[an error occurred while processing this directive]

Características de la industria

El artesanado ha sido históricamente la primera manifestación industrial. Especializado en la producción de determinados artículos, el artesano trabajaba individualmente o en talleres, realizando por sí mismo o controlando todas o la mayoría de las fases de elaboración de un producto. A mediados del siglo XVIII, en Inglaterra, una serie de factores modificaron esta situación:

Las reformas agrarias ocasionarían un aumento en la producción de alimentos y un excedente de la mano de obra agraria que quedaría transferido a la industria. Esta, a su vez, se benefició de la aportación de importantes capitales y destacados avances técnicos, cuyo punto de partida fue la invención de la máquina de vapor. El artesano, al no poder competir con la naciente industria,se convirtió en obrero asalariado, pasando a trabajar en las fábricas en condiciones muchas veces infrahumanas.

El desarrollo paralelo de la explotación minera, la siderurgia y los transportes permitiría un gran despegue industrial, primero en Gran Bretaña y luego en todos los países que se incorporaron sucesivamente en esta Revolución Industrial.

La importancia de la industria es tal que en la actualidad los países industrializados se corresponden con los desarrollados, mientras que aquellos en los que predominan las actividades primarias están subdesarrollados o en vías de desarrollo.

fábricas

La industria actual

En la industria actual concurren los siguientes factores:
– La automatización de la producción, que ocasiona una disminución considerable en ella de la mano de obra sin cualificar, sustituida en gran medida por la máquina, lo que permite disminuir los gastos de fabricación y hacer más rentable la producción. Esta se encuentra fundamentalmente en manos de personal técnico, que controla las distintas fases de elaboración de los productos.
– Para mantener la competitividad en el mercado, la industria se ve obligada a renovarse constantemente. Esto requiere, en primer lugar, la inversión de importantes sumas en investigación que haga posible la creación de productos cada vez más perfeccionados, capaces de cubrir las necesidades de la demanda. En segundo término la industria ha de procurar una formación permanente de sus trabajadores con objeto de actualizar sus conocimientos al mismo ritmo de transformación y crecimiento industrial.
– La producción se organiza en cadena, estando especializado cada obrero sólo en una determinada fase de producción, lo que permite incrementar su rendimiento.
– Finalmente, con objeto de disminuir el coste de fabricación y de venta, la industria realiza una producción masiva y repetitiva de un reducido número de modelos estándar en los que está especializada.

Tipos de industria

La gran cantidad de industrias existentes obliga a establecer clasificaciones que permitan agrupar dentro de determinadas tipologías cierto número de ellas atendiendo a sus características comunes.

Las clasificaciones más frecuentemente utilizadas distinguen entre:

Industrias de base. Son las dedicadas a la fabricación de productos, que posteriormente serán retomados por otras industrias para la realización de ulteriores artículos más elaborados.

Industrias de uso y consumo. Son aquellas dedicadas a la fabricación de productos totalmente elaborados, objeto de una utilización y consumo directo. Estas industrias pueden utilizar materias primas o productos ya semielaborados aportados por las industrias de base.

Otras clasificaciones distinguen entre:

Industrias pesadas. Son aquellas que fabrican productos cuyo peso es elevado en relación con su costo.

Industrias ligeras. Son las que elaboran productos finales de peso menor, en relación con sus altos precios.

Suelen identificarse industrias de base y pesadas por un lado, e industrias de uso y consumo y ligeras por otro.

Industrias de base

Dentro de las industrias de base generalmente se agrupan las siguientes:

Industria extractivas. Están dedicadas a la obtención de materias primas minerales: carbón, cobre, hierro, petróleo, etc.

Industrias siderúrgicas. Su finalidad es la obtención de arrabio y acero a partir del hierro, fabricando con ellos primeros productos: chapas, vigas, barras, etc. Se trata de una industria fundamental que permite la aparición de otras basadas en la utilización de productos por ella elaborados (industrias de fabricación de maquinaria, industrias navales, etc.). La industria siderúrgica en algunos países es de propiedad estatal, mientras que en otros se encuentra en manos de empresas privadas. Su fabricación se orienta tanto a un mercado nacional como internacional. Actualmente está experimentando un retroceso en la mayoría de los países desarrollados.

Industria química básica. Dedicada a la obtención a partir de determinadas materias primas -petróleo, carbón, caucho, sales, gas natural, etc.- de productos químicos: ácido sulfúrico, sosas, fibras sintéticas, etc. Esta rama de las industrias básicas actualmente se encuentra en expansión, precisando fuertes inversiones destinadas tanto a la producción como a la investigación.

Industria de bienes de equipo
Entre las industrias básicas y las de uso y consumo se sitúan otras denominadas de bienes de equipo que utilizan productos elaborados por las primeras para la fabricación de otros necesa rios a las segundas. Principalmente se trata de industrias dedicadas a la fabricación de maquinaria y material electrónico.

Industria de uso y consumo

Las industrias de uso y consumo comprenden:
Industrias de alimentación. Dedicadas a la obtención a partir de materias primas agrícolas y ganaderas de otros productos: vino, queso, mantequilla, aceite, harina, azúcar, café, licores, etc. También pueden tener como finalidad la conservación de estos productos: industrias de refrigeración, conserveras, etc.

Este tipo de industrias ha adquirido una notable expansión en los países desarrollados, unida a una mejora del nivel de vida de sus habitantes. La producción se destina tanto a un mercado na cional como internacional.

Industrias textiles. Están dedicadas a la fabricación de tejidos a partir de materias primas naturales (lana, seda, algodón, lino, etc.) o de fibras sintéticas (nilón, rayón, tergal, etc.).

Industrias mecánicas. Fabrican una amplia gama de variados productos -automóviles, máquinas, etcétera- partiendo de productos suministrados por las industrias básicas.

Industrias químicas de productos de uso y consumo. Se dedican a la fabricación de diversos productos -cosméticos, medicamentos, material fotográfico, detergentes, plásticos, etc.- que tienen por objeto la elaboración de productos aportados por la Industria química básica.

Financiación Industrial

La concentración actual de la industria en grandes fábricas, con abundancia de maquinaria y mano de obra, y el sostenimiento de una investigación paralela a la producción, requieren fuertes inversiones que implican una acumulación de grandes capitales.

Las pequeñas industrias privadas con capital individual en la actualidad presentan problemas de baja producción y falta de competitividad con respecto a las grandes concentraciones industriales. La industria tiende a agruparse en sociedades, donde cierto número de socios aportan el capital y en algunos casos el trabajo.

Existe una amplia variedad de sociedades desde el punto de vista jurídico, pero la más extendida y mejor adaptada a las necesidades actuales de la industria es la sociedad por acciones dirigida por un consejo de administración. El capital necesario para su financiación se consigue mediante la emisión de acciones y obligaciones adquiridas en mayor o menor cantidad por distintos in versores. Este tipo de sociedad cuenta con grandes capitales que permiten la renovación y adquisición de medios técnicos y la creación de industrias generalmente de uso y consumo, ligadas a las básicas y dedicadas a la fabricación de una variada gama de productos, derivados de los anteriores, que diversifican la producción haciéndola menos vulnerable a las crisis del mercado.

Otras empresas industriaies son propiedad del Estado que aporta el capital y mantiene la dirección de las mismas. En el mundo capitalista se han nacionalizado algunas empresas extractivas como las mineras para asegurar el abastecimiento energético. En otras ocasiones el Estado ha creado industrias básicas (principalmente siderúrgicas) con objeto de impulsar el desarrollo económico del país o de determinadas regiones deprimidas.

En los países socialistas el establecimiento de industrias respondía a una planificación del Estado que aporta el capital y las controla.

La concentración de empresas

Las características actuales de la industria hacen necesaria no sólo una concentración del capital, sino también una concentración empresarial.

Existen dos tipos de concentración de empresas:

Concentración horizontal. Es el resultado de la unión de una serie de empresas, de igual o distinto tamaño, dedicadas a la fabricación de los mismos productos bajo una dirección única.

Concentración vertical. También recibe el nombre de integración y tiene lugar cuando una misma empresa ejerce su control sobre varias fábricas cuyas producciones se complementan. Esto, en muchos casos, permite el control de todas las fases de elaboración de determinados productos o de parte de ellos.

Estos tipos de concentración dan lugar a la aparición de trust, holding, empresas multinacionales, etc.

El trust es una concentración horizontal de empresas dedicadas a la fabricación de los mismos productos, que así cesan de hacerse la competencia, controlando totalmente el mercado de un determinado producto o productos (monopolio) o al menos ejercen un control sobre los precios. En ocasiones esta concentración horizontal implica también una vertical.

El holding está constituido por una empresa que invierte capital en forma de acciones en distintas sociedades industriales, normalmente no dedicadas a la fabricación de los mismos produc tos, realizando un control y dirección sobre ellas.

Las sociedades multinacionales ejercen su poder en ámbitos espaciales muy amplios, siempre superiores a la propia nación de origen. Su finalidad es dominar el mercado internacional, o una serie de países, con un determinado producto o con varios. Estas empresas, siempre procedentes de países desarrollados, establecen a menudo determinadas industrias para la obtención de materias primas en países subdesarrollados, o localizan en ellos ciertas fases de la producción industrial, para beneficiarse de la existencia in situ de mano de obra abundante y barata.

Formas espaciales de concentración industrial

Espacialmente las industrias pueden aparecer aisladas o formando centros, complejos y regiones industriales.

Las industrias aisladas se establecen en medios rurales. En la mayor parte de los casos se trata de industrias antiguas que han escogido una localización junto a zonas mineras, un enclave próximo a las materias primas y fuentes de energía, evitando así gastos de transporte. En otros casos lo que se intenta aprovechar es una mano de obra rural más barata que la de la ciudad.

Los centros industriales se localizan en las ciudades. En algunas de ellas predominan determinadas industrias por tradición histórica. Pero en otras, la diversificación es más acentuada. Desde la Revolución Industrial la ciudad ha sido la localización preferente de la industria. Son varias las razones por las cuales se asienta en las ciudades: la existencia de una mano de obra abundante, capital y establecimientos bancarios necesarios para la creación y desarrollo industrial; cercanía al mercado y abundancia de redes de comunicación que facilitan la recepción de materias rimas y el transporte de productos elaborados.

La degradación de las condiciones de vida urbana, que muchas veces ocasionan la industria, ha determinado recientemente el alejamiento de ésta de la ciudad y su concentración en determina das zonas de la periferia, destinadas previamente a estos usos y dotadas de la infraestructura necesaria. Muchas empresas industriales se localizan en ellas beneficiándose de su proximidad entre sí.

El complejo industrial hace su aparición casi siempre con objeto de explotar determinados yacimientos minerales existentes en una zona. La instalación en ese lugar de industrias de base extractivas -siderúrgicas y química básica- a su vez atraen otras empresas de maquinaria y de bienes de uso y consumo basadas en la utilización de productos elaborados por las primeras. Suelen ser zonas con una importante red de comunicaciones que permite la llegada de materias primas o productos semielaborados y la expedición de otros. Junto a ellos además es frecuente que surjan grandes aglomeraciones de población.

La región industrial es un amplio espacio donde se establecen industrias muy diferentes entre sí (siderúrgicas, químicas, textiles, alimenticias, extractivas, etc.) y en muchos casos complementarias unas de otras, agrupadas en torno a distintas ciudades y centros industriales facilitando las redes de comunicación los transportes entre ellas de materiales. La aglomeración de industrias, población y servicios es grande.

Localización industrial

Las industrias extractivas se localizan junto a los yacimientos. Las restantes industrias de base pueden localizarse cerca de yacimientos minerales -de hierro en el caso de la siderurgia, si el transporte de éste es muy caro- o junto a una cuenca hullera o central hidroeléctrica -en caso de que sea más barato transportar el hierro que la energía-. En aquellas circunstancias en que sea necesario importar materias primas, las siderurgias se instalan en los puertos ya que el transporte marítimo juega un papel fundamental en estos casos. A esta localización portuaria ha contribuido también la utilización de nuevas fuentes de energía, como el petróleo y el gas natural fácilmente transportables mediante oleoductos y gaseoductos. Esto determina el traslado al litoral de industrias siderúrgicas y metalúrgicas consumidoras de las citadas fuentes de energía, y de la industria química básica que utiliza el petroleo como materia prima.

La industria metalúrgica del aluminio puede optar por una localización cercana a yacimientos de bauxita o a centrales hidroeléctricas ya que para su producción necesita esta energía en grandes cantidades. Por otra parte, la concentración de industrias de base en una zona favorece la implantación de otras nuevas basadas en la utilización y elaboración de sus productos, beneficiándose así de la cercanía entre ellas, lo cual evita gastos de transporte y facilita la exportación al existir generalmente una red de transportes desa rrollada. Otras veces son las propias industrias de base las que crean industrias complementarias o las integran según los procedimientos antes señalados.

Las industrias de uso y consumo pueden adoptar distintos emplazamientos. Unos, próximos a redes de transporte que facilitan la importación y exportación de los produtos. La localización tiene lugar en una zona urbana cuando prima la cercanía al mercado, la búsqueda de mano de obra especializada, la proximidad a bancos y entidades financieras, etc.

Otras veces se sitúan en zonas rurales, buscando una mano de obra barata y poco cualificada y cuando la abundancia de materias primas hace rentable esta instalación.

No hay comentarios
[an error occurred while processing this directive]