísimo más sensibles a la luz que las anteriores y responsables de la visión nocturna. Están situados en la región periférica de la retina.
- Células ganglionares: elementos de naturaleza nerviosa que se disponen en varios estratos y que forman las fibras del nervio óptico.
- Células bipolares: son las que sirven de nexo de unión entre los conos y bastones y las células ganglionares.

En la retina existe un punto ciego y otro de máxima agudeza visual. El primero se localiza en el fondo del ojo, carece de conos y bastones y es por donde el nervio óptico abandona la cavidad ocular y penetran los vasos sanguíneos. El segundo se denomina mácula, está situado también en el fondo del ojo en una zona donde la retina se adelgaza y posee gran cantidad de conos, pero no bastones.

* Cristalino: lente biconvexa, transparente (sin nervios, ni vasos sanguíneos) y cuya misión es la de refractar los rayos luminosos y enfocar la visión.

* Humor vítreo: sustancia transparente y gelatinosa que llena el espacio comprendido entre el cristalino y la retina.

* Humor acuoso: sustancia con una claridad semejante a la del agua, que ocupa la cavidad situada entre la córnea y la cara anterior del iris (cámara anterior del ojo) y también una hendidura anular limitada por la parte posterior del iris y el cristalino (cámara posterior del ojo).

* Organos anejos en general son los que sirven de protección al ojo.
- Protectores: constituidos por las cejas (evitan la caída del sudor), las pestañas (evitan la entrada de polvo) y los párpados (expansiones de tejido conjuntivo que recubren la parte anterior del ojo).
- Aparato lagrimal: conjunto de glándulas que segregan un líquido de acción bactericida y protectora, no permitiendo que la cornea se reseque.
- Aparato motor: integrado por seis músculos que se insertan en el globo ocular y los párpados.

Anormalidades en la visión

Las más frecuentes son las que afectan al punto de formación de la imagen.

* Hipermetropía: la imagen se produce detrás de la retina, ya que el globo ocular es más corto de lo normal. Se corrige con lentes biconvexas.
* Miopía: la imagen se forma delante de la retina, pues el globo ocular es más alargado de lo habitual. Se corrige con lentes bicóncavas.
* Astigmatismo: la imagen es borrosa porque la curvatura del cristalino no es uniforme. Se corrige con lentes cilindricas.
* Presbicia: llamada también vista cansada, es la pérdida progresiva de acomodación del ojo.

La audición y el equilibrio

El órgano encargado de estas dos misiones es el oído; en él se pueden distinguir las siguientes partes:

Anatomía interna del oído

Anatomía interna del oído

* Oido externo
- Oreja o pabellón auditivo: conjunto de repliegues formados por tejido cartilaginoso elástico, cuya misión es recoger las ondas sonoras.
- Conducto auditivo: de corta longitud y en el que se vierte una sustancia pegajosa o cerumen, al que se quedan adheridos todos !os cuerpos extraños que penetran del exterior.
- Membrana timpánica: lámina de tejido conjuntivo que cierra el oido externo y que es capaz de vibrar cuando llegan a ellas las ondas sonoras.

* Oído medio: cavidad que se extiende desde la membrana timpánica del oído externo hasta las ventanas oval y redonda del oído interno. Está llena de aire, tapizada por una membrana mucosa y limitada por la pared ósea del hueso temporal.
- Trompa de Eustaquio: conducto de comunicación con la nariz y la faringe, formada por una parte ósea y otra cartilaginosa y tapizada por una membrana mucosa. Su función es igualar la presión del aire a ambos lados del tímpano.
- Cadena de huesecillos: éstos, por su forma, reciben los nombres de martillo, yunque y estribo. El primero está unido a la pared interna del timpano y al yunque; éste se articula por el otro lado con el estribo, que a su vez descansa sobre la ventana oval del oído interno. Su misión es transmitir las vibraciones del tímpano al interior.

* Oído interno: situado en una cavidad de la pirámide del hueso temporal.

- Laberinto óseo: conjunto de canales de naturaleza ósea, en los que se pueden distinguir las siguientes partes:
1. Caracol o cóclea. Tubo enrollado como la concha de un caracol y subdividido en tres canales longitudinales, de los cuales el central es independiente y está lleno de endolinfa, mientras que los otros dos poseen perilinfa. El caracol termina en la ventana redonda, orificio recubierto por la membrana timpánica secundaria.
2. Canales semicirculares. Conjunto de tres canales perpendiculares entre sí según las tres direcciones del espacio. Están rellenos de perilinfa y en el extremo de cada uno de ellos existe una dilatación o cresta acústica donde se localiza el sentido del equilibrio.
3. Vestíbulo óseo. Porción ensanchada comprendida entre el caracol y los canales semicirculares. Está lleno de perilinfa.

- Laberinto membranoso: se encuentra dentro el óseo, tiene una forma parecida a él y está lleno de endolinfa. Está formado por tejido conjuntivo denso. En él se distinguen las siguientes partes:
1. Escala media. Parte correspondiente a la cóclea o caracol. En ella se encuentra un órgano especializado en la recepción de sonidos (órgano de Corti). A él llegan las terminaciones nerviosas del nervio auditivo.
2. Canales semicirculares membranosos. Situados dentro de los canales óseos.
3. Utrículo y sáculo. Vesículas membranosas correspondientes a la porción vestibular. En ellas se controlan los ajustes de postura y enderezamiento de la cabeza.

Después de esta descripción anatómica del oído hay que describir cómo se lleva a cabo el proceso de la audición: las ondas sonoras penetran hasta el tímpano a través del conducto auditivo externo; la membrana vibra y esta vibración se transmite a lo largo de la cadena de huesecillos hasta la ventana oval; ésta pone en movimiento la perilinfa del caracol y se transmite hasta la ventana redonda, donde el sonido se disipa, los movimientos dentro del caracol afectan al órgano de Corti, en el que acaba el nervio acústico y se produce el fenómeno de la audición.

El olfato

Las células receptoras se localizan en este caso en la mucosa de la porción superior de la cavidad nasal. En ellas acaban las terminaciones nerviosas que harán posible el fenómeno olfatorio.

El sentido del olfato.

El sentido del olfato.

La mucosa olfatoria también posee células secretoras de una sustancia especial o moco que tapiza constantemente el interior de la nariz y que actúa como disolvente de las sustancias que penetran en las fosas nasales.

El gusto

Los órganos receptores o papilas gustativas están localizados en la lengua, la faringe y en la mucosa de la epiglotis. Las papilas son órganos de forma oval constituidos por unas células basales o de sostén y otras ciliadas, que son las verdaderamente receptoras y a las que llegan las terminaciones nerviosas. Las células ciliadas se abren en la superficie de la epidermis por un poro gustativo.

Localización en la lengua de los sabores básicos

Localización en la lengua de los sabores básicos

Tanto las células receptoras del gusto como las del olfato son de tipo quimiorreceptor, es decir, precisan que el estímulo llegue hasta ellas en forma de sustancias químicas disueltas. La disolución se produce en el primer caso por la saliva y en el segundo por el moco.

Un comentario

Di lo que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *