Los niños necesitan atención positiva

Los padres sensibles a las necesidades y demandas de sus hijos, que estimulan el intercambio y el aprendizaje mantienen una conducta que repercute de forma positiva en ellos. Esta actitud receptiva de los padres sería incluso la principal motivación de los niños para colaborar con ellos y poder realizar con éxito nuevas tareas.

Los niños esperan que las interacciones con sus padres sean agradables y satisfactorias. Resultado: cuando los padres quieren que enseñar cosas a sus hijos, los niños se muestran ávidos por aprender nuevas cosas, mucho más que los niños que no recibieron tales expectativas positivas“, dice Marie-Pierre Gosselin, doctora en psicología perteneciente al Departamento de Psicología y Centro de Investigación Desarrollo Humano en la Universidad Concordia.

Para llegar a esta conclusión, la investigadora llevó a cabo dos experimentos. En uno, los niños de 2 años tuvieron que realizar diversas tareas ante la presencia de sus padres, muy ocupados en completar un cuestionario largo que requería gran concentración. En busca de atención, algunos niños interrumpieron a los padres, les mostraban bloques del juego de construcción que tenían que hacer y les sonreían, en definitiva, mostraban una manera positiva de atraer el interés de los padres.

niño jugando con su madre

Madre jugando con su hijo en el suelo. © yanlev | Dreamstime.com

La importancia de la atención positiva

Otros niños comenzaron a gritar, a llorar o a intentar quitar el bolígrafo al padre para lanzarlo a la habitación. Estos comportamientos negativos demuestran, según la investigadora, la frecuente falta de atención de los adultos, y por lo tanto, la frustración de los niños.

En el segundo experimento, a los niños se les pidió que vieran como sus padres jugaban con una pelota y trataran de imitarlos. Los que tenían una necesidad positiva de atención eran los más capaces de imitar a sus padres.

A la luz de estos resultados, la psicóloga recomienda que los padres estimulen el comportamiento positivo de demanda de atención por parte de sus hijos mostrándose sensibles a sus peticiones. Una actitud que se traducirá en intercambios armoniosos entre ellos.

Otra observación: la calidad de la atención prima sobre la cantidad. E incluso si los padres aspiran a tener algunos momentos de tranquilidad, esto no va a influir en el desarrollo a largo plazo de su hijo.

Vía

Les enfants ont besoin d’attention positive por Isabelle Burgun para SciencePresse