Bebés: para evitar el sobrepeso, deje que coman con los dedos

Una cucharada por mamá, una cucharada por papá…” Es una vieja cantinela que deberíamos olvidar cuanto antes. Sin miedo a ofender a las buenas maneras, un estudio acaba de demostrar que dejar a los niños comer con los dedos disminuye sus probabilidades de convertirse en niños obesos. ¿Por qué? Los pequeños serían capaces de discernir lo que es bueno para su salud.

Eso al menos es lo que se pueden concluir tras leer el trabajo realizado por investigadores británicos de la universidad de Nottingham, publicado en el BMJ Open. Para ello, reclutaron a los padres de 155 niños con edades de entre 20 meses y 6 años y medio y les pidió responder un cuestionario sobre alimentación infantil y destete.

Entre los recién nacidos, 92 fueron destetados por el método de baby-let weaning, que consiste en dejar que los niños coman espontáneamente la comida que les llama la atención. A esta edad, el niño no controla el uso de los cubiertos y usa sus manos para ponerse comida en la boca. Los otros 63 sujetos habían sido alimentados con cuchara, alimentos que habían sido pasados o presentados en forma de puré. Su preferencia entre 151 alimentos diferentes, agrupados en grandes categorías (carbohidratos, proteínas, grasas …) ha sido identificada.

Los dedos prefieren carbohidratos, las cucharas los azúcares rápidos

Varios resultados surgen de los datos recogidos. En primer lugar, los niños que comen con sus manos tienen una mayor preferencia por los carbohidratos (concretamente azúcares lentos como el pan o la pasta) que los alimentados con cuchara. Estos últimos, por su parte, se sienten más atraídos por los alimentos azucarados.

bebé comiendo con cuchara

Cuando los bebés son alimentados con cuchara, tienden a preferir los azúcares simples. Pero este no es uno de los productos más saludables para la salud, pueden facilitar la obesidad. Si bien algunos dulces no suponen ningún peligro, los hábitos alimentarios durante la infancia pueden persistir durante toda la vida. © Randi805, Flickr, creative commons by nc sa 2.0

Los investigadores explican que esta particular apetencia tiene que ver con el contacto sensorial en las manos sobre la comida, lo que les da una mejor evaluación global de los alimentos, no es el caso de los niños en los que todo se reduce a purés de la misma consistencia. De este modo, se vuelven más conscientes de lo que comen.

Más libertad para los bebés, menos obesidad

Los medios sociales y de comunicación no parecen estar involucrados en la preferencia alimentaria de nuestros jóvenes sujetos experimentales. Los autores han encontrado una tendencia a moverse con más facilidad hacia las verduras entre los niños pertenecientes a hogares más favorecidos económicamente.

Los índices de masa corporal (IMC) de los niños fueron comparados. En promedio, es inferior en el lado de los bebés que han descubierto la comida por sí mismos. De acuerdo con las normas de la OMS (las curvas que encontramos en las cartillas de vacunación de los niños), ocho niños en el grupo de destete con cuchara estaban en un sobrepeso importante, contra un solo bebé perteneciente al grupo de los que descubrían los alimentos por sí mismos.

Los autores concluyen por tanto que la forma en que se produce el destete puede ser uno de los factores que afectan a la obesidad infantil. Los bebés serían capaces de moverse sólos hacia lo que es mejor para ellos y no estaría mal hacer el experimento de dejarlos solos para elegir los alimentos que les apetecen.

Bebé comiendo chocolate

Comer con las manos sería bueno para los bebés. Otros estudios muestran que los bebés son capaces de cosas increíbles. Un experimento anterior mostró, por ejemplo, que a los bebés no les gustan los mentirosos y no se fían de alguien que les ha engañado en alguna ocasión. © Cheyenne, searunner.sv-timemachine.net, creative commons by nc sa 3.0

Más información

Baby knows best? The impact of weaning style on food preferences and body mass index in early childhood in a case–controlled sample

No hay comentario