Kerchak | | Ciencia | No hay comentarios

Mínimo solar, actividad del sol influye en el clima

Un análisis interesante que puede responder a algunas preguntas sobre los efectos de la actividad solar en el pasado. Hay que recordar que comprendiendo el pasado podemos anticipar el futuro.

Un estudio recientemente publicado en la revista Nature Geoscience realizado por un equipo de investigadores europeos ha descubierto que un gran mínimo de actividad solar puede afectar el clima. Los científicos del Centro Alemán de Investigación en Geociencias (GFZ), en colaboración con colegas de los Países Bajos y Suecia, han aportado pruebas sobre la relación entre el clima y la actividad solar durante varios cientos de años. Un enfriamiento brusco en Europa, asociado con un aumento de la humedad y condiciones de viento, coincidió con una reducción en la actividad solar hace 2800 años.

Los investigadores examinaron los sedimentos estratificados año lago Meerfelder Maar, en el oeste de Alemania, para determinar cambios en la actividad eólica y solar, utilizando una aproximación metodológica novedosa. Un maar es un cráter volcánico creado cuando el agua entra en contacto con lava caliente o magma. El maar se llenó de agua para formar un lago en forma de cráter poco profundo. La región de Eifel, en Alemania, es un lugar con alta actividad volcánica y es aquí donde los lagos volcánicos se describieron por primera vez.

Influencia del sol sobre la Tierra

Influencia del sol sobre la Tierra © nasa.gov

El estudio revela que un gran máximo de actividad solar puede afectar al clima en Europa occidental a través de cambios en la circulación atmosférica regional. Estos máximos se caracterizan por períodos de baja actividad solar. Hace alrededor de 2800 años, en el momento en que Homero escribió la Ilíada y la Odisea, ocurría un gran máximo solor, el mínimo homérico, lo que provocó un cambio climático significativo en menos de diez años en Europa Occidental .

El lago del cráter ha arrojado sedimentos estratificados excepcionales, lo que permite una datación exacta del cambio climático a corto plazo. Los resultados indicaron que Europa ha experimentado un período de 200 años de vientos de primavera durante un período de clima frío y húmedo. En conjunto con los estudios de modelos climáticos, sugieren un mecanismo para explicar la relación entre un sol con poca fuerza y el cambio climático.

Los cambios y el fortalecimiento de los vientos troposféricos están asociados con los procesos estratosféricos, que afectaron a la radiación ultravioleta“, dijo Achim Brauer del GFZ, el iniciador del estudio. “Esta cascada compleja de procesos actúa como un mecanismo que explica por qué las pequeñas variaciones en la actividad solar son capaces de causar un cambio climático regional a nivel regional“.

Bauer señaló que estos resultados no pueden aplicarse directamente a las proyecciones futuras porque el clima actual también se ve afectado por los efectos de la interferencia humana. Sin embargo, proporcionan una clara evidencia de un aspecto del sistema climático que aún se desconoce.

Se necesita más investigación, pero los investigadores deben centrarse en las consecuencias de las fluctuaciones en distintas longitudes de onda en el espectro solar. Sólo cuando la relación entre el clima y la actividad solar se entienda completamente será posible establecer una evaluación fiable de los posibles efectos del próximo mínimo solar en un mundo marcado por un cambio climático de origen antropogénico.

Más información

German Research Center of Geosciences (GFZ)
Regional atmospheric circulation shifts induced by a grand solar minimum

Vía

Les minimums d’activité solaire influencent le climat