El concepto de oración en la lingüística española

Establecer la distinción del concepto lingüístico entre oración y proposición es el paradigma central de esta revisión semiótica que determina, en seis capítulos, el concepto de oración y proposición. Para ello hace una revisión de los conceptos de oración a través de la historia y las diversas posturas de lingüistas tales como Andrés Bello. Esta revisión del concepto de oración es una exposición de sus diversas acepciones y del manejo que este concepto sufre de manera práctica y teórica.

Lope Blanch expone a las funciones de la interjección como parte de la oración, como equivalente de ésta e incluso, en el caso de ser un conectivo que no es parte de la oración, ni equivalen a ésta. Y establece los elementos gramaticales que diferencian al núcleo y al predicado; así se marca, como lo señalara en su momento Bloomfield, la importancia de la oración en la estructuración de la gramática y a la vez el papel del verbo como núcleo de la oración.

Juan Manuel López Blanch

Las consideraciones finales, marcadas en el sexto capítulo titulado “El concepto de oración…”, retoman el desarrollo histórico del concepto oración y su aplicación en las diversas visiones de la gramática española. Retocando y redondeando así, el papel de la proposición, la interjección, los conceptos tradicionales de cláusula y, por último, las posibilidades de la oración en la gramática, en las dos acepciones más reconocidas por Bello y Boonfield:

La oración es una unidad morfosintáctica (gramatical) constituida por dos miembros en relación predicativa (S? P) B), unidad de manifestación que expresa el propósito comunicativo de su integridad. Esta era la concepción, mientras la moderna anatomía ‘oración::proposición’ es inadecuada en términos gramaticales. Así ya no se unen e igualan como concepto ambos términos, pues de acuerdo con la moderna gramática morfológica, ‘oración::proposición’ se subordina el plano morfosintáctico ante el plano semántico y permite observar que lo que es y que puede dejar de serlo por el hecho de entrar en relaciones sintácticas con otras entidades semejantes.

El miembro predicativo de una oración gramatical puede ser: a) nominal: sea sustantivo (este es un libro), o adjetivo (las cuentas claras); b) verbal (los nombres hablan) (¡a callar todo el mundo!) c) adverbial: (los niños adelante; las objeciones después)“.

El elemento constitutivo de una cláusula puede ser una o varias oraciones, una o varias estructuras (no oraciones, sino frases), o una combinación de ambas.”

La conclusión más importante a la que llega este libro es que el concepto de oración, así como el de proposición, se ha ido transformando: desde el tiempo de Bello se llamaba proposición a los miembros de la oración con forma de oración. Así mismo se le conoció, en términos gramaticales, como oración “para designar la expresión de sentido completo”. Finalmente, se entiende por proposición al sintagma predicativo del tipo sujeto-predicado que forma parte de un enunciado más amplio, mediante el cual se expresa una comunicación completa. Enunciado que es una comunicación completa y se entiende como la oración.

Lope Blanch, Juan M., El concepto de oración en la lingüística española. Cuadernos de lingüística 1, Primera reimpresión 1991, Instituto de Investigaciones Filológicas, Universidad Nacional Autónoma de México, 1991.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *