Kerchak | | Salud | No hay comentarios

Después de un trauma psicológico no se debe dormir

Accidentes, terremotos, abuso sexual… Lamentablemente, el trauma psicológico no es raro. Los testigos o las víctimas pueden tener secuelas psicológicas que les persiguen y persiguen a veces durante años o incluso hasta el final de sus vidas.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Massachusetts Amherst acaba de establecer que una buena solución para limitar el impacto emocional de estos recuerdos consiste en quedarse despierto hasta tarde en la noche en lugar de sumergirse rápidamente en un profundo sueño.

Esto pone en cuestión los trabajos previos en los que se asesoraba que para recuperarse mejor es un buen descanso, la búsqueda de un déficit de sueño socava el control de las emociones negativas y favorece la aparición del trastorno de estrés post-traumático.

Emociones fuertes: en lugar temprano en la noche

La investigación reciente, publicado el 18 de enero en la revista Journal of Neuroscience, va un poco en contra del dogma establecido. El estudio incluyó a una pequeña muestra de 106 pacientes, entre ellos 68 hombres y 38 mujeres de entre 18 y 30 años en perfecto estado de salud.

Los voluntarios fueron separados en dos grupos y el experimento conducido en dos etapas. La tarea experimental consistía en ver imágenes que les pidieron que calificaran en una escala de 1 a 9 en función de la alegría o la tristeza que representaban. Las puntuaciones pequeñas eran para las imágenes más tristes, la puntuación media se refería a los elementos neutros, mientras que las puntuaciones más altas caracterizaban a las imágenes alegres. Al mismo tiempo, a los sujetos se les pedía calificar el estado emocional que les causaban las imágenes.

Polisomnografía

La polisomnografía se utiliza para mostrar varios parámetros fisiológicos durante el sueño, como la frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, la actividad cerebral, actividad motora... Con esta herramienta, los investigadores fueron capaces de demostrar que la duración del período REM (Rapid Eye Movement) durante el sueño paradójico refuerza las emociones negativas asociadas con un evento traumático. © Universidad de Massachusetts Amherst

El trauma psicológico se revive en el sueño

Doce horas más tarde, una segunda prueba se llevó a cabo, combinando nueva imágenes con otras vistas anteriormente en la primera fase. Así que había una tarea adicional: reconocer las imágenes ya vistas. La diferencia entre los dos grupos estaba en el momento del día en que los experimentos se llevaron a cabo. El primer grupo de sujetos comenzaron sus experimentos en la mañana y realizaban la segunda prueba de la tarde del mismo día. En el otro grupo, una noche de sueño se insertó entre los diversos experimentos.

Los investigadores midieron a 25 sujetos en el grupo de los durmientes la actividad cerebral durante la noche con polisomnografía, un examen médico general practicado y concebido para estudiar los diferentes parámetros durante el sueño.

Los resultados son en parte contradictorios con los datos obtenidos en estudios previos. Como era de esperar, una noche de sueño mejora la memoria, porque los sujetos que dormían recordaban mejor las imágenes ya vistas. Por el contrario, las emociones negativas relacionadas con la confrontación con las fotografías también es mayor en este grupo, mientras que los sujetos despiertos clasificaban con menos severidad la segunda sesión de la prueba.

Un poco pronto para sacar conclusiones generales

Utilizando los datos obtenidos durante el sueño de algunos pacientes conectados a la polisomnografía, los autores han concluido que incluso los más propensos a tener recuerdos dolorosos fueron los que permanecieron más tiempo en sueño REM (Rapid Eye Movement), un fenómeno encontrado en el sueño paradójico, el momento en que soñamos.

La principal autora del estudio, Rebecca Spencer señala que “a menudo es difícil dormir después de presenciar una escena traumática, como si el cerebro no pudiera dormir“.

Este estudio se centró sólo en los elementos visuales de la fotografía. Cuando ocurre una tragedia ante nuestros ojos, también se asocia con el movimiento, sonidos, olores o algunos otros parámetros. Hay que tomar estos datos con cautela porque todavía es prematuro concluir que es mejor dar una caminata nocturna que entrar en sueño profundo para superar mejor un evento traumático.

Tristeza

Después de presenciar una escena impactante, el trauma puede continuar por mucho tiempo, incluso toda la vida. Más allá de los trastornos psicológicos, la salud física también pueden verse afectada. El duelo aumenta 21 veces más las probabilidades de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral 24 horas después de la tragedia.

Más información

Processing of Emotional Reactivity and Emotional Memory over Sleep

No hay comentarios