Kerchak | | Salud | No hay comentarios

La menstruación humana no atrae a los osos

Desde hace treinta años la ciencia ha dado la respuesta, pero muchas personas parecen ignorarlo: no, las mujeres que tienen la regla no atraen a los osos. Bueno, al menos no a los grizzlys porque los osos polares podrían sentirse tentados (modo irónico off). Esta es la conclusión de un estudio alucinante, pero plagado de defectos.

En Europa, la figura del animal a temer es el lobo, que siempre es malo en los cuentos de hadas y quiere devorar a los niños o a lindos cerditos. Sin embargo, el oso tiene una prensa mucho mejor y reconforta a los niños durante las noches bajo la forma de peluche.

Al otro lado del Atlántico, sin embargo, el plantígrado resulta a veces agresivo hacia los seres humanos. Y a las mujeres. Tanto es así que el rumor nació en los Estados Unidos, una historia que habla de que el animal se siente especialmente atraído por la menstruación femenina. ¿Mito o realidad?

Dos mujeres devoradas por los osos durante sus períodos

Año 1967, el Parque Nacional de Glacier, Montana, EE.UU.. Dos mujeres son encontradas muertas tras ser atacado por osos, grizzly para una mayor precisión (Ursus arctos horribilis). Pronto corre el rumor de que los atacantes se sintieron atraídos por mujeres durante la menstruación, ya que al parecer era para ellos el período de sus reglas (aunque nadie puede dar fe). La escena del crimen estaba llena de basura dejada por los turistas, pero para los americanos, esto no tenía nada que ver. La sangre uterina había sido el detonante. A partir de este hecho se recomienda a las mujeres que no salgan al bosque durante esta semana del mes…

Para los científicos, era necesario disponer de datos que confirmasen tales informaciones. En 1983, se demostró que los osos polares comían carne de foca y tampones usados que les dejaban, lo curioso es que ignoraban los tampones impregnados con sangre humana no procedente de la menstruación. ¿Ocurría lo mismo con los grizzlys? Un estudio llevado a cabo por agentes de la Oficina Forestal de los EE.UU. en 1993 y publicado en The Journal of Wildlife Management pondría fin al suspense…

grizzly dormido

Este oso parece tener otras preocupaciones que hacer frente a las normas de las mujeres. © Pogrebnoj Alexandroff, Wikipedia, creative commons 1.0

Tampones, ¿un manjar para los grizzlys?

Para poner fin a esta sangrienta historia se han propuesto varios experimentos. En primer lugar, se puso bajo las narices de cinco Grizzlys en busca de comida en un vertedero quince tampones usados​​… colocados en el extremo de una caña de pescar. La manipulación se repitió con compresas empapadas de sangre uterina, previamente congelado y descongelado. Los autores consideran que los osos estaban prestando atención a la comida. No obtuvieron resultados concluyentes.

En un segundo experimento, que tuvo lugar en un espacio donde las personas almuerzan con regularidad y los osos van en busca de comida se les ofreció un plato diferente: seis tampones usados ​​de seis mujeres diferentes. Una vez más, los animales salvajes los encontraban con mayor facilidad. Cuando los autores presentaron estímulos en los caminos utilizados por los osos, tampones impregnados con sangre no menstrual o de carne de ternera, sólo estos últimos tuvieron éxito.

Pero la última parte es quizás el mejor. Siete mujeres voluntarias y fértiles, fueron invitadas a pasar un tiempo cada día con los osos. Durante dos meses consecutivos, y darles de comer con las manos. A veces es duro dedicarse a la ciencia, ¿pero valió la pena dedicar este esfuerzo y riesgo en realidad? ¿Es una forma de muerte digna ser devorado por un oso para saber si la menstruación puede atraerlos? Cada uno es libre de juzgar… Por suerte, no hubo ninguna baja entre las voluntarias que participaron en el experimento. En este experimento además contaron el número de veces que los animales procedían a colocar su nariz húmeda en la entrepierna de las chicas, y ver si el período mensual fue era mejor momento para una búsqueda minuciosa.

tampón

Un tampón, para aquellos que no saben, se compone de tres elementos. El elemento con el cordelito va a absorber la sangre durante la menstruación. Esto es lo que se presentó a los osos. © Shattonbury, Wikipedia, creative commons by sa 1.0

Ante los resultados negativos, los autores se vieron obligados a responder a su pregunta original: los grizzlys no se sienten atraídos por la menstruación.

No cabe duda de que podríamos discutir largo y tendido sobre el interés de estos estudios. El hecho de que esta investigación haya sido publicada y la información que aporta. Sin embargo, y dentro del sinsentido que supone, este estudio adolece de muchos defectos metodológicos.

En tan solo una sola ocasión la sangre menstrual fue comparada con la sangre humana recuperada de la circulación sistémica. Una única experiencia no permite la comparación de las mujeres durante sus períodos o durante su ausencia. No ha habido ninguna prueba realizada con sangre de hombres, aunque sólo sea para ver si los grizzlys tienen preferencia sobre un sexo determinado.

A pesar de estas deficiencias, los resultados parecen claros: los osos no tienen ningún interés en los tampones y tampoco en las mujeres que tienen la regla. Algo que nos podría parecer ¿de cajón?

grizzly

El oso pardo tiene una reputación de tener un olfato muy bueno. De ahí, a afirmar que es capaz de sentir los cambios en el ciclo menstrual de la mujer hay un trecho. © Diliff, Wikipedia, creative commons by 2.0

Más información

Reactions of Black Bears to Human Menstrual Odors