Hepatitis C: “infectador” en serie ante la justicia

Al técnico de laboratorio David Kwiatkowski se le acusa de transmitir la hepatitis C a 31 pacientes de siete hospitales diferentes en los Estados Unidos. Las infecciones en serie venían preocupando a los estadounidenses desde hace varios meses.

No sólo hay asesinos en serie, parece que pronto habrá que crear una categoría de “infectadores en serie“. Este es de hecho el nombre dado por los medios de comunicación estadounidenses a uno de sus conciudadanos, técnico de laboratorio. A David Kwiatkowski se le acusa de transmitir la hepatitis C a no menos de 31 personas de 13 hospitales en diferentes estados de EE.UU. (Arizona, Georgia, Kansas, Maryland, Michigan, Nueva York y Pensilvania). “El infector” efectivamente trabajaba en diferentes hospitales con contratos temporales, lo que explica que haya pasado por tantos hospitales.

Desde junio de 2010, el hombre fue diagnosticado con el virus de la hepatitis C. De acuerdo con los cargos formulados, habría utilizado jeringas encontradas en los hospitales donde trabajó para inyectarse dosis de fentanilo, un potente analgésico. Pero en lugar de tirarlas, el hombre de 32 años de edad, habría reemplazado el fentanilo por una solución salina con la que sustituía el contenido de la jeringa. A continuación, se habrían utilizado en varios pacientes. Como la hepatitis C se transmite principalmente a través del contacto con la sangre de una persona infectada, especialmente a través de agujas contaminadas, algunos pacientes fueron infectados.

Según el doctor Richard Besser, director del Departamento de Salud de la red de televisión ABC: “Si él sabía que estaba infectado e inyectó a los pacientes con jeringas que había utilizado es la definición del diablo Todos los enfermos que estuvieron en esos hospitales mientras que él trabajaba están potencialmente en riesgo. Estamos hablando de decenas de miles de personas“. La denuncia contra Kwiatkowski fue presentada el 19 de julio. Pero el temor es que el técnico de laboratorio haya transmitido el virus a un gran número de norteamericanos, tanto que se ha realizado una convocatoria de pruebas de la hepatitis C.

31 personas procedentes de 13 hospitales diferentes fueron infectados de hepatitis C por un técnico de laboratorio

31 personas procedentes de 13 hospitales diferentes fueron infectados de hepatitis C por un técnico de laboratorio. © http://www.hepatitisc2000.com.ar

Infección con síntomas leves

Primero tuvieron que hacer un llamamiento a 6000 ex pacientes del hospital en Exeter, a las pruebas se presentaron más de 3000. El proyecto fue abandonado finalmente el 28 de julio. De hecho, el riesgo de transmisión “en este nuevo grupo de pacientes” parece haber sido considerada demasiado bajo en comparación con los costes que generan las pruebas. Los pacientes que no fueron tratados en los servicios donde el técnico trabajaba de hecho tienen una baja probabilidad de estar contaminados.

Es en este hospital de Exeter, New Hampshire, donde Kwiatkowski trabajó desde abril a mayo y donde se descubrió la propagación de la hepatitis C, lo que ayudó a iniciar una investigación en otros estados de EE.UU.. El sospechoso pudo ser detenido en julio, con una alerta médica en un hotel de Massachusetts que se inició una semana antes. David Kwiatkowski estaba en muy mal estado, visiblemente bajo la influencia del alcohol y tras haber escrito una nota en referencia a un plan de suicidio.

Afortunadamente, a diferencia de los asesinos en serie, los causantes de infecciones de serie no necesariamente causan la muerte. Entre la población mundial que es portadora del virus de la hepatitis C, sólo el 3% es un portador crónico y la mayoría sufre síntomas leves. El virus es, además, rara vez mortal, pero puede conducir a otras enfermedades como la cirrosis y el cáncer hepático.

Vía

Hépatite C: un “infecteur” en série devant la justice