Masticar chicle puede hacerte más inteligente

¿Es el chicle un potenciador del rendimiento intelectual? Bueno… tal vez. Un estudio muy serio, realizado por un equipo de EE.UU. de la universidad de Saint Lawrence en Nueva York y publicado en la revista Appetite, muestra los beneficios de la goma de mascar en la capacidad intelectual. Los estudiantes podrían beneficiarse, pero sólo bajo ciertas condiciones específicas.

Serge Onyper, profesor de psicología, llevó a cabo el experimento con 224 estudiantes voluntarios, divididos en 3 grupos a los que se les proponía una serie de ejercicios escritos. El primer grupo había masticado chicle antes de la prueba, los del segundo grupo podían masticar chicle durante la prueba, Finalmente, un último grupo de estudiantes tuvo que pasar el mismo examen sin recurrir a la goma de mascar.

El mayor rendimiento lo tuvo el grupo que masticó chicle cinco minutos antes del inicio del examen. Especialmente en las pruebas de memorización. “El beneficio de masticar chicle se ha mantenido durante entre 15 y 20 minutos. No hay más“, dijo Serge Onyper. Según él, la masticación produce un flujo de sangre al cerebro, mejorando durante este corto período de tiempo, la capacidad de memorización. El aporte de sangre extra (en realidad) supone un pequeño esfuerzo físico que pone en funcionamiento al cerebro.

Estudiantes haciendo un exámen que mascan chicle.

Los estudiantes están ahora advertidos. Los chicles antes de los exámenes podría proporcionarles un mayor éxito académico. Mascar implica un trabajo coordinado de los cuatro músculos, lo que conduce a un esfuerzo físico que permite que la sangre fluya hacia el cerebro. © Phovoir

Masticar chicle: una actividad física como cualquier otra

A pesar de que supone una escasa demanda de energía, la acción de masticación es considerada por los investigadores como una actividad física. Y, como “cualquier otra actividad física de baja intensidad, la masticación aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial. Cualquier actividad física menos intensa por lo tanto, podría producir los mismos efectos en el resultado intelectual“.

Sin embargo, parece que el acto de masticar durante la prueba en sí misma no representa ningún beneficio. “Los recursos del organismo deben ser compartidos entre el proceso de masticación y el ejercicio cognitivo“. En otras palabras, no se puede masticar chicle y pensar de forma efectiva al mismo tiempo. Los profesores tenían razón.

Chicles en grageas

Inventado en 1872, el chicle acaba de revelarnos su efecto sobre la inteligencia. © Pascua Theus, Wikipedia, cc by sa 2.5

Más información

Cognitive advantages of chewing gum. Now you see them, now you don’t
Comunicado de prensa de la Saint Lawrence University

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies