Kerchak | | Medio Ambiente | No hay comentarios

Demonio de Tasmania cerca de la extinción a causa del cáncer

El demonio de Tasmania, pequeño marsupial carnívoro y nocturno, es la víctima de un cáncer contagioso e incurable que está diezmando a la especie. Antes de su extinción, considerada inevitable, los australianos han creado un refugio donde se reproducen las especies sanas.

En las laderas de Barrington Tops, al norte de Sydney, en Devil Ark, los científicos están criando demonios machos y hembras para un día repoblar Tasmania, la isla al sur-este de Australia que les da nombre. El cáncer de la cara que los amenaza con una desaparición completa dentro de los cinco años tiene como resultado su muerte en un plazo de tres a seis meses. El contagio es a través de las mordeduras, cuando los diablos están luchando por su comida o su territorio.

Sus posibilidades de supervivencia parecían escasas hoy en día. La enfermedad fue descubierta en 1996 y quince años más tarde, la población disminuyó en un 91%“, advierte el ambientalista Tim Faulkner, del Parque de Reptiles de Australia. Por el momento, “no hay esperanza de tratamiento, no hay esperanza de una vacuna y no hay esperanza de frenar el contagio“, dijo. Clasificado como nocivo cuando proliferó su población, al igual que su primo, el tigre de Tasmania, el diablo es ahora una especie en peligro de extinción, cuya población se estima en el mejor de los casos entre 20.000 y 30.000 individuos. El diablo, fue así llamado por los colonos británicos que estaban alarmados por los gritos impresionantes del animal, no siempre ha sido el emblema de Tasmania solamente. En el siglo XVII vivía en regiones enteras de Australia.

dos diablos de tasmania en brazos de su cuidadores

Dos demonios de Tasmania en los brazos de los cuidadores. Los machos son muy agresivos hacia los demás. © Devil Ark

Su confinamiento en la isla ha erosionado la diversidad genética y por lo tanto, el sistema inmunológico, por lo que es vulnerable a la enfermedad: “sus anticuerpos son incapaces de reconocer las células cancerosas“, según observa la experta en genética Kathy Belov. Su equipo de la Universidad de Sydney, estudió el tumor con la esperanza de encontrar una vacuna o tratamiento. Los científicos están apostando más en la constitución de un banco genético con el que salvar al diablo de Tasmania. “En el espacio de treinta años y unas pocas generaciones, esperamos contar con demonios que puedan ser liberados en el medio natural y ser capaces de cazar y valerse por sí mismos“, dice la experta.

cría de diablo de tasmania

Un diablo de Tasmania muy joven. Es un mamífero marsupial, por lo tanto más cercano a un canguro que un perro o un roedor. © Devil Ark

Diablos felices

Devil Ark (el arca del diablo) es una especie de granja de 500 hectáreas en la población de Tomalla Station, en el corazón de un parque nacional, donado por la familia Packer, que hizo su fortuna con los casinos y los medios de comunicación. El refugio, cuyo nombre hace referencia a El Arca de Noé, alberga un centenar de demonios y espera albergar 350 para el año 2016, y hasta un millar en los años siguientes.

Los pequeños animales se divierten en recintos con una densa vegetación cercana a su hábitat natural. Alimentados durante la noche de cadáveres de canguros por la noche y otras presas, se pasan durmiendo casi todo el día. Estos marsupiales son distribuidos sobre la base de un catálogo destinado a optimizar la reproducción, cada caja contiene de seis a diez individuos, la mitad machos. Un método que ya ha dado frutos y ya 24 diablos nacieron en 2011. “Se sienten cómodos aquí. Todo indica que son demonios felices y sanos“, dice un entrenador, Adrian Good.

Lejos de los horrores de sus compañeros presos condenados a muerte en la isla de Tasmania, los demonios de Tomalla Station pueden morder sin miedo, para luchar por el territorio o para pelear por una hembra, así conservan sus instintos. “Estos comportamientos salvajes son esenciales para la supervivencia cuando son liberados“, dijo Adrian Good.

La experiencia del arca es único, dice Tim Faulkner, su reintegración en su hábitat natural de especies salvajes en cautividad es un reto para la mayor parte de ellos. Sin embargo, podrían ser utilizados para otras especies endémicas de Australia, como el koala.

dos diablos de tasmania jóvenes

Dos demonios de Tasmania de 14 meses que exploran su recinto. © AFP Photo / Greg Wood

Más información

Devil Ark

Fuente

Le diable de Tasmanie proche de l’extinction à cause d’un cancer por Tomalla Station AFP

No hay comentarios