Insectos: Los artrópodos más diversificados

El grupo de los insectos reúne a más de un millón de especies (casi las 4/5 partes de las especies actualmente conocidas) y con unos amplios niveles de adaptación, tanto a tipos de vida como a diferentes alimentaciones.

El cuerpo se divide en tres regiones: cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza se sitúa un solo par de antenas, los ojos simples y compuestos y las piezas bucales, que varían según los órdenes estudiados. El tórax está formado por tres anillos, con tres pares de patas y, a menudo, dos pares de alas. El abdomen lo compone un número variable de anillos, sin apéndices ambulatorios.

El sistema nervioso está integrado por ganglios y nervios dispuestos como los peldaños de una escalera. Los ganglios de cada región del cuerpo tienden a agruparse, sobre todo los de la cabeza, dando lugar a un verdadero cerebro. El sistema respiratorio está compuesto por tráqueas, que se abren al exterior a través de unos orificios o estigmas, situados en el abdomen. El sistema excretor lo constituyen los tubos de Malpigio, que desembocan en el tubo digestivo. Por su parte, éste suele presentar una cierta complicación, con unas glándulas salivares muy desarrolladas.

Insectos. El aparato bucal

Se presentan distintos tipos de aparatos bucales, dependiendo de los hábitos alimenticios:

a) Masticador: formado por un labro o labio superior móvil, un par de mandíbulas sin palpos, dos maxilas libres con palpos móviles y un labio inferior que en realidad está formado por la soldadura de dos maxilas y dotado de dos palpos. Es propio de los ortópteros, coleópteros, neurópteros, arquípteros, muchos himenópteros y las larvas de los lepidópteros.

b) Lamedor: integrado por un labio superior, dos mandíbulas sin palpos, unos palpos maxilares alargados que forman un tubo donde se aloja el labio inferior y éste transformado en una lengüeta muy larga, flexible y peluda. Es propio de los himenópteros.

c) Chupador: dentro de este apartado se distinguen tres tipos:

- El de probóscide o trompa, que presentan algunos dípteros y constituido por un labio superior o labro-epifaringe, acanalado y que forma un tubo al soldarse con la hipofaringe; unas mandíbulas atrofiadas, unas maxilas muy rudimentarias y con palpos maxilares y, por último, un labio inferior carnoso, blando y sin palpos labiales. El conjunto del labio inferior constituye la probóscide o trompa.

- El de espiritrompa, propio de los lepidópteros y formado por un labio superior rudimentario, unas mandíbulas muy pequeñas o totalmente ausentes, un labio inferior del que sólo quedan los palpos labiales y unas maxilas muy alargadas y soldadas, dando lugar a un tubo enrollado en espiral que recibe el nombre de espiritrompa. Los palpos maxilares son cortos.

- El de pico articulado, propio de los hemípteros y compuesto por un labio superior que cierra la base del canal formado por el labio inferior, unas mandíbulas alargadas en forma de lámi nas perforadas, unas maxilas semitubulares que presentan dos acanalamientos (uno alimenticio y otro salivar), y un labio inferior prolongado y articulado (pico) donde se alojan las mandíbulas y las maxilas.

d) Picador: en éste también se distinguen dos variedades:

- El de trompa perforante, propio de algunos dípteros y formado por un labio superior en forma de estilete succionador, unas mandíbulas y unas maxilas afiladas y dentadas, y un labio inferior o probóscide a modo de vaina.

- El picador propiamente dicho, típico de los afanípteros y compuesto por un labio superior tubular o semitubular, unas mandíbulas en forma de láminas estrechas, puntiagudas, largas y dentadas, dos maxilas libres con palpos y un labio inferior reducido a una pieza y con dos palpos labiales largos.

Insectos. Las patas y las alas

Las patas están divididas en cinco segmentos: coxa, trocanter, fémur, tibia y tarso. Los dos primeros son de pequeño tamaño, los dos siguientes forman la parte principal de la pata y el último está generalmente dividido en tres partes distintas (a veces hasta en cinco). Al final se sitúan un par de uñas. Las patas presentan distintas adaptaciones, dependiendo del tipo de vida que lleve el insecto; así se encuentran en algunos casos adaptadas al salto (saltamontes), a la excavación (grillotopo), a la depredación (mantis) o a la recogida y almacenaje del alimento (abejas).

Las alas suelen ser unas expansiones laminares dotadas de una fina nerviación. Aunque en la mayoría de los casos esta estructura se mantiene, en otros se endurece el primer par de alas (escarabajos) o adquiere una cierta rigidez (saltamontes). En estos dos últimos casos la función voladora, que es la primordial de las alas, se transforma en protectora.

La reproducción de los insectos

En general, los insectos presentan los sexos separados y muy diferenciados entre sí, siendo el macho más grande y de coloración más llamativa. Se reproducen normalmente por huevos, que se pueden desarrollar con o sin metamorfosis:

a) Desarrollo directo: del huevo nace un animal muy semejante al adulto o imago y, a través de sucesivas mudas, alcanza el tamaño y desarrollo de aquél.

b) Con metamorfosis: del huevo nace un animal completamente distinto al adulto, la larva, que en un momento determinado de su vida se inmoviliza (pupa) y sufre todas las transformaciones necesarias para convertirse en un adulto.

En algunos casos también se pueden producir reproducciones partenogenéticas.

Orden Tisanuros (pececillo de plata…)

Con aparato bucal masticador, un par de antenas multiarticuladas y con algunos anillos del abdomen provistos de unos pequeños apéndices en forma de bastoncillo. El último anillo del ab domen lleva un par de largos y finos apéndices, denominados cercos.

Este orden engloba a los insectos más primitivos. Viven bajo las piedras, en el suelo, entre las hojas muertas del bosque, en los acantilados marinos e incluso en nuestras casas, como es el caso del pececillo de plata.

Orden odonatos (libélulas…)

Con aparato bucal masticador, antenas cortas y dos pares de alas membranosas, de nerviación reticulada y casi de igual tamaño. El animal adulto es un excelente volador y depredador, que se alimenta de insectos. Este orden engloba a todas las especies de libélulas.

Orden isópteros (termitas…)

Con aparato bucal masticador y alas membranosas. Este grupo engloba a las termitas, insectos sociales que se alimentan de humus o de detritos vegetales más o menos descompuestos.

Orden ortópteros (saltamontes, grillos…)

Insectos de tamaño grande o mediano, con aparato bucal masticador y las patas posteriores generalmente más desarrolladas y adaptadas al salto. El primer par de alas presenta el aspecto de una lámina apergaminada, mientras que el segundo es de consistencia membranosa y permanece replegado bajo el anterior cuando el insecto se encuentra en estado de reposo. A este grupo pertenecen los saltamontes, grillos, mantis, alacranes cebolleros o grillotopos y las langostas.

Orden coleópteros (escarabajo, mariquita, luciérnaga…)

Caracterizados porque el primer par de alas (élitros) está muy endurecido y forma una especie de estuche que protege al segundo par de alas membranoso. En algunos casos, este segundo par desaparece. El aparato bucal es masticador, y la metamorfosis, de tipo complicado. La mayoría de las especies de coleópteros son terrestres, pero también existen algunas acuáticas. Entre los representantes más conocidos se pueden citar al escarabajo sanjuanero, mariquita, ciervo volante, gorgojos, escarabajo de la patata, escarabajo pelotero y luciérnagas.

Orden Lepidópteros (mariposas, polillas…)

Con dos pares de alas membranosas cubiertas de escamas coloreadas, aparato bucal chupador provisto de una larga trompa que se enrolla en espiral (espiritrompa) y desarrollo por metamorfosis complicada. La larva, a diferencia del adulto, presenta un aparato bucal de tipo masticador. Los lepidópteros son insectos terrestres y sólo ocasionalmente algunas de las larvas son acuáticas. A este grupo pertenecen todas las mariposas y las polilla.

Orden Dípteros (moscas, mosquitos…)

Unicamente poseen un par de alas membranosas funcionaleschupador (con probóscide) en algunos ejemplares y de tipo picador en otros. Este orden agrupa especies diurnas que se alimentan del néctar de las flores, otras de tipo predador e, incluso, unas últimas con tipo de vida parásito. Ejemplos de dípteros conocidos son las moscas y mosquitos.

Orden Himenópteros (abejas, hormigas, avispas…)

Con aparato bucal de tipo masticador o lamedor, dos pares de alas membranosas, siendo siempre el posterior dos veces más pequeño que el anterior, y estando unidos ambos durante el vuelo por una serie de pequeñas cerdas. Las hembras presentan al final del abdomen una estructura para la puesta de huevos (oviscapto), que en los grupos más evolucionados se transforma en un aguijón venenoso. El desarrollo es por metamorfosis completa y son relativamente frecuentes los casos de reproducción partenogenética.

En cuanto a su forma de vida existen muchas diferencias dentro del grupo, encontrándose tanto especies parásitas como otras que viven organizadas socialmente, y un tercer grupo, mayoritario, de ejemplares de vida libre. En los que viven en sociedad aparecen tres tipos de individuos diferenciados morfológicamente y por comportamiento: las reinas, que son las hembras fecundas; los machos o zánganos, que se originan por reproducción partenogenética, y las obreras, que son hembras estériles. Himenópteros conocidos son las abejas, hormigas y avispas.

Orden Anopluros (piojos…)

Insectos que viven parasitando externamente a los mamíferos. No tienen alas, el cuerpo está comprimido horizontalmente y se alimentan succionando sangre. A este grupo pertenecen los piojos.

Orden Afanípteros (pulgas…)

Insectos pequeños, de cuerpo comprimido, con las patas robustas y sin ojos. El aparato bucal es picador y chupador y el desarrollo se realiza a través de metamorfosis completa. Las larvas se suelen alimentar de detritos muy variados, mientras que los adultos son generalmente parásitos temporales que se alimentan de sangre.

A este orden pertenecen todos los tipos de pulgas que parasitan a los animales de sangre caliente.

No hay comentarios