Independencia de las colonias americanas

Durante el siglo XVIII el Imperio hispánico continúa siendo el mayor, extendiéndose desde Nuevo México hasta la Tierra de Fuego. En América del Norte los ingleses avanzan hasta la Florida y forman las Trece Colonias inglesas. Más al norte, Francia, que ocupaba Canadá, crea la Louissiana.

independencia cololinas

Pérdida de las colonias francesas

Los intereses coloniales en América del Norte produjeron varios conflictos entre Francia e Inglaterra, de los que resultará beneficiada esta última.

En la Paz de Utrech, Francia cede a Inglaterra: Terranova, Nueva Escocia y la bahía de Hudson, lo que le abría las puertas del Canadá. En 1754, cuando Francia se establece en Ohio, estalla la Guerra de los Siete Años en la que los norteamericanos franceses, apoyados por Inglaterra, se apoderan de Quebec en 1758 y de Montreal en 1760. En la paz de 1763 Inglaterra logra de Francia el Canadá y la Florida, territorio perteneciente a España, quien para ser recompensada recibe la Louissiana francesa, con lo que el imperio colonial francés de América del Norte se extingue.

Independencia de las colonias inglesas

Las ideas revolucionarias europeas y el desarrollo económico hicieron brotar en América las ansias de independencia. En cuanto a las colonias inglesas, este afán se vio favorecido por la imposición de Jorge III de contribuir económicamente a los impuestos de la metrópoli, intentando con ello salvar el déficit dejado por la Guerra de los Siete Años.

Los colonos plantean una serie de reivindicaciones administrativas que pronto se convertirán en políticas. Inglaterra intenta hacer valer su autoridad por la fuerza, lo que fomentó más vivamente la sublevación, dirigida por Jorge Washington, Benjamín Franklin y Tomás Jefferson.

En 1777 los colonos vencen en Saratoga, apoyados por Francia y España, que luchaban contra el imperialismo británico. Así se generaliza la Guerra de la Independencia en Norteamérica, siendo derrotados los ingleses en Yorktown en 1781. Jorge III pide la paz, firmada en Versalles en 1783, por la que se declaran dependientes las colonias de América del Norte, excepto Canadá. Inglaterra devuelve a España Menorca y la Florida, y a Francia la Louissiana occidental.

Las trece colonias inglesas, unidas en el Congreso de Filadelfia promulgan la Declaración de Independencia en 1776, y, una vez terminada la lucha, una Convención Nacional aprueba la Constitución de los Estados Unidos. Constituye un estado federal, con un Senado, una Cámara de Representantes y un Tribunal Supremo, independientes entre sí. Es la primera Constitución escrita del mundo, y la presidencia del Estado, será ocupada por primera vez por Jorge Washington (1789-1797).

Independencia de las colonias españolas

simón bolivar

Simón Bolívar, indiscutible caudillo de la independencia hispanoamericana.

Las colonias hispanoamericanas, siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos, y frente a la incapacidad de la metrópoli para solucionar los problemas americanos, exigen su inmediata independización. A este afán contribuye también la difusión de las ideas enciclopedistas y la ayuda de Inglaterra a los rebeldes. Ya desde 1780 la sublevación era fomentada por algunos ideólogos, como el colombiano Antonio Nariño. Hacia 1805 el venezolano Francisco Miranda intentó unificar las tendencias separatist as, y con ayuda inglesa preparó un fallido desembarco en su país.

En 1810, y a imitación de las Juntas Provinciales españolas contra el invasor francés, se forman Juntas de gobierno americanas con la intención de hacerse con el poder y proclamar la independencia. Estas sublevaciones fueron sofocadas por la metrópoli, con la ayuda de los ricos hacendados de México y Perú, fieles a la corona española.

En Argentina, los separatistas logran mantenerse en el poder, y en 1816 se declaran independientes. Al año siguiente el general José San Martín emprende una campaña para liberar Chile, derrotando a los españoles en Chacabuco y Maipú en 1818. La independencia chilena le da pie para entrar en Perú en 1821. Mientras, Simón Bolívar, que había combatido sin éxito por la independencia americana, forma un ejército que cruzará los Andes y derrotará a los realistas en Boyacá, entra en Bogotá y logra la liberación de Colombia en 1819. En 1821 independiza Venezuela tras la victoria de Carabobo.

En 1822, se reúnen ambos generales, Bolívar y San Martín, en la entrevista del Guayaquil, para independizar Quito y Perú. San Martín deja vía libre a Bolí var, y éste libera Quito en 1822.

En 1824 vence en Junín, y en 1825 obtiene la rendición de los españoles tras la batalla de Ayacucho.

La Guerra de Secesión

La evolución política americana en el siglo XIX pone de manifiesto las diferencias entre el norte y el sur: los primeros eran industriales y proteccionistas y los segundos agrícolas y librecambistas. El norte era abolicionista y el sur esclavista, ya que necesitaba esta mano de obra barata para sus plantaciones. La elección del abolicionista Abraham Lincoln como presidente de la Unión en 1861 dio origen al conflicto. Los Estados del Sur pretenden separarse de la Unión y forman una confederación bajo la presidencia de Jefferson Davis. Lincoln, que defiende la unidad de América, se impone por la fuerza en una guerra que abarca de 1861 a 1865.

Los sudistas, mejores militares, son derrotados por la mayoría numérica y la superioridad en los materiales bélicos. La Capitulación de Peterborough pone fin al conflicto con la sumisión del sur y la abolición de la esclavitud.

Estados Unidos se convierte en gran potencia al mando del Partido Republicano. Se establece en Alaska y fomenta la sublevación de Cuba, lo que en 1898 motivó la guerra con España.

Revolución mejicana

Méjico se independiza en 1821 por el acuerdo tácito de separatistas y del general Itúrbide, que se proclama emperador y es derribado por las luchas de los conservadores y federalistas. Tras sucesivos golpes de Estado y después de separarse de la Confederación de Estados Centroamericanos, el Partido Federalista y revolucionario se impone al Conservador en 1855.

Benito Juárez (1806-1872), representante federalista, cuenta con la oposición moderada, que busca el apoyo de Francia. Las tropas de Napoleón III derrocan a Benito Juárez y establecen en el poder a Maximiliano de Austria, hermano de Francisco José I, en 1863. La guerra civil no se hace esperar y finalizará con la victoria de Juárez y el fusilamiento de Maximiliano en Querétaro en 1867. El orden interno fue restaurado por la dictadura de Porfirio Díaz, iniciada en 1876 y derrocada en 1911, comenzando un difícil período de transformaciones y guerras sociales.

No hay comentario