Kerchak | | Ciencia | No hay comentarios

Astrónomos descubren dos planetas extrasolares muy cercanos

Hoy os hablamos de un descubrimiento importante realizado por los astrónomos del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics. Se trata de dos nuevos planetas que están excepcionalmente cercanos entre sí. De hecho, cada 97 días en promedio, su proximidad está en el nivel máximo. En ese momento, su distancia de separación es de solo menos de cinco veces la distancia de la Tierra a la Luna, a 1,9 millones de kilómetros. Imaginemos que en lugar de la luna llena en el horizonte viéramos un planeta gigante gaseosos el triple de grande, explican los investigadores para proporcionar una visión general de la proximidad del nuevo cuerpo.

Publicado ayer en la edición digital de la revista Science, el trabajo es derivado del análisis de los datos recopilados por el telescopio Kepler. Situado en la constelación del Cisne, a unos 1.200 años luz de la Tierra (un año luz es 9460000000000 kilómetros), este sistema planetario se ha llamado Kepler-36. “Estos dos planetas pasan muy cerca uno del otro“, dijo Josh Carter, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, autor principal de este trabajo. “Ellos son lo más cercano que hemos visto nunca en un sistema planetario“, añade a su lado el astrónomo Eric Agol de la universidad de Washington.

kepler 36c y kepler 36b

Imagen artística del planeta Kepler 36c vista detrás del planeta Kepler 36b. (Imagen: David Aguilar / Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics)

Según el estudio, este nuevo sistema planetario contiene sólo dos planetas en órbita alrededor de una estrella como nuestro sol. Sin embargo, es el más antiguo en varios millones de años. El planeta más cercano a la estrella, Kepler-36b, es rocoso como la Tierra y tiene 1,5 veces su tamaño, cuenta con una masa 4,5 veces mayor. Orbita su estrella en 14 días a una distancia media de menos de 17,7 millones de kilómetros. El segundo planeta, Kepler-36c, es gaseoso. 3,7 veces más grande que la Tierra y con ocho veces su masa, este “Neptuno caliente” como se le conoce, orbita a su estrella en 16 días a una distancia de 36.210.000 kilómetros.

Hoy en día, los astrónomos tratan de entender por qué y cómo los diferentes planetas también pueden encontrarse en órbitas tan cercanas. Esta proximidad entre estos dos exoplanetas causa enormes fuerzas gravitatorias que los comprimen y estiran, explican los astrónomos. La particularidad de este descubrimiento radica en el hecho de que en nuestro sistema solar, los planetas rocosos como la Tierra, Marte y Mercurio están cerca del sol, mientras que los gaseosos como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno evolucionan a una distancia mayor.

Más información

Kepler-36: A Pair of Planets with Neighboring Orbits and Dissimilar Densities