Afrasia djijidae, ¿fue Asia la cuna de los primeros primates antropoides?

Para los paleontólogos parece muy claro dónde comienzan los orígenes del ser humano. Se habla de una antigüedad de siete millones de años y un origen africano. Incluso un estudio genético ha conseguido identificar la cuna de la humanidad en Sudáfrica. Sin embargo, hoy nos preguntamos por el origen de los antepasados de nuestros antepasados.

Un equipo internacional de investigadores ha anunciado el descubrimiento del Afrasia djijidae, un nuevo fósil de primate encontrado en Myanmar que ilumina un paso crítico en la evolución de los primeros antropoides (el grupo que incluye a los seres humanos, los simios y los monos). El Afrasia djijidae tiene 37 millones de años, se parece mucho a otro antropoide arcaico, el Afrotarsius libycus, descubierto recientemente en un sitio de la misma antigüedad en el desierto del Sahara de Libia. La similitud entre Afrasia y Afrotarsius indica que los primeros antropoides colonizaron África sólo poco antes de la época en que vivieron estos animales. La colonización de África por los primeros antropoides fue un paso fundamental en la evolución de primates y humanos, ya que sentó las bases para la posterior evolución de simios más avanzados y seres humanos. El artículo científico que describe el descubrimiento fue publicado el 4 de junio en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Durante décadas, los científicos pensaban que la evolución de los antropoides tenía sus raíces en África. Sin embargo, los descubrimientos de fósiles más recientes en China, Myanmar y otros países asiáticos han alterado rápidamente la opinión científica acerca de donde este grupo de lejanos ancestros humanos evolucionaron por primera vez. Afrasia es el último de una serie de descubrimientos de fósiles que están derribando el concepto de que África fue el punto de partida para la evolución de los primates antropoides.

No sólo Afrasia ayuda a sellar el caso de que los antropoides evolucionaron por primera vez en Asia, sino que también nos dice que cuando nuestros primeros antepasados ​​antropoides se dirigieron a África, donde continuaron evolucionando en monos y los seres humanos“, dice Chris Beard, del Museo Carnegie de Historia Natural, paleontólogo y miembro del equipo que ha realizado el descubrimiento, que también incluyó a investigadores de Myanmar, Tailandia y Francia. Beard es conocido por su extenso trabajo sobre la evolución de los primates y los orígenes de los antropoides. “Afrasia supone un cambio, porque por primera vez se señala que nuestros primeros antepasados colonizaron África. Si esta antigua migración nunca hubiera tenido lugar, no estaríamos aquí hablando de ello“.

Afrasia djijidae

El parecido entre los molares de Afrasia djijidae (derecha) y Afrotarsius libycus (izquierda) es sorprendente. Las zonas en que vivieron estas dos especies han sido reemplazadas en el mapa de la Tierra que muestra las posiciones de los continentes durante el Eoceno, hace 35 millones de años. África y Asia estaban separadas por el mar de Tetis. © Chaimanee et al. 2012, PNAS

El tiempo lo es todo

Los paleontólogos han estado divididos sobre cómo y cuándo exactamente los primeros antropoides asiáticos hicieron un viaje desde Asia hasta África. El viaje no podría haber sido fácil, porque una versión más extensa del Mediterráneo moderno llamado el Mar de Tethys separaba África de Eurasia en ese momento. Si bien el descubrimiento de Afrasia no resuelve la ruta exacta que siguieron los primeros antropoides para llegar a África, sí sugiere que la colonización se produjo hacía relativamente poco tiempo, poco antes de de que los primeros fósiles antropoides fueran encontrados en África.

El descubrimiento en Myanmar del Afrasia, con 37 millones de años de antigüedad, es notable, sus dientes se parecen mucho a los del Afrotarsius libycus, un primate del norte de África que se remonta a la misma época. Los cuatro dientes conocidos del Afrasia fueron recuperados después de seis años de tamizar a través de toneladas de sedimentos cerca Nyaungpinle en el centro de Myanmar. Estos restos aparecen en medio del Eocene Pondaung Formation, donde el mismo equipo de investigación descubrió el Ganlea megacanina, un fósil influyente descrito en 2009 que ayudó a dar fuerza a la teoría de la presencia de los primeros primates antropoides en Asia.

Detalles de la forma de los dientes en el Afrasia asiático y los fósiles del norte de África: Afrotarsius, indican que estos animales probablemente comían insectos. El tamaño de sus dientes sugiere que estos animales pesaban alrededor de 100 gramos.

Debido a la complicada estructura de los dientes de los mamíferos, los paleontólogos los utilizan a menudo como huellas digitales para reconstruir cómo las especies extintas se relacionan entre sí y con sus parientes modernos. Estas similitudes proporcionan una fuerte evidencia de que los primos del Afrasia asiático colonizaron el norte de África poco antes de la aparición de Afrotarsius en el registro fósil africano. Si estos antropoides asiáticos habían llegado del norte de África antes, no habría habido tiempo para que se desarrollaran más diferencias entre los Afrasia y Afrotarsius. La similitud en la antigüedad y la anatomía compartida por las dos especies hace del Afrasia una piedra de toque en la búsqueda de la fecha en la que los primeros antropoides de Asia se propagaron a África.

Durante años pensamos que el registro fósil de África era simplemente malo“, dice el profesor Jean-Jacques Jaeger de la Universidad de Poitiers, en Francia, líder del equipo e investigador asociado del Museo Carnegie. “El hecho de antropoides similares vivieran al mismo tiempo, en Myanmar y Libia sugiere que la brecha en la evolución temprana de los antropoides africanos es real. Los antropoides no llegaron a África hasta el momento en que nosotros encontramos sus fósiles en Libia“.

Implicaciones para la investigación futura

La búsqueda del origen de los primeros antropoides (y por extensión los primeros antepasados ​​humanos) es uno de los temas más importantes de la paleoantropología moderna. El descubrimiento de Afrasia muestra que un linaje de antropoides colonizaron África hace alrededor de 37-38 millones de años, pero la diversidad de antropoides conocidos en Libia han dificultado hacer una imagen real del Afrotarsius libycus.

Estos antropoides libios fósiles pueden ser los descendientes de uno o más colonos procedentes de Asia, ya que no parecen estar especialmente relacionados con Afrasia y Afrotarsius. La evidencia fósil de la divergencia evolutiva (Cuando una especie se divide para crear nuevos linajes) ofrece datos fundamentales para los investigadores en la evolución. El descubrimiento pionero de la relación entre Afrasia de Asia y Afrotarsius de África del Norte es un importante punto de referencia para precisar la fecha en que los antropoides asiáticos colonizaron África.

Una investigación pionera como esta pone de manifiesto la vitalidad de los modernos museos de historia natural“, afirma Sam Taylor, director del Museo Carnegie de Historia Natural. “Este tipo de investigación sólo puede ser sostenido por colecciones irremplazables, la experiencia curatorial y la infraestructura científica que ofrecen los museos de historia natural. Al mismo tiempo, la ciencia de vanguardia revitaliza los programas educativos de nuestro museo y los impulsa en su misión“.

La reconstrucción de eventos como la colonización de África por los primeros antropoides se parece mucho a la resolución de un caso cerrado“, dice Beard. “Afrasia podría no ser el antropoide que colonizó África, pero está definitivamente en nuestra corta lista de los principales sospechosos“.

Tras la lectura atenta del artículo en Pnas me surgen dos cuestiones. Quizá pueda parecer muy bruto, pero, ¿cómo se las apañaron para llegar a África desde Asia? Como se dice en el propio artículo científico, hace 37 millones de años el mar de Thethys separaba los dos continentes. Los autores afirman que los primates podría haber saltado desde la isla a nado o utilizando troncos como balsas. Personalmente me parece una idea bastante descabellada.

La otra cuestión es más peliaguda: ¿Cómo es que las especies de Afrasia y otros primates ancestrales no continuaron su linaje al igual que sus homólogos africanos? Los autores responden a esta cuestión afirmando que un enfriamiento glacial tuvo lugar hace 34 millones de años, bajando las temperaturas del planeta de manera drástica. Este descenso de temperatura afectó más en Asia que en África, dando lugar a la desaparición de los antropoides de Asia. ¿No hubo cambio climático para los antropoides como gibones y orangutanes de Asia que emigraron a África hace unos 20 millones de años?

Más información

Late Middle Eocene primate from Myanmar and the initial anthropoid colonization of Africa

Fuente

Fossil Discovery: More Evidence for Asia, Not Africa, as the Source of Earliest Anthropoid Primates en Science Daily