El hombre de Neandertal desapareció… porque hibridamos

Los neandertales, el Homo neanderthalensis, no es un ancestro ni un descendiente del ser humano moderno, Homo sapiens. Estos dos homínidos han convivido durante más de 10000 años durante el final de la última glaciación, hasta que el Homo neanderthalensis desapareció hace unos 30000 años. Pero la pregunta que queda en el aire, ¿por qué desapreció?

Existen muchas hipótesis al respecto. Se habla, en diferentes publicaciones de ciencia e historia de unas capacidades intelectuales, de adaptación y culturales inferiores a la nuestra. Habría perdido contra el hombre moderno en las luchas por los territorios. En esta línea, el argumento más radical afirma que el Homo sapiens pudo haber cometido genocidio matando a su competencia. Estas tres opciones se basan en la superioridad de nuestra especie.

Ante la gran variedad de hipótesis propuestas, Michael Barton, de la Universidad Estatal de Arizona y sus colegas desarrollaron un modelo basado en la observación de 167 evidencias fósiles o pruebas de vida encontradas en Europa del Este. Teniendo también en cuenta el clima de la época, el programa informático examina cómo los homínidos emigraron y evolucionaron biológica y culturalmente durante el Pleistoceno (entre 11500 y 128000 años atrás). Los resultados, publicados en Human Ecology, confirman una nueva hipótesis propuesta en 2010. Los humanos modernos y los neandertales se habrían mezclado. De hecho, compartimos entre un 2 y un 4% de nuestro genoma común.

Esqueleto de Homo Neanderthalensis

Los esqueletos de los seres humanos modernos y los neandertales son muy similares. Homo neanderthalensis (como se ve aquí) es, sin embargo, más grande que el Homo sapiens. © Claire Houck, Flickr, Creative Commons by-sa 2.0

La gran capacidad de adaptación del Hombre de Neandertal

El cambio climático significativo se produjo hace 40000 años, el Hombre de Neanderthal se adaptó. Habría emigrado a lugares más propicios para su supervivencia. El hombre moderno actúa de la misma manera, las dos especies pueden haber compartido más y más interacciones biológicas y culturales. Cazaban en los mismos territorios, bebieron la misma agua, y, a veces vivían en los mismos lugares (por ejemplo, la gruta de las hadas hace 38000 años). El Homo neanderthalensis se ha adaptado a las condiciones climáticas y a la presencia de los humanos modernos. Era más flexible y más inteligente de lo esperado. ¿Pero por qué desapareció entonces?

Según el modelo informático utilizado, el aumento en el número de interacciones con el hombre actual podría estar relacionado con la extinción de la especie. Los dos homínidos se entendían tan bien que habrían hibridado. El fruto de estas uniones tendía como resultado un detrimento de la mayor parte del genoma del Hombre de Neandertal. Los resultados de este modelo basado en variables biológicas, conductuales y ambientales, vienen a confirmar la hipótesis presentada en 2010 sobre la base de los estudios moleculares. Las dos especies se mezclaron.

¿Por qué no hemos encontrado restos de ningún híbrido? Es probable que se hayan encontrado, pero entonces eran considerados como pertenecientes a una de las dos especies. En efecto, ¿cómo reconocer un híbrido en un estudio morfológico?

El uso de modelos de ordenador proporciona resultados objetivos de los que carecemos a priori. Según este nuevo estudio, el Hombre de Neandertal fue biológica y culturalmente absorbido por los humanos modernos. Estas dos especies debían tener un comportamiento similar. Por lo tanto, el hombre de Neandertal voluntariamente hibridó con los humanos modernos. En minoría desde el principio, habría desaparecido con el tiempo.

Hombre de Neanderthak

El hombre de Neandertal vivió en Europa y Asia hace entre 120000 y -30000 añoss. El tamaño promedio debe ser de entre 1,55 y 1,65 metros. Era capaz de fabricar herramientas y dominaba el fuego. © American Museum of Natural History

Más información

Modeling human ecodynamics and biocultural interactions in the late Pleistocene of Western Eurasia
Web personal de Michael Barton

No hay comentarios