Kerchak | | Ciencia | No hay comentarios

Mamíferos: clasificación y características

La principal característica de este grupo, y a la que alude el nombre de la clase, es la presencia de glándulas mamarias en las hembras de todas las especies. Estas glándulas segregan leche para alimentar a las crías durante sus primeros meses de vida.

Otros caracteres son la simplificación esquelética del cráneo y de la mandíbula inferior (un solo hueso), la aparición de los cóndilos occipitales para la articulación del cráneo con la columna vertebral, la cadena de huesecillos del oído, que permiten la transmisión del sonido, la mayor complejidad del cerebro, la aparición de un diafragma muscular para separar la cavidad torácica de la abdominal y, por último, el revestimiento de pelos que presenta toda la superficie del cuerpo.

La piel de los mamíferos

La piel, generalmente espesa, está formada por una capa externa o epidermis, una capa profunda o dermis y un estrato subcutáneo repleto de grasa que le sirve de protección contra las pérdidas de calor, ya que los mamíferos son animales homeotermos.

Los pelos se originan en la epidermis y en ellos se puede distinguir una parte saliente o tallo y otra parte oculta en la piel o raíz; esta raíz se ensancha en su parte inferior formando el bulbo pilífero. La raíz está protegida por una especie de estuche, de origen epidérmico, que recibe el nombre de folículo, y en el que desembocan las glándulas sebáceas que lubrican el pelo y se implanta el músculo horripilador, que es el responsable del levantamiento vertical del mismo. En los mamíferos de vida acuática y en los que viven en climas tropicales, los pelos suelen reducirse en número y tamaño y, a veces, desaparecen en el estado adulto.

En la piel, además de los pelos, se implantan las glándulas mamarias tratadas anteriormente y las glándulas sudoríparas, que segregan, a través de poros de la epidermis, un líquido compues to por sustancias tóxicas para el organismo.

Otras formaciones cutáneas de naturaleza córnea que presentan los mamíferos son las uñas, cuernos y el pico en el caso del ornitorrinco.

Peculiaridades del esqueleto

Comprende tres regiones muy bien diferenciadas: la cabeza, con el cráneo y la cara, el tronco y las extremidades (dos torácicas y dos abdominales).

El cráneo está bastante desarrollado y en él se implanta una dentición permanente al llegar al estado adulto. La mayoría de los mamíferos poseen dientes de cuatro tipos distintos: los incisivos, que sirven para cortar; los caninos, que son más puntiagudos y se utilizan para desgarrar; los premolares, planos y destinados a aplastar los alimentos, y los molares, de estructura muy semejante a los anteriores, pero más anchos.

En el tronco se sitúa la columna vertebral, dividida en regiones cervical, torácica, lumbar, sacra y caudal. En algunas especies las vértebras de la región caudal se hallan muy reducidas. En las vértebras torácicas se articulan las costillas.

Las extremidades, aunque básicamente son de tipo quiridio y presentan siempre la misma organización, suelen sufrir modificaciones acordes al modo de desplazamiento de cada especie. Así, en los mamíferos acuáticos se transforman en aletas para nadar y en los murciélagos los dedos de las extremidades anteriores se alargan mucho y permanecen unidos por una ancha membrana o patagio. En los mamíferos terrestres también se producen ligeras variaciones, dependiendo de la parte de la extremidad que se apoye al andar: los que apoyan todo el pie se denominan plantígrados; los que apoyan los dedos, digitígrados, y los que únicamente tocan el suelo con las últimas falanges, ungulígrados.

Aparato digestivo

El aparato digestivo está formado por una boca, con dientes, labios y lengua, en la que desembocan las glándulas salivales; una faringe corta; un esófago que atraviesa el diafragma; un estómago en forma de saco y en el que desembocan las glándulas gástricas; un intestino delgado muy largo, dividido en tres partes (duodeno, yeyuno e íleon) y en el que se produce parte de la absorción de las sustan cias alimenticias, y un intestino terminal, que comprende el ciego (muy desarrollado en herbívoros), el intestino grueso y el recto, que desemboca al exterior por el ano.

Además existen una serie de glándulas anejas, entre las que hay que destacar el hígado, muy voluminoso y provisto de una vesícula biliar, y el páncreas, que vierte su secreción en el duodeno.

Aparatos respiratorio y circulatorio La respiración es de tipo pulmonar y se lleva a cabo por dos pulmones, libres en la cavidad pleural, y que se ramifican en bronquios, bronquiolos y alvéolos pulmonares.

La circulación es doble y completa. El corazón está dividido en dos aurículas y dos ventrículos, llevando la parte derecha sangre venosa y la izquierda arterial. Además, existe una complicada red de vasos venosos y arteriales que llegan a todas las partes del organismo.

Además de la circulación sanguínea, en los mamíferos existe una abundante red linfática.

Sistema nervioso

El encéfalo alcanza un gran tamaño, estando particularmente desarrollados los hemisferios cerebrales. El cerebelo también aumenta de tamaño con respecto a los otros grupos de vertebrados.

La actividad psíquica es mucho mayor que en el resto de los animales y en las formas más evolucionadas se aprecian rasgos de memoria y, a veces, de inteligencia.

La reproducción

En todos los mamíferos se presentan los sexos separados y la reproducción es de tipo vivípara, excepto en el grupo de los monotremas, que es ovípara.

El desarrollo del embrión va acompañado de la formación de una serie de anejos embrionarios, como son el corion, amnios, alantoides y el saco vitelino. Las vellosidades del corion, junto con el alantoides, se unen a la pared del útero y dan lugar a la placenta. Esta permanece unida al embrión por el cordón umbilical, y es a través de él por donde pasan las sustancias procedentes del cuerpo de la madre al del feto.

El período de gestación y el número de crías por camada varían mucho según los grupos. Normalmente, cuanto mayor es el tamaño del animal, más largo es el período de gestación y menor el número de crías. La mayor parte de los mamíferos proporcionan a sus hijos cuidados paternales.

vaca

Clasificación de los mamíferos

Los primeros mamíferos aparecieron en la Tierra durante el período Triásico y se desarrollaron durante la era Terciaria. En los más primitivos aún se encuentran afinidades con los reptiles.

Los mamíferos vivientes en la actualidad se pueden agrupar en tres subclases principales: Prototerios, con reproducción ovípara y las glándulas mamarias aún no desarrolladas por completo; Metaterios, de reproducción vivípara, pero sin placenta o con ella muy reducida, y Euterios, ya con reproducción vivípara placentaria y con las glándulas mamarias plenamente desarrolladas.

Los Prototerios (ornitorrinco. . .)

Son animales ovíparos provistos de marsupio, en el que incuban los huevos de la puesta. Las glándulas mamarias son tubulares y muy semejantes a las sudoríparas.

Poseen cloaca en la que confluyen las vías genitales y urinarias. Las extremidades son cortas y en algunas especies acaban en dedos con garras y unidos por una membrana interdigital.

Tienen pico córneo y dientes, aunque éstos, a medida que se va desarrollando el animal, llegan a atrofiarse. El macho suele llevar un espolón acompañado de una glándula venenosa.

Los animales de este grupo se encuentran distribuidos por Australia, Tasmania y Nueva Guinea. Ejemplos representativos son el equidna y el ornitorrinco.

Los Metaterios (canguro, koala…)

Son animales vivíparos, con un período de gestación muy corto, tras el cual nace un embrión muy poco desarrollado, que tiene que completar su formación dentro del marsupio materno.

En algunas especies el marsupio falta y entonces la madre suele transportar a las crías durante mucho tiempo sobre el dorso.

El tipo de alimentación es muy variado dentro del grupo, ya que se encuentran tanto especies de hábitos omnívoros, como herbívoros e incluso carnívoros (insectos, aves y mamíferos).

La mayoría de las especies de metaterios habitan en Australia, islas de la Polinesia y Molucas, y solamente unas pocas en América del Sur. Ejemplos representativos son los canguros, zarigüeya, lobo marsupial y koala.

Los euterios (conejo, ardilla, murciélago, delfín…)

Son mamíferos vivíparos placentarios, en los que el embrión se desarrolla dentro del útero materno, adhiriéndose a él mediante la placenta. Otra característica común a todas las especies es que presentan dos denticiones distintas a lo largo de su vida, una en la fase infantil y otra en la adulta.

Este grupo de mamíferos es el que presenta un número más elevado de especies, las cuales se pueden agrupar en los siguientes órdenes:

  • Insectívoros: son los mamíferos más primitivos. Se caracterizan por su pequeño tamaño, por ser plantígrados y de hábitos nocturnos. La dentición es completa y el tipo de alimentación se basa en la captura de insectos y de otros pequeños invertebrados. Se distribuyen mayoritariamente por Europa, aunque unas pocas especies también se encuentran en Norteamérica. Pertenecen a este grupo el erizo de tierra, musaraña y topo.
  • Dermópteros: animales arborícolas, que poseen una membrana cutánea o patagio, uniendo el cuello, las extremidades y la cola. Comen frutos y hojas. Un ejemplo representativo es la ardilla voladora.
  • Quirópteros: las extremidades anteriores se encuentran transformadas para el vuelo (los dedos se alargan y permanecen unidos por una membrana), mientras que las posteriores son libres y terminan en garras.

    Los ojos tienen pequeño tamaño y los órganos de los sentidos están adaptados a la captación de ultrasonidos. El tipo de alimentación suele ser insectívoro o frugívoro, aunque también se encuentran algunas especies que se nutren de la sangre de aves y mamíferos. Son animales nocturnos y con letargo invernal. A este grupo pertenecen los murciélagos.

  • Folidotos o Desdentados: presentan el cuerpo cubierto de escamas córneas imbricadas, la boca pequeña y sin dientes y los dedos terminados en garras. Son animales de hábitos trepadores, que comen hormigas y termitas. Un buen representante del grupo es el pangolín.
  • Xenartros: animales plantígrados, con la dentadura reducida y los dedos terminados en garras. Algunas especies presentan el cuerpo cubierto de escamas córneas, mientras que otras tienen un pelaje largo y espeso. La alimentación varía entre insectívora, carnívora y omnívora. Un buen ejemplo de este grupo de animales, exclusivamente centroamericanos, es el perezoso.
  • Roedores: son el grupo más numeroso de mamíferos. Se caracterizan por la presencia en cada maxila de dos incisivos de crecimiento continuo. Son animales de pequeñas dimensiones, casi siempre plantígrados y con alimentación vegetariana u omnívora. Suelen vivir en nidos o madrigueras subterráneas, algunos tienen letargo invernal y, en general, son muy prolíficos. Ejemplos característicos son: el conejo, liebre, ardilla, marmota, castor, chinchilla, nutria, rata y ratón.
  • Carnívoros: el elemento diferenciador es también en este caso la dentadura, formada por incisivos pequeños, caninos fuertes y molares cortantes. Esta dentición se encuentra en relación directa con el tipo de alimentación, fundamentalmente carnívora, aunque también existen algunas especies omnívoras o vegetarianas. A este grupo pertenecen: el perro, gato, tigre, león, lobo, oso, marta, armiño, hiena, focas y otarios. Tanto las focas, como las morsas y los otarios presentan una serie de adaptaciones especiales derivadas de su vida acuática; así, los pies y manos se convierten en aletas, el cuerpo adquiere un aspecto fusiforme y los pelos se vuelven más cortos y lisos.
  • Cetáceos: mamíferos también adaptados a la vida acuática, con el cuerpo fusiforme y las extremidades posteriores atrofiadas. La cola termina en una aleta horizontal y, a veces, también existe otra aleta dorsal. Los pelos son muy escasos o inexistentes y debajo de la piel se extiende una gruesa capa de grasa. La dentadura está a veces sustituida por “ballenas” y en la parte dorsal existen uno o dos espiráculos con función respiratoria. Paren una o dos crías cada vez y viven siempre en el mar. Dentro de este grupo se encuentran los mamíferos vivientes de mayor tamaño. Ejemplos representativos son: la ballena, delfín, orca, cachalote, narval y marsopa.
  • Tubulidentados: con hocico alargado y de forma tubular y lengua delgada. Se alimentan de hormigas y termes. A este grupo pertenece el cerdo hormiguero.
  • Proboscídeos: animales digitígrados, con las extremidades alargadas y terminadas en cinco dedos con pezuñas. Tienen una larga probóscide móvil, formada por la nariz y el labio superior, al final de la cual se sitúan los orificios nasales. La piel es gruesa y con pocos pelos. En cuanto a la dentición, no existen incisivos inferiores, los superiores se alargan dando lugar a unas defensas de crecimiento continuo, no tienen caninos, los premolares se pierden durante el desarrollo y los molares se sustituyen continuamente los de delante por los de atrás. Son animales herbívoros, que viven en manadas en los bosques tropicales. Las dos únicas especies existentes en la actualidad son el elefante asiático y el africano.
  • Hiracoideos: mamíferos de cuerpo pequeño y pelaje espeso, que suelen vivir reunidos en grupos. Son plantígrados, con cuatro dedos en las extremidades anteriores y tres en posteriores. La alimentación es de tipo herbívora. Ejemplo representativo del grupo es el damán.
  • Sirenios: mamíferos de cuerpo fusiforme, con aleta caudal horizontal y las extremidades anteriores convertidas en aletas con cinco dedos. La piel es gruesa y con pocos pelos, la dentición incompleta o inexistente y la alimentación herbívora. Viven en las costas marinas y en las corrientes fluviales. Ejemplos del grupo son: el manatí y dugong.
  • Artiodáctílos: con las extremidades alargadas, algunos con la dentadura completa y la mayoría con los incisivos y los caninos superiores reducidos. La alimentación es herbívora. Re presentantes de este amplio grupo son: el jabalí, hipopótamo, camello, guanaco, bisonte, jirafa, ciervo y todos los antílopes en general.
  • Perisodáctilos: mamíferos digitígrados ungulados, con las extremidades alargadas y el dedo medio muy desarrollado, mientras que los laterales están reducidos. Son herbívoros. Ejemplos típicos son: el tapir, rinoceronte y cebra.
  • Primates: animales plantígrados con el pulgar generalmente oponible y las uñas laminares o en forma de garra. La dentadura es completa y los ojos se encuentran dirigidos hacia delan te. A este grupo pertenecen: el lemur, tupaya, gálago, tití, mandril, macaco, gibón, orangután, chimpancé, gorila, he incluso el hombre. Este último es muy semejante a todos los primates superio res, pero se diferencia de ellos en que mantiene constantemente la postura bípeda, por lo que las extremidades anteriores están siempre libres y se pueden emplear en distintas funciones, y en que el cerebro alcanza un gran tamaño y complejidad, lo que permite un alto nivel de actividad psíquica.
No hay comentarios