Idealismo alemán: Kant y Hegel

La corriente idealista alemana nace con Kant y culmina con Hegel. En general, la palabra idealismo se aplica a la doctrina filosófica que define la idea como principio del conocimiento y al mismo tiempo de la realidad: la realidad se reduce al pensamiento, a la idea. Hablamos del idealismo alemán.

El idealismo alemán de Kant denominado idealismo crítico o transcendental es un idealismo relativo en cuanto que no excluye totalmente la existencia real del objeto, solamente priva de realidad objetiva a las formas de conocimiento Kant define el idealismo trascendental como el que considera los fenómenos en su conjunto como simples representaciones.

Del idealismo kantiano surge una corriente de idealismo absoluto, representada principalmente por Fichte, Schelling y Hegel. Es así como el idealismo alemán se escinde.

Con el idealismo absoluto, los objetos se reducen a pensamiento, lo que supone ya una negación total de la realidad objetiva.

Los tres idealismos postkantianos parten de una realidad suprema y absoluta, de la que se deriva apriorísticamente todo el resto. Para el idealismo voluntarista de Fichte, esta realidad es el Yo infinito, para el idealismo de la identidad de Schelling, la identidad absoluta y para el idealismo absoluto de Hegel, la idea.

A continuación expondremos la doctrina filosófica de Kant y Hegel puesto que son las figuras más representativas del idealismo alemán.

Kant – Idealismo alemán

Enmanuel Kant (1724-1804) se dedicó a la enseñanza en la Universidad y en 1770 obtuvo la cátedra de Metafísica y Lógica. Este año es decisivo para él ya que señala un tránsito del período precrítico al crítico de su pensamiento. Kant, que se había formado en el racionalismo, comienza a dudar del valor de la razón al leer a Hume y escribe un libro titulado Dissertatio en el que se plantea el problema del valor y los límites de la razón.

Más tarde este problema recibe solución en sus obras Crítica de la razón pura, Crítica de la razón práctica y Crítica del juicio.

Crítica de la razón pura

Inmanuel Kant

Inmanuel Kant

En la Crítica de la razón pura Kant somete a crítica la razón científica, definiendo unos conceptos previos para establecer el valor y la posibilidad de la ciencia.

Esta obra se divide en tres partes: la Estética transcendental, que trata el valor del conocimiento sensible para establecer la posibilidad de la matemática como ciencia; la Analítica transcendental que aborda el valor de los conceptos del entendimiento para estudiar la posibilidad de la Física como ciencia y la Dialéctica transcendental, que se ocupa del valor de las ideas de la razón para establecer la posibilidad de la Metafísica como ciencia. Es la base del idealismo alemán.

Conceptos previos
Kant distingue el conocimiento a priori y el conocimiento a posteriori. El conocimiento a priori es el conocimiento puro, universal y necesario cuya validez no depende de la experiencia. El conocimiento a osteriori es el conocimiento empírico, contingente y limitado cuya validez depende de la experiencia.

Kant sostiene que el conocimiento se formula en juicios. No se puede conocer algo mientras no se esté en condiciones de juzgar, es decir, de afirmar o negar.

Los juicios se dividen en analíticos y sintéticos. Los juicios analíticos son aquellos cuyo predicado está contenido en el sujeto y, por tanto, son meramente explicativos, no añaden información. Los juicios sintéticos son aquellos cuyo predicado no está contenido en el sujeto y, por tanto, son extensivos, es decir, añaden información.

Los juicios analíticos son conocimientos a priori y los sintéticos, a posteriori. Ahora bien, la ciencia requiere juicios que sean sintéticos y a priori, es decir que sean universales y necesarios y que a la vez su predicado no esté contenido en el sujeto y añadan información. Kant analiza si los juicios sintéticos a priori son posibles y llega a la conclusión de que lo son, puesto que el conocimiento es un producto de las impresiones recibidas de fuera, que proporcio na la materia del conocimiento y de los modos que tiene el sujeto de recibir esas impresiones, que constituye la forma.

La materia concede al conocimiento validez objetiva y la forma, universalidad y necesidad. Si esto es así, la realidad en sí (noumeno) independiente del conocimiento es incognoscible, sólo se conoce la realidad transformada por las formas a priori (fenómeno).

La Estética transcencental
En esta parte, Kant demuestra que la Matemática es posible como ciencia porque está integrada por juicios sintéticos a priori, es decir posee la materia, los datos de la experiencia sensi ble que le concede validez objetiva y formas a priori de la sensibilidad (espacio y tiempo), que le confiere universalidad y necesidad.

Analítica transcendental
En esta parte demuestra que la Física también es posible como ciencia. Su validez objetiva viene dada por los datos de la experiencia sensible presentados al entendimiento por las intuiciones puras de la sensibilidad, y su universalidad y necesidad proviene de las formas a priori del entendimiento a las que Kant llama categorías.

Dialéctica transcendental
En esta parte Kant demuestra que la Metafísica no es posible como ciencia ya que posee las formas a priori de la razón, llamadas ideas (mundo, alma y Dios) pero carece de elemento material que pueda conferir a sus juicios validez objetiva.

Crítica de la razón práctica

Para Kant, la razón práctica equivale a la voluntad. La Crítica de la razón práctica tiene por objeto determinar las condiciones a priori del valor moral de la conducta partiendo de la afirmación de la existencia de la ley moral, del sentimiento del deber en el hombre.

Principios de la razón práctica
Los principios de la razón práctica señalan cómo se debe obrar. Estos principios pueden ser subjetivos, llamados también máximas y objetivos, denominados leyes morales o imperativos.

Las máximas son los principios según los cuales obra el individuo y, por tanto, sólo tienen validez para la voluntad de un sujeto. Las leyes morales, los imperativos son los principios según los cuales se debe obrar y, por tanto, tienen validez de todo ser racional.

Crítica del juicio

En esta parte, Kant justifica la existencia del mundo. El mundo existe porque ha sido creado por una suprema inteligencia y lleva en sí su huella.

Hegel – Idealismo alemán

Hegel (1770-1831) fue profesor en las Universidades de Jena, Heidelberg y Berlín. Sus principales obras son: Fenomenología del Espíritu, Lógica, Enciclopedia de las ciencias filosóficas.

Hegel parte de la consideración de que el principio supremo, la realidad absoluta es la idea. La Idea es el principio, el desarrollo y el fin de todo, es el ser que constituye la esencia de todas las cosas y, a la vez, el sustrato de todo fenómeno.

La dialéctica y el método dialéctico

Para Hegel, la Idea está en perpetuo devenir, de la Idea se despliega toda la realidad tanto real como ideal. En este caso, es la dialéctica la ley que rige todo el proceso de la realidad. El des pliegue de la Idea en la realidad es un despliegue dialéctico.

La evolución a través de la cual se despliega la Idea se explica mediante el método dialéctico que consta de tres fases: tesis, antítesis y síntesis. En la tesis, la Idea se pone o se afirma; en la antítesis, la Idea, lo afirmado, original algo que se le opone y de esta forma se niega limitándose; en la síntesis se une la Idea y su limítación y se integra en la totalidad.

Las distintas partes de la Filosofía fluyen también del despliegue dialéctico de la Idea. En la tesis, la Idea existe en sí y en cuanto real corresponde a Dios que es el objeto de la Lógica. En la antítesis, la Idea existe fuera de sí, es decir la Naturaleza que es el objeto de la Filosofía de la Naturaleza. En la síntesis, la Idea se vuelve a recuperar en sí misma, es lo que corresponde con el Espíritu, objeto de la Filosofía del Espíritu.

esquema pensamiento filosófico de Hegel

Lógica

La Lógica es la ciencia del ser, la ontología puesto que lo real (ontos) se identifica con lo racional (logos). Para Hegel, todo lo racional es real y todo lo real es racional.

La Lógica estudia la primera fase del despliegue de la Idea, es decir, la Idea en sí, la cual se despliega como ser, como esencia, como concepto.

Filosofía de la Naturaleza

La filosofía de la Naturaleza estudia la idea fuera de sí, la Naturaleza. Esta ciencia sigue a la lógica.
El despliegue de la Idea en Naturaleza se lleva a cabo en tres etapas: mecánica, física y orgánica.

Filosofía del Espíritu

La Filosofía del Espíritu estudia la Idea que, después de ser Naturaleza vuelve a sí, haciéndose autoconsciente y constituyendo el Espíritu. El Espíritu pasa también por tres fases: en la tesis es Espíritu subjetivo que tiene el mundo como objeto; en la antítesis es Espíritu objetivo que se refleja a través de la libertad en la Moral, la Eticidad y el Derecho y en la síntesis es Espíritu absoluto que se libera del mundo que lo ha originado.

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies