Kerchak | | Salud | No hay comentarios

Nuevas formas de combatir la enfermedad de Alzheimer

El Alzheimer es un trastorno que afecta las funciones mentales como la memoria debido la degeneración progresiva de las neuronas del cerebro. En la actualidad, no existe una terapia que permita al paciente recuperar sus facultades, pero ciertos medicamentos están tratando de desacelerar la progresión. Para esta enfermedad que afecta en la inmensa mayoría de las ocasiones a las personas mayores, el diagnóstico temprano puede ser difícil de hacer porque los síntomas se pueden confundir con una disminución de las facultades cognitivas asociadas con el envejecimiento.

Su progreso es gradual. Antes de declarar la enfermedad con eficacia, los pacientes entran en un estado intermedio llamado deterioro cognitivo leve, entre la senescencia natural causada por el avance de la edad y una de las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer. Las personas con deterioro cognitivo leve tienen un mayor riesgo de desarrollar la patología, pero la relación no es sistemática.

Enfermedad de Alzheimer: diagnóstico precoz

El equipo del profesor Matej Orešič, el Centro de Investigación Técnica de Finlandia, acaba de poner en evidencia en la revista Translational Psychiatry el descubrimiento de las señales moleculares que permiten detectar en esta fase precedente de la enfermedad de Alzheimer que se va a declarar en los meses siguientes.

Los investigadores utilizaron la metabolómica, la ciencia que se centra en los metabolitos, para definir los cambios moleculares que se observaron en 143 pacientes con deterioro cognitivo leve. Durante los 27 meses de seguimiento, 52 de estas personas han desarrollado finalmente la enfermedad de Alzheimer. Con muestras de sangre, fueron capaces de demostrar que tres metabolitos, cuyas tasas fueron variadas, podrían ser considerados como predictores de la neurodegeneración.

Representación artística de una neurona

Imagen artística de una neurona en el microscopio electrónico de barrido. El corazón de la neurona se encuentra en el centro, mientras que los filamentos permiten las conexiones con las células vecinas. © 2003 Nicolas P. Rougier, Wikipedia, GNU

Se observó además un aumento de la vía metabólica de la pentosa fosfato, que aporta una gran parte de la energía al organismo. Esto implica una desaceleración en paralelo de la glucólisis, probablemente debido a condiciones de hipoxia (el oxígeno no es necesario para los primeros, mientras que es necesario para una mayor eficiencia de la segundo). Los autores concluyen que el estrés oxidativo y la hipoxia pueden ser factores que contribuyen a la aparición de la enfermedad de Alzheimer. Los autores creen que pueden configurar una prueba para el diagnóstico precoz en individuos que aún no han sido diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer.

Demostración de la eficacia de los antioxidantes

Los antioxidantes podrían retrasar la progresión de la enfermedad si antes el paciente es tratado con la terapia adecuada. Dos pistas arrojan luz sobre el nacimiento de una nueva esperanza.

La tesis del estrés oxidativo, sugerida por los finlandeses, parece coherente con la labor de los investigadores de la Universidad de Georgia (EE.UU.) y publicada en el Journal of Neuroscience. Al probar un antioxidante en ratones modificados genéticamente para que desarrollaran la enfermedad, se encontraron con un inicio más tardío de los síntomas, incluso en relación con el deterioro cognitivo. “El cerebro utiliza el 20% de oxígeno, mientras que sólo el 5% del peso corporal, lo cual lo hace especialmente sensible al estrés oxidativo“, dijo James Franklin, uno de los autores.

La pista de los antioxidantes habían sido ya trabajada en el pasado, pero sus resultados fueron infructuosos. Meagan McManus, el primer autor, piensa en cómo explicarlo. “MitoQ, nuestro producto, se acumula especialmente en las mitocondrias. Pero el tratamiento es más eficaz cuando se encuentra directamente en la mitocondria y no cuando sólo está presente en la célula“. Sin embargo, la eficacia en los seres humanos aún está por verse.

medicamento J147

El medicamento J147 contenido en el tubo de ensayo un día podría ser usado en humanos para combatir la enfermedad de Alzheimer. © Courtesy of Salk Institute for biological studies

J147, estimulador y protector

La competencia es dura en la carrera de un tratamiento eficaz, y los científicos del Instituto Salk de Estudios Biológicos (La Jolla, EE.UU.) anunciaron en PLoS ONE el desarrollo de un fármaco, J147, que estimula la memoria y preserva de la degeneración sináptica en ratones infectados con la enfermedad. David Schubert, uno de los participantes en la investigación, dijo: “No existe ningún medicamento contra el Alzheimer actualmente en el mercado que presente estas dos propiedades“. Las pruebas en humanos se espera que comiencen en un futuro próximo, según los autores.

Si estos elementos nos hacen ser optimistas, recordemos que según el World Alzheimer Report publicado en 2010, no habría más de 35 millones de personas actualmente afectadas en todo el mundo. El mismo informe predice que 115 millones de víctimas en 2050. Sería bueno contener la epidemia tan pronto como sea posible a través de estos diagnósticos precoces que son el futuro de la lucha contra el Alzheimer.

Tercera Edad

Los científicos aún no han identificado con precisión las causas de la enfermedad de Alzheimer, a pesar de que el componente genético parece innegable. © Jean-Marie Huet, Flickr, licencia Creative Commons by nc sa 2.0

No hay comentarios