¿Qué es el mutualismo?

El término mutualismo (del latín mutare”, que significa “cambiar, de cambiar de lugar, cambiar”), es empleado para indicar un tipo de relación biológica armónica y de producción entre individuos de distintas especies, generalmente duradera y de carácter alimentaria, de protección o de transporte y en la que ambos se favorecen, a diferencia del comensalismo, en el cual una especie es beneficiada. De hecho, esta relación puede asumir diferentes aspectos, ya que las interacciones pueden indirectas y facultativas o imprescindibles y totalmente particularizadas.

Para saber más: Comensalismo

Tipos y Ejemplos de mutualismo

Podemos clasificar el mutualismo como obligatorio o facultativo y aún subdividirlo dependiendo de si es de naturaleza trófica o defensiva.

En los casos de ayuda mutua obligatoria o simbiosis, habrá una dependencia obligatoria entre las especies involucradas, de tal modo que una no podría vivir sin la otra.

A su vez, en el mutualismo facultativo, también denominado protocooperación, las dos especies involucradas son beneficiadas por la interacción armónica, sin embargo, siguen viviendo independientemente una de la otra, pudiendo separarse en cualquier momento, ya que no hay dependencia.

En cuanto a las categorías, en el mutualismo de la vida en la tierra, cuyas relaciones son generalmente simbióticas, cada uno de los seres involucrados proporcionará los nutrientes necesarios para el otro. Normalmente, cada individuo de esta relación está muy especializado y no puede sintetizar los nutrientes que necesita. Este es el caso de las bacterias del tipo rizobio, las cuales son capaces de extraer el nitrógeno del suelo y nutrir las raíces de ciertas plantas, que a su vez, proporcionan carbohidratos a aquellas bacterias.

mutualismo en hormigas

mutualismo en hormigas

En el caso de las relaciones mutuales defensivas, una de las especies recibirá protección contra sus depredadores o parásitos. Los casos más conocidos que afectan a los animales limpiadores que se alimentan de los parásitos, generalmente aves; o en otros casos más específicos, como las hormigas, que defienden a los rebaños de pulgones de sus depredadores, a cambio del néctar que ellos (pulgones) y las hembras emiten; o hacen lo mismo (las hormigas) por algunas plantas, protegiéndolas de herbívoros en el intercambio del mismo material (néctar).

Por fin, en el mutualismo dispersivo, insectos, mamíferos y aves se van a relacionar con las plantas, con el fin de obtener alimentos, como néctar y frutos, en cambio, realizan la dispersión del polen y las semillas, permitiendo la difusión a largas distancias.

En el caso de los polinizadores, ellos buscan el néctar de las flores como fuente de agua y carbohidratos y puede implicar relaciones muy específicas, como las de las plantas que sólo pueden ser alcanzadas por las aves de picos largos, como los colibríes. Los otros se alimentan de los frutos y esparcen sus semillas en lugares propicios a la germinación. En estos casos, una o varias especies de aves, mamíferos e insectos pueden separar una o más especies de semillas, una relación menos especializada que la polinización.

Responder

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies