El lobo mexicano

El lobo mexicano (Canis lupus baileyi) es la subespecie de lobo más pequeña y la más diversa genéticamente hablando dentro del lobo gris. Se trata de un cánido cuya altura ronda los 65-80 cm. (siendo las hembras algo más pequeñas) y su longitud no sobrepasa los 135 cm y suele pesar entre 21 y 45 kg.

Su cabeza grande, el hocico largo y una peculiar crin que surge desde la base del cuello hasta los lados de la cara a modo casi de melena…., al igual que su cola recta, patas grandes y la posición oblicua de sus ojos (lo que le da una mirada profunda)…, son las características distintivas de su especie.

Su distribución original incluía desde Zacatecas hasta el sur de Nuevo México, Arizona, el oeste de Texas y en México desde la frontera norte hasta Oaxaca. Actualmente existen en las zonas serranas en Chihuahua y Durango. Amantes de las zonas de bosques templados de pinos, táscates y encinos…, como lobos que son han llegado a adaptarse a otros climas y hábitat diferentes.

Distribución geográfica del lobo mexicano

Distribución geográfica del lobo mexicano

Los lobos mexicanos viven en grupos de entre 2 y 10 componentes, son animales gregarios, los cuales mantienen relaciones de parentesco entre sí.

De hábitos generalmente nocturnos, el lobo mexicano se alimenta de venados de cola blanca, conejos, pecaríes, borrego cimarrón, berrendo, roedores, jabalí… .y hasta de carroña.

Las hembras entran en celo una vez al año teniendo un periodo de gestación de entre 60-65 días. El número de los cachorros por camada varía de 4 a 7 crías.

El lobo mexicano esta clasificado como especie extinta en la NOM-059- ECOL-2001 publicada por la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales.En 1976 fue declarado una especie amenazada, y así ha permanecido desde entonces. La muerte de reses de los ganaderos por ser éstas presa fácil para el lobo, llevaron a cánido y a humanos a un enfrentamiento de intereses por el que los depredadores fueron perseguidos, envenenados y cazados.

Lobo mexicano

Lobo mexicano

No se tienen datos sobre poblaciones viviendo en libertad pero hay especialistas que consideran que aún quedan grupos pequeños o parejas de este animal distribuidos por las zonas serranas del norte de México.

La recuperación del lobo mexicano se inició en 1976 al haber sido declarado en peligro de extinción. De 1977 a 1980 se capturaron los últimos lobos silvestres en el país y se abrió un programa de reproducción en cautiverio, que salvó al lobo mexicano de la extinción definitiva.

Hoy, la población cautiva consiste en aproximadamente 300 animales e involucra a 45 zoológicos y refugios en Estados Unidos y México.

En 1998, 13 animales (3 familias de lobos mexicanos), fueron liberados en la zona primaria de recuperación del Blue Range Wolf Recovery Area (Arizona y Nuevo México). Otros lobos han sido liberados también desde ese día para lograr que la reproducción sostenga un crecimiento de la especie en la vida silvestre. Hasta 2007, un total de 52 lobos mexicanos sobreviven en la vida silvestre, incluyendo siete parejas reproductivas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *