Los hongos pueden acelerar la próxima extinción en masa

Actualmente estamos experimentando la sexta extinción en masa. De las cinco anteriores, la cuarta es la más importante: se llevó a cabo a finales del Pérmico, hace 250 millones de años, y devastó casi el 95% de la biodiversidad marina y el 70% de la biodiversidad terrestre. Es conocida como la extinción del Pérmico. Y es muy posible que haya un punto en común entre aquella extinción y la que actualmente estamos experimentando, según un estudio reciente publicado en la página web de la revista Geology.

Este punto común, es el Reduviasporonites. Aunque los científicos han sido durante mucho tiempo reacios a incluirlos en el grupo de las algas, las comparaciones con los hongos actuales del género tipo Rhizoctonia confirman que pertenecen a los hongos, como ya sugería un análisis realizado en 2009.

A la izquierda, los hongos Rhizoctonia y a la derecha Reduviasporonite. © Imagen de Rhizoctonia cortesía de Lane Tredway, The American Phytopathological Society

Un hongo asesino de coníferas prolegómeno de la sexta extinción en masa

Sabíamos también que este hongo fue uno de los protagonistas principales en la extinción del Pérmico, atacando a las coníferas en descomposición, después de la extinción que es probable que se deba a una actividad volcánica en lo que hoy es Siberia. Pero lo que ha presentado un equipo de investigadores del Looy Lab de Berkeley, de la Universidad de Utrecht y el Imperial College de Londres es que el hongo también ha actuado como un acelerador. Atacó a los árboles vivos, pero debilitados por varios tipos de estrés causados por la actividad volcánica.

Es la similitud entre los Reduviasporonites y las especies de Rhizoctonia la que pone el grito en el cielo para los investigadores. El género Rhizoctonia, además de ser saprófagos, está implicado en muchas enfermedades de las plantas, en ramas, hojas y especialmente raíces. Rhizoctonia significa “asesino de la raíz.”

Y los investigadores encontraron que la forma latente de estos hongos, la que les permite sobrevivir en condiciones adversas, tiene muchas similitudes con fósiles de Reduviasporonites que se encuentran en las capas geológicas correspondientes al final del Pérmico (ver foto arriba).

Los hongos aceleraron la extinción de las coníferas a finales del del Pérmico. © Mark Sephton (árboles) / Cindy Looy (hongo incrustado)

¿Coníferas en peligro?

Si este estudio puede proporcionar un paso más en nuestra comprensión de las extinciones en masa, bien podría servir como una señal de advertencia a los que vivimos en el planeta en este momento y durante los próximos 10000 años. Variaciones en la temperatura, la sequía y otros cambios climáticos y el hombre son todos los factores que debilitan los árboles y hacen los bosques vulnerables a todo tipo de parasitismo. En estas condiciones, las especies del género Rhizoctinia podrían tener en las coníferas existentes tendrían el mismo impacto que llegaron a tener los Reduviasporonites en las coníferas del Pérmico.

Tras la extinción del Pérmico, las coníferas tardaron más de 4 millones de años en repoblar la superficie de la tierra …

No hay comentarios