El interferómetro de radio Lofar busca galaxias en colisión

Para observar el cielo en baja frecuencia (entre 10 y 240 MHz), Europa ha optado por desarrollar Lofar, una red de 50.000 antenas repartidas en 48 lugares en los Países Bajos, Alemania, Suecia, Reino Unido y Francia. Las mediciones realizadas por estos receptores diferentes se combinan por interferometría, para obtener el equivalente de un radiotelescopio gigante. El año pasado Lofar tuvo la oportunidad de estudiar los dos extremos del chorro del agujero negro supermasivo en el centro del quásar 3C 196.

Muchos campos de estudio se abrirán a los investigadores cuando toda la red Lofar esté totalmente operativa: el Sol, los planetas, los pulsares, los agujeros negros y las galaxias son fuentes de emisiones de baja frecuencia… Por no hablar de que los extraterrestres puedan estar utilizando estas longitudes de onda como lo hacemos nosotros para aplicaciones militares y civiles. Los investigadores utilizaron Lofar para estudiar el cúmulo de galaxias Abell 2256. Un equipo internacional ha publicado sus resultados en la revista científica Astronomy & Astrophysics.

antenas de Lofar

En Francia, las antenas Lofar (imagen inferior derecha) están instaladas en la estación de radioastronomía de Nançay. © Observatorio de París / Lofar / Ivan Thomas

Impacto de los sub-grupos

El cúmulo Abell 2256 tiene varios cientos de galaxias en un volumen de 10 millones de años luz. Observable en la constelación de la Osa Menor, se encuentra a 800 millones de años luz de la Tierra. Su observación se limita a los grandes telescopios ya que su magnitud es de aproximadamente 15, la galaxia más brillante de este cúmulo es NGC 6331. La imagen del cúmulo Abell 2256 a partir de datos proporcionados por las antenas Lofar es más brillante y más compleja que lo que se observa en el rango visible. Según los científicos (miembros de 26 universidades y varios institutos de investigación), tenemos que imaginar los clusters como un lugar donde se producen muchas colisiones y fusiones entre pequeños grupos de galaxias, lo que explica las múltiples fuentes de radio detectadas.

Lofar continuará explorando el cielo en el marco del Lofar Key Survey, un programa que podría descubrir 100 millones de objetos en el universo distante.

Abell 2256

Visto en la longitud de onda de 60 MHz, el cúmulo Abell 2256 revela múltiples colisiones entre pequeños grupos de galaxias. © Lofar / Observatorio de París