Las células madre podrían salvar especies en peligro de extinción…

El rinoceronte blanco del norte, el Ceratotherium simum cottoni, es una subespecie extinta en estado silvestre. Sin embargo, hay algunos individuos en cautiverio, especialmente en el zoológico de San Diego, California. El mandril, Mandrillus leucophaeus es un primate que viven en el África Occidental, Camerún, Nigeria y Guinea Ecuatorial. En menor medida que el rinoceronte coquetea con la extinción. Hasta el punto de formar parte de las “especies amenazadas” de la lista roja de la UICN.

En los últimos años, estas dos especies son objeto de investigación en biología celular. El equipo de Jeanne Loring del Instituto de Investigación Scripps en La Jolla, California, esta verdaderamente interesado en estos animales con el fin de encontrar un remedio contra su posible extinción.

Un zoológico congelado para la conservación de las especies

La curación podría provenir de las células madre. Desde 2007, los investigadores saben cómo crear nuevos seres a partir de tejido adulto (una especie de inversión de la diferenciación celular), que antes sólo sabíamos conseguir a través de embriones. Llamados células pluripotentes inducidas (o CPi), normalmente se crean a través de la acción de un retrovirus: los genes que confieren pluripotencia se eliminan de una célula pluripotente (de otra especie, si es necesario) y se introducen a través virus en las células somáticas (la mayoría de los fibroblastos) que también tienen estos genes, pero están desactivado. De este modo podemos obtener células pluripotenciales a partir de cualquier tejido.

Principio de creación de células pluripotentes inducidas. Se inserta a través de un retrovirus, los genes que confieren pluripotencia en los fibroblastos, que también contienen estos genes, sino que son desactivados. Obtenemos células pluripotentes inducidas que pueden diferenciarse en células somáticas

Principio de creación de células pluripotentes inducidas. Se inserta a través de un retrovirus, los genes que confieren pluripotencia en los fibroblastos, que también contienen estos genes, sino que son desactivados. Obtenemos células pluripotentes inducidas que pueden diferenciarse en células somáticas. © Amabile et al. 2009, Trends of Molecular Medecine

Una bendición para Olivier Ryder, del Instituto para la Investigación sobre la conservación, del Zoológico de San Diego. En 1972, desarrolló con sus colegas un “zoológico congelado” en el que se almacena y se mantiene el tejido en frío de más de 800 especies que podrán ser utilizados para futuras investigaciones. Entre estos tejidos, hay de mandriles y de rinoceronte blanco del norte.

La idea de Oliver Ryder surgió, gracias a las habilidades de Jeanne Loring en biología celular, para crear células pluripotentes inducidas a partir de estos tejidos para producir gametos y, en definitiva, nuevos individuos con una madre de alquiler podría ser una hembra de una especie relacionada.

Creación de células madre pluripotentes inducidas

Los primeros resultados, que se describen en un artículo publicado esta semana en la página web de la revista Nature Methods, son muy prometedores. De hecho, el equipo de Jeanne Loring estuvo trabajando en hacer que estas células pluripotentes inducidas tuvieran éxito. Los biólogos también han logrado activar la diferenciación de estas células lo que demuestra la capacidad para formar tejidos diferentes: endodermo, mesodermo y ectodermo.

El siguiente paso es inducir la diferenciación en los gametos, espermatozoides y óvulo para crear un embrión que pueda ser implantado en una madre sustituta. La ventaja, en comparación con un clon, estriba en que se obtiene un individuo que es genéticamente diferente, heredando el patrimonio genético de ambos padres biológicos. Esto ayuda a mezclar el acervo genético de la población y evitar un aumento de la homocigosis (los mismos alelos en un locus) que pueden ser perjudiciales (endogamia).

El mandril y el rinoceronte blanco del norte son dos especies en peligro de extinción. Pero la contribución de la biología celular y, en particular, las células pluripotentes inducidas pueden salvar las dos especies

El mandril y el rinoceronte blanco del norte son dos especies en peligro de extinción. Pero la contribución de la biología celular y, en particular, las células pluripotentes inducidas pueden salvar las dos especies. © Elya, Flickr, licencia CC BY nc 2.0 (Rhino) y Ronile35, Flickr, licencia CC BY NC de 2.0 (mandril)

Un remedio polémico

¿Es este el comienzo de una cura milagrosa para todas las especies en peligro de extinción? No todo es tan simple. Si los fibroblastos del mandril y rinoceronte responden bien a la inyección de genes provenientes de una célula pluripotente humana – y, sin embargo, el trabajo es un poco complicado con el Rhino – es probable que este no sea el caso para todas las especies en riesgo, especialmente aquellas genéticamente distantes de los humanos, ya que los genes insertados son de origen humano. Habría que utilizar genes que indujeran la pluripotencia de especies más cercanas, con la condición de que tendríamos que identificarlas previamente (lo que requiere la secuenciación y el análisis del genoma).

Este éxito científico también suministra un debate ético: una vez más, la ciencia y la tecnología acuden en ayuda de un desbordamiento que su desarrollo ha generado previamente. Si la destreza técnica sólo puede ser bienvenida, algunas voces de los ambientalistas dicen que sería mejor centrarse en la prevención (mantenimiento de la biodiversidad, protección del medio ambiente) y no meramente el proceso de reparación.