Contaminación sonora

La contaminación sonora es el exceso de ruido que afecta a la salud física y mental de la población. Es el alto nivel de ruido provocado por el ruido constante procedente de actividades que perturban el silencio ambiental.

La contaminación acústica es considerada delito ambiental, pudiendo resultar en una multa y prisión de 1 a 4 años.

La contaminación sonora y la visual son los tipos de contaminación que muchas veces pasan desapercibidas por ser parte del día a día de los habitantes de las grandes ciudades.

Sin embargo, causan daños al ambiente y a la salud humana, afectando seriamente la calidad de vida.

La contaminación sonora está muy presente en las ciudades

La contaminación sonora está muy presente en las ciudades

Definiciones de contaminación sonora

El nivel del ruido admitido en los grandes centros urbanos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que puede alcanzar hasta 50 decibelios sin embargo, lo que es verificado normalmente llega a 90 y 100 decibelios.

Por lo tanto, cualquier sonido que supere los 50 decibelios, ya que puede ser considerado nocivo para la salud.

El sonidos dañinos que se superan los niveles considerados normales por el oído humano, son procedentes de diversos medios, entre ellos:

  • los transportes urbanos;
  • las bocinas y sirenas;
  • las construcciones;
  • las máquinas;
  • bares y templos religiosos;
  • los aparatos de sonido, entre otros.

Además, el uso frecuente de aparatos de reproducción de sonido individual como los auriculares, MP3, Ipad, provoca graves problemas y hasta la pérdida de la audición, principalmente en niños y adolescentes.

Según datos de la OMS, la contaminación acústica es considerada una de las que más afecta al medio ambiente, sólo superada por la contaminación del aire y del agua. Para algunos ambientalistas europeos ya es considerada la forma más perjudicial para la salud humana.

Lea también:

Contaminación Visual
La contaminación del aire
Contaminación del agua

Daños a la salud humana

El exceso de ruido en el ambiente provoca una serie de daños a la salud, que pueden ser temporales o incluso permanentes. Además de los problemas auditivos, la contaminación acústica puede causar problemas como dolor de cabeza, insomnio, agitación, dificultad de concentración .

En lugares donde el ruido es muy alto, las personas sienten dificultad para relajarse, ocasionando mal humor, tensión, estrés y angustia.

Cuando el ruido es mayor que 70 decibelios el cuerpo está en un estado de alerta constante (incluso cuando duerme), esto provoca la liberación de hormonas que pueden llevar a enfermedades cardiovasculares y la hipertensión.

Sin embargo, el aparato auditivo es el órgano más afectado por este tipo de contaminación. Los daños pueden ser graves, la exposición frecuente al ruido excesivo provoca la sensación de oído tapado y también un zumbido permanente.

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies