Australopitecus como Lucy trepaban a los árboles

Los australopithecus afarensis eran bípedos, pero no habían dado la espalda a la posibilidad de vivir en los árboles. El estudio del omoplato del esqueleto mejor conservado de la especie de australopitecus reveló que este hueso tenía más características simiescas que humanas.

Si Lucy ya no es considerado el homínido más antiguo jamás descubierto, no obstante, es la mejor muestra conocida y más simbólica de la paleoantropología. Su bipedismo había dado un vuelco a nuestra comprensión del mundo y la evolución del hombre, pero ahora parece que la especie Australopithecus afarensis, no había perdido completamente algunos hábitos arbóreos propios de los primates, según un artículo publicado en la revista Science el 26 de octubre.

Descubierto en Etiopía en 1974, el esqueleto de Lucy sólo está completo al 40% y está desprovisto de omoplatos. Su congénere Selam, descubierto en el año 2000 en el mismo país es el individuo mejor conservado, especialmente los omoplatos cuyo par se mantienen intactos. Selam fue un pequeño australopiteco hembra de tres años cuyos fósiles tienen 3,3 millones de años de antigüedad.

Once años para extraer dos huesos

En total, llevó no menos de once años a Zeresenay Alemseged de la Academia de Ciencias de California y su colega etíope Christopher Kiarie para separar los dos huesos del resto del esqueleto, encerrado en un bloque de piedra arenisca. “Como los omoplatos son más finos que el papel“, explica Zeresenay Alemseged, “rara vez fosilizan, y cuando eso sucede, casi siempre son fragmentarias“.

Encontrar dos omoplatos completamente intactos y unidos a un esqueleto de una especie conocida era como que te saliera el premio de las tragaperras. Este estudio nos ha traído la respuesta a la pregunta ¿cuándo dejaron nuestros antepasados de dejar de trepar a los árboles? Parece que sucedió mucho más tarde de lo que muchos investigadores sugieren“.

Los Australopitecus como Lucy y Selam todavía subían a los árboles. El cráneo de Selam, un esqueleto descubierto en Etiopía extremadamente completo en el 2000.

Los Australopitecus como Lucy y Selam todavía subían a los árboles. El cráneo de Selam, un esqueleto descubierto en Etiopía extremadamente completo en el 2000. (Zeray Alemseged / Dikika Research Project)

Una comparación con otros omoplatos de australopitecus

Estos huesos fueron comparados con ejemplares raros especímenes disponibles de omoplatos como el Homo ergaster, Homo florensis y otros australopitecinos. Los huesos de los grandes simios y los seres humanos también fueron incluidos en el estudio. El resultado, los omoplatos de Selam se parecen mucho más a los de los simios que a los de los humanos, mientras que sus caderas, piernas y pies son, sin duda, similares a los de los hombres.

Este hallazgo confirma que la especie de Lucy y Selam ocupa un lugar central en la evolución humana“, dice Zeresenay Alemseged. “Aunque eran bípedos como los humanos, el australopithecus afarensis fue un gran escalador. Incluso aunque no eran completamente humanos, estaban en camino de convertirse en seres humanos“.

Vía

Australopithecus afarensis Scapular Ontogeny, Function, and the Role of Climbing in Human Evolution

Uso de cookies

Kerchak.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies